Flecha del Sur

Flecha del Sur es el nombre con el que fueron bautizados una serie de automotores diésel (serie AM-101 a AM-106) que circularon en la red sur de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado de Chile en la década de 1940.

Su viaje inaugural, recorriendo la distancia entre Santiago de Chile y la ciudad de Temuco, se realizó en 1940. Más adelante el servicio se amplió para unir la capital con Puerto Montt.

Eran automotores diésel-eléctricos que fueron fabricados en Alemania por la Maschinenfabrik Augsburg-Nürnberg y FerroStaal A.G., basándose en los automotores de la serie Fliegende Hamburger (Hamburgués Volador) desarrollado en Alemania por ese tiempo en el tramo Berlín- Hamburgo. Estos automotores fueron, curiosamente, pagados en parte con lentejas chilenas.

El primer embarque llegó en 1940, con los automotores 101 y 102. El resto no pudo ser embarcado hacia Chile debido a la Segunda Guerra Mundial, por lo que fueron llevados a Suiza y guardados en el ramal de Mendrisio-Stabio, esperando tiempos mejores. Luego del término de la Segunda Guerra Mundial, pudieron ser embarcados los automotores AM 103, 104, 105 y 106 el día 18 de septiembre de 1946.

Ya en 1948 cumplían servicios regulares entre Santiago de Chile y Puerto Montt, y también hacia Concepción, con 3 frecuencias semanales en temporada de invierno y 6 frecuencias semanales en temporada de verano a cada ciudad. Salían de estación Mapocho (Santiago) a las 07.00 horas para legar a Puerto Montt a las 00.20 horas.

Debido a su baja capacidad (124 asientos), la Empresa de los Ferrocarriles del Estado (EFE) decidió que no era muy rentable este servicio para viajes largos hacia Puerto Montt, sobre todo en la temporada de verano, por lo que en 1954 empieza a reemplazarse con locomotoras del tipo 7000 (actualmente D-16.000) y con coches de distinta clase, los que además podían ser agregados o quitados según la demanda. Este servicio conservó el nombre Flecha (tren 1001/1002 Flecha del Sur y tren 1003/1004 Flecha Nocturna, Alameda - Puerto Montt).

En 1960 se decreta el fin de los Flecha, por su baja rentabilidad y la falta de repuestos, por lo que fueron completamente desguazados y chatarreados.

Casi 30 años después, en 1988, en la Maestranza San Eugenio de EFE fueron encontradas varias y enormes cajas con leyendas escritas en alemán que no se lograron entender. Al abrirlas, se encontraron gran cantidad de repuestos, entre ellos equipos de aire acondicionado, comandos, incluso motores completos, traídos probablemente en el primer embarque y olvidados con el tiempo, todo para los ya inexistentes Flecha del Sur.

Other Languages