Florentino González

José Nazario Florentino González Vargas ( Cincelada, Santander; 1805 - Buenos Aires, Argentina; 2 de enero de 1874) fue un economista, político, periodista y catedrático colombiano. Florentino González fue uno de los principales artífices de las reformas políticas liberales en su país, tanto en el ámbito económico como en el político.

Presenció la guerra civil y la guerra de independencia, llegando a emigrar a los llanos. En 1825, Florentino González fue consagrado en San Bartolomé como bachiller, licenciado y doctor en Jurisprudencia, lo que combinó con algunos cursos tomados en el Colegio del Rosario.

Ejerció el periodismo desde 1827 en el periódico El Conductor, que dirigía Vicente Azuero.

Participó el 25 de septiembre de 1828, en Bogotá, en el atentado contra el general Simón Bolívar denominado Conspiración Septembrina. Al fracasar en el intento fue arrestado y luego condenado a muerte. Se le conmutó esta condena por la de "prisión solitaria", por lo cual permaneció en la prisión del Castillo de Bocachica durante 18 meses y luego salió rumbo a Caracas, donde el gobierno lo encargó de la redacción de la Gaceta Oficial. Su exilio no duró mucho: en 1831 regresó a Bogotá y nuevamente se vinculó a la vida política junto al general Francisco de Paula Santander, y lo nombraron secretario de la Convención Constituyente de los departamentos de Nueva Granada, en 1831. En 1833 lo eligieron, por El Socorro, representante al Congreso, y lo mismo sucedió en 1839.

Entre 1833 y 1839 González se desempeñó como profesor titular de derecho constitucional, ciencia administrativa y derecho internacional en la Universidad de Bogotá. Su acercamiento e interés por la economía se fortaleció en sus viajes y estadías en Europa donde realizó estudios en la materia. Ejerció interinamente, entre los años de 1834-1836, los cargos de secretario de Hacienda, de lo Interior y de Relaciones Exteriores, y luego, la gobernación de la provincia de Bogotá. En 1839 lo designaron rector de la Universidad Central, cargo que no ocupó por incompatibilidad con su posición parlamentaria. Como reacción, renunció a su cátedra de Derecho Constitucional.

Formó parte, con Rufino Cuervo, Ignacio Gutiérrez y Vergara y Lorenzo María Lleras, de la redacción de El Constitucional de Cundinamarca. En 1833 lanzó El Cachaco en compañía de Lorenzo María de Lleras. En 1837 Francisco de Paula Santander imprimió La Bandera Nacional, en la cual volvieron a coincidir como colaboradores, Lleras y González. Más tarde, clausurado este periódico, con Azuero y Francisco Soto puso a circular El Correo. De 1841 a 1845 estuvo en París, donde adelantó estudios de derecho público y ciencias económicas. A1 regresar, se incorporó a las páginas de El Día.

En 1846, Tomás Cipriano de Mosquera lo designó secretario de Hacienda. Promovió las reformas encaminadas a eliminar todo tipo de trabas al comercio. Su idea de libertad de comercio fue controvertida por los artesanos de Bogotá. En 1848 fue candidato a la Presidencia de la República. En el mismo año, viajó como encargado de negocios a Francia y Gran Bretaña. Lo nominaron para vicepresidente del país. El 8 de junio de 1848 apareció el primer número de El Siglo, que él fundó y en el cual divulgaban escritos Julio Arboleda y Lino de Pombo. En El Neogranadino adelantó sus campañas federalistas, de las cuales fue tan ferviente.

A mediados del siglo XIX la contienda entre librecambistas y proteccionistas fue más allá de los artículos de prensa. González no dio su brazo a torcer y fue víctima de un atentado, por parte de los artesanos, en 1853. En 1853 asistió al vigésimo primer Congreso Constitucional de la Nueva Granada. Del 6 de febrero de 1854 a 1858, fue procurador de la Nación. Le plantearon en el Congreso un debate por no haber llevado a la Corte Suprema de Justicia el contrato de arrendamiento de las minas del Zanjón.

En 1859 salió del país para nunca más retornar. En 1861, después de ejercer ante el gobierno de Chile como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario, continuó en su vocación de periodista. Editorializó en El Tiempo y luego, en El Mercurio de Valparaíso. Murió en Buenos Aires, en enero de 1874.

Obras

  • Elementos de ciencia administrativa
  • A la imparcialidad y a la justicia
  • Ensayo sobre la situación actual de los estados colombianos
  • El programa radical y el orden social


Other Languages