Fisioterapia del deporte

Paul Pierce, jugador de la NBA después de una lesión de rodilla.

La fisioterapia del deporte o terapia física deportiva es aquella que trata a todo atleta o deportista que sufre alguna lesión o traumatismo, no necesariamente durante la práctica física. Este tipo de terapia es enfocada específicamente a ellos porque necesitan cuidados y tratamientos especiales diferentes a una persona sedentaria.

El fisioterapeuta o terapista del deporte, debe conocer exhaustivamente la anatomía y la fisiología de la lesión deportiva sobre la cual desarrollará, a partir del diagnóstico médico, un protocolo correcto de actuación terapéutica eficaz para recuperar lo antes posible a un paciente.

Las lesiones varían según el deporte practicado. Hay unos deportes con más demanda terapéutica que otros, algunos ejemplos son:

  • Fútbol americano: el fútbol americano es uno de los deportes más rudos del mundo sin contar el rugby. En este deporte sobresale la lesión de rodilla, esta envuelve todo lo que es ruptura de ligamento cruzado, esguince de ligamentos colaterales y ruptura de meniscos. Otra lesión es el esguince de tobillo, seguido por desgarres en muslos o gemelos, deformación de tendones y torceduras. La lesión de hombro y contusiones en la cabeza también son frecuentes en la práctica de este deporte.[1]
  • Baloncesto: una de las lesiones más frecuentes es el esguince de tobillo, normalmente sucede al pisar o caer mal después de un salto. Hay tres tipos de esguinces, el de primer grado, se caracteriza solo por distensión de ligamentos, esto se refleja con un pequeño hematoma debajo del maléolo y una pequeña inflamación en el tobillo. El de segundo grado refleja desgarre en los ligamentos del tobillo, provocando un hematoma en forma de escuadra abarcando la mitad del pie y medio tobillo y una gran inflamación en el pie, en algunos casos se llegan a inflamar los dedos. Y por último y más grave es el de tercer grado, se caracteriza por ruptura total de ligamentos y obligatoriamente se necesita cirugía. Otra de las lesiones más frecuentes en este deporte es la tendinitis rotuliana o mejor conocida como "lesión del saltador". Aquí lo que sucede es que el tendón rotuliano (ubicado en la parte baja de la rodilla) se inflama a tal grado de que el deportista no puede caminar.
  • Atletismo: en los velocistas son comunes las contracturas y ruptura de fibras musculares en isquiotibiales y gemelos. En los fondistas predominan las contracturas y los mediofondistas se caracterizan por tendinitis en el tendón de Aquiles.[2]
  • Fútbol: el futbolista suele padecer de sobrecargas, calambres, contracturas y desgarres musculares.[3]
  • Voleibol':' durante la práctica de este deporte los dedos de la mano están muy expuestos a torceduras, esguinces, luxaciones, fracturas y lesión de ligamentos o tendones. La lesión del "manguito" rotador es muy común en los centros, el tendón del hombro suele inflamarse y esto requiere de terapia física y reposo. También como unas de las principales lesiones en el vóley son los esguinces de tobillo y la tendinitis rotuliana y por último y no menos importante, contracturas en espalda baja.[4]

El fisioterapeuta del deporte debe manejar y dominar una gran variedad de técnicas del abanico de la Terapia Manual ( masoterapia, kinesioterapia, terapias manipulativas, técnica gavilán, etc.), métodos kinésicos analíticos, globales y propioceptivos de recuperación funcional, así como el vendaje funcional, los Estiramientos Analíticos en Fisioterapia, la isocinética, la hidroterapia, la crioterapia, la termoterapia y la electroterapia entre otras disciplinas que le son propias para la correcta recuperación del deportista.

Asimismo, es prioridad absoluta del fisioterapeuta del deporte incidir sobre la prevención de las lesiones de los deportistas que tiene a su cargo, mediante tablas y protocolos de ejercicios terapéuticos personalizados que el deportista realizará entre las competiciones, así como un tratamiento específico precompetición e inmediatamente poscompetición.

Actualmente, el fisioterapeuta del deporte está integrado dentro de la plantilla técnica de los clubes y equipos deportivos, así como en pabellones, piscinas, gimnasios y gabinetes de ejercicio liberal.

La utilización de agentes físicos tales como masaje, movimiento, calor, frío, tape, kinesio, etc. utilizados para el tratamiento de las lesiones deportivas es competencia de los fisioterapeutas, y no de otras disciplinas no-sanitarias que incurran en intrusismo (todo ello para garantizar un trato óptimo, personal y seguro).

  • referencias

Referencias

  1. «5 lesiones comunes del fútbol americano». Salud180. Consultado el 2016-11-09. 
  2. Rodriguez, Elena Alonso (2011-06-08). «Lesiones deportivas en el corredor. Cómo evitarlas». Foroatletismo.com (en español de España). Consultado el 2016-11-09. 
  3. «Lesiones más comunes en el fútbol. Bocardo, I.». www2.uca.es. Consultado el 2016-11-09. 
  4. «LESIONES DEPORTIVAS / Lesiones en Voleibol». www.ortopediatrica.org. Consultado el 2016-11-09. 
Other Languages