Fisionotrazo

Aparato para los Fisionotrazo. A partir de Quenedey, Paris entre 1790–1830, Bibl.nat.de Francia

El fisionotrazo es un instrumento óptico mecánico operado manualmente e inventado en 1786 por Guilles-Louis Chrétien. Fue utilizado a lo largo del siglo XIX como una máquina de dibujo capaz de trazar los perfiles de objetos y modelos sobre láminas de cobre. El fisionotrazo se basaba en un instrumento anterior denominado pantógrafo, diseñado para aumentar o disminuir con precisión dibujos de planos y diseños.

La moda establecida por la aparición de las silhouette, abrió el paso a la aparición de otro invento llamada fisionotrazo. Esta novedad impulsó una gran tendencia creativa como la ejecución de la profesión de fisionotracista.[1]

Historia

La aparición y evolución de la fotografía gracias a diversos y variados inventos predecesores, entre ellos: fisionotrazo, el retrato en miniatura y la silhouette. El fisionotrazo fue creado en 1786 por Gilles-Louis Chrétien, un aparato que combinaba la técnica del gravado y de la silueta. Basado en el pantógrafo, destacaban características como la posibilidad de repasar en un plano vertical y de incorporar un visor. El invento llegó a tener mucho éxito.[2]​ Chrétien no consideró que el grabado al buril fuera suficiente y eso le condujo a la creación del fisionotrazo, utilizando la técnica del grabado al aguatinta con el aguafuerte y el buril para crear fisionotrazos de una gran belleza.

Gilles Louis Chretien, Retrato (Fisionotrazo) del filosofo Louis-Claude de Saint Martin, de 1800

El fisionotrazo consistía en un sistema de paralelogramos articulados capaces de desplazarse en un plano horizontal. Con ayuda de un estilete seco, el operador seguía los contornos de un dibujo. Un estilete entintado seguía los desplazamientos del primer estilete y reproducía el dibujo a una escala determinada por su posicíon relativa. Dos puntos principales distinguían al fisionatrazo. Aparte de su valor poco común, se desplazaba por un plano vertical y se hallaba provisto de un visor que, al reemplazar la punta seca, permitía reproducir las líneas de un objeto, ya no a partir de un plano, sino de un espacio. Tras haber situado el modelo, el operador, subido a un taburete detrás del aparato, maniobraba observando a través del visor los rasgos que deseaba reproducir.

El fisionotrazo fue el invento que consiguió bajar el precio a los retratos convirtiéndolos en algo asequible a un público muy extenso y variado.

La ventaja sobre el retrato en miniatura era el siguiente: una vez acabado el grabado sobre el metal, se podían reproducir más copias y, todo eso, con un coste mínimo.

La miniaturas, pintadas sobre placas de marfil, exigían a los retratistas crear un retrato de manera muy complicada y compleja. Esta obra era única porque solo se hacía una. Pero si el cliente, una vez satisfecho del resultado, deseaba más retratos, el artista se veía obligado a empezar el proceso de zero tomando como referencia el retrato original. El fisionotrazo, en este caso, permitía adquirir un número moderado de copias a un precio bajo y de una calidad muy buena.

Requisitos para ser fisionotracista

Conocimientos de las técnicas de grabado del siglo XVIII-XIX:

  • Técnica del aguatinta
  • Conocimiento y uso del pantógrafo
  • Formación artística
  • Conocimientos de la modalidad de grabado: aguafuerte
  • Uso del mordiente
  • Uso de polvo de resina
  • Manipulación a punta seca
Other Languages
català: Fisionotraç
čeština: Fyzionotrace
Deutsch: Physionotrace
français: Physionotrace
Nederlands: Physionotrace
српски / srpski: Физионотрас