Flota cartaginesa

Conocemos la flota cartaginesa por representaciones en monedas o estelas, y por las descripciones de Polibio que cuenta que el principal navío de combate púnico era el quinquerreme, o nave con cinco órdenes de remeros. Esta fue la nave que los romanos copiaron para construir las suyas. Polibio narra en su Historia que en 256 a. C. Cartago alineó una flota de 350 naves, pero nada quedó de ella tras las guerras púnicas y la caída de Cartago el 146 a. C.

El auténtico poder de Cartago se encontraba en el mar: La marina púnica era la más potente del mundo conocido.

Imperio marítimo cartaginés.

Flota mercante

Los fenicios utilizaron barcos equipados para fines comerciales, que tenían una amplia capacidad de carga y con una eslora entre 20 y 30 m y una manga de 6 ó 7 m, con un calado de 1,5 m aproximadamente. La popa era redondeada y culminaba con un friso de cola de pescado. La proa acababa en el aplustro, un friso que representaba la cabeza de un caballo. En el casco se pintaban dos ojos, que tenían que permitir al barco ver la ruta y causar terror al enemigo en caso de combate.

Corbita, pequeña barca de dos mástiles. Relieve del 200 a. C., Cartago.

Llevaban un mástil que sostenía una vela rectangular, y el timón era un remo con palas asimétricas muy amplias, que se sujetaba en el lado izquierdo de la popa. En el puente cerca de popa estaba el castillo, donde se guardaban los aparejos y la cocina de a bordo. La tripulación constaba de unos veinte hombres, puesto que la navegación de vela no requería un número mayor de marineros.

Estos barcos podían navegar hasta 100 millas por día: la media mercante estaba en torno a los 6 nudos y la diaria entre 68 y 82 millas ( Heródoto IV 86; Tucídides II 97; III 3; VI 1).

Embarcaciones menores

Junto a los barcos comerciales y de guerra había otros, como los botes utilizados para recorridos de pequeño cabotaje o las barcas de pesca. La forma del casco y sus medidas eran semejantes a las de los barcos mercantes. La popa era redondeada y la proa aguda, llevando encima una viga. La propulsión dependía tanto de las velas, con un pequeño palo, como de los remos, y se gobernaba con un timón situado a la izquierda de la popa.

Other Languages