Flora de Sierra Nevada

Erysimum nevadensis, Sierra Nevada, España.

La flora de Sierra Nevada se puede calificar de rica y variada, pues tras el final de la última glaciación, la peculiar situación de Sierra Nevada permitió que ésta se convirtiese en refugio de innumerable cantidad de endemismos y especies impropias de latitudes medias. Se conocen, según fuentes del Ministerio de Medio Ambiente de España, 66 especies vegetales vasculares endémicas, lo cual representa la mayor biodiversidad de toda la Península Ibérica y una de las mayores de Europa. En total el número de plantas superiores es de alrededor de 2.100, lo que representa la cuarta parte de todas las especies conocidas en España y la quinta parte de Europa.

El Jardín Botánico de la Cortijuela, situado en las faldas del Cerro del Trevenque a unos 1600 metros de altitud, tiene como funciones la protección, conservación, generación e investigación de la flora de esta sierra, especialmente las de sus casi 100 especies vulnerables, amenazadas o en peligro crítico.[1]

Causas de la diversidad biológica de Sierra Nevada

Las causas del insólito número de especies endémicas presentes en el macizo comenzó con el fin de la Era Terciaria, hace ahora casi dos millones de años.

El clima de toda Europa sufrió un progresivo enfriamiento que permitió a especies vegetales de latitudes septentrionales y árticas avanzar progresivamente hacia el sur de Europa y ocupar gran parte del interior y zonas altas de la Península Ibérica. El fin de la Glaciación de Würm y la llegada del período Holoceno marcó el comienzo de un progresivo aumento de temperaturas, y estas especies adaptadas a climas fríos encontraron refugio en las alturas de Sierra Nevada, adaptándose progresivamente a las características propias del clima de la zona, como su sequía estival. Así, muchas especies han desarrollado características propias o incluso se han ido desarrollando de forma independiente a causa de su aislamiento, contándose por ello un número mayor de endemismos en el macizo que los existentes en países como Bélgica, Alemania, Austria, Gran Bretaña, Suecia, Dinamarca, República Checa, Eslovaquia y Polonia en conjunto.[2]

Other Languages