Finnegans Wake

Head and shoulders drawing of a man with a slight moustache and narrow goatee in a jacket, low-collared shirt and bow tie. He wears round glasses and an eye patch over his right eye, attached by a string around his head.
Dibujo de Joyce de 1922, el año en que comenzó la redacción de Finnegans Wake.

Finnegans Wake es una novela[3] Fue escrita en París durante diecisiete años y se publicó en 1939, dos años antes de la muerte de Joyce.

Una de las principales características de Finnegans es su concepción "circular", o mejor aún "esférica",[4] en la que todos los elementos narrativos son principio y fin de toda la estructura. El mismo título de la obra es un ejemplo de esto. Wake, en inglés es "velatorio", pero también "despertar", y en el primer capítulo del libro se relata el velatorio de Finnegan, un albañil muerto a causa de un accidente, y su despertar o resurrección al caer sobre su cuerpo unas gotas de whiskey.

En Finnegans, Joyce recurre a lo largo de todo el libro a un lenguaje idiosincrásico que resulta de la mezcla de unidades lexicales del idioma inglés y calambures y contracciones multilingües, jugando con la separación silábica de las palabras para formar neologismos, que según varios críticos busca recrear las experiencias oníricas.[6]

Pese a dichos obstáculos y a que no se ha resuelto completamente el significado de muchos detalles enigmáticos,[10] relacionan esta estructura cíclica con el texto seminal de Giambattista Vico titulado Principios de ciencia nueva, en torno al cual, argumentan, se estructura Finnegans Wake.

No obstante sus muchos detractores, Finnegans ocupa un lugar predominante en la literatura en inglés. Anthony Burgess, uno de sus más decididos defensores, ha celebrado la novela como «una gran visión cósmica, uno de los pocos libros en el mundo que pueden hacernos estallar en carcajadas prácticamente en cada página».[12]

En 1998, la Modern Library ubicó Finnegans Wake en el puesto 77 de su lista de las 100 mejores novelas en inglés del siglo XX.[14]

Contexto y elaboración

Portada de Ulises.

Joyce comenzó a trabajar en Finnegans Wake poco después de la publicación de Ulises. Hacia 1924, elementos del nuevo trabajo de vanguardia de Joyce comenzaron a aparecer, en forma de serie, en los periódicos literarios parisinos The Transatlantic Review y Transition, con el título de "fragments from Work in Progress" ["fragmentos de la Obra en marcha"]. El verdadero título de la obra siguió siendo un secreto hasta que el texto se publicó íntegramente el 4 de mayo de 1939.[15] La reacción inicial a Finnegans Wake, tanto a su publicación serial como definitiva, fue ampliamente negativa, yendo de la burla por la desestructuración que opera de la lengua inglesa, a la hostilidad abierta debido a su falta de respeto por las convenciones formales de la novela.

La versión final de la obra consta de 628 páginas, pero se conservan más de 25.000 documentos relativos a su proceso de elaboración, incluyendo unas 14.000 notas depositadas en la Universidad de Buffalo, en Nueva York, además de unas 9.000 páginas de manuscritos y pruebas mecanografiadas que Joyce entregó a su benefactora, Harriet Shaw Weaver. Ésta, considerada la primera archivera de la obra joyceana, donó todo el legado a la British Library en 1951.[16]

Se ha afirmado a menudo que la obra surgió como secuela, no solo del Ulises, sino también de todo su trabajo anterior, pero proviene asimismo de esos miles de páginas de notas referidas a biografías, relatos, novelas, fanzines, enciclopedias y periódicos de todo tipo. Estas notas se basan igualmente en multitud de libros de antropología, sociología, magia, historia, con atención principal a la Catholic Encyclopaedia y la Encyclopaedia Britannica. Para la moderna crítica genética, todas estas notas forman el núcleo germinal de la obra.[17]

Tras terminar la novela Ulises, Joyce estaba exhausto y no escribió una línea de prosa durante un año.[20]

Esas dos páginas corresponden al sketch titulado Roderick O'Conor, que trata sobre el último rey histórico de Irlanda, al que se ve limpiando tras la partida de sus invitados y bebiéndose luego las sobras de sus vasos sucios.[22]

Durante los años siguientes, el método de Joyce se hizo «cada vez más obsesivo en la toma de notas, pues el autor pensaba que cualquier palabra que escribiese debía antes registrarse en alguna libreta».[23] A medida que seguía incorporándolas a su trabajo, la densidad y oscuridad del texto aumentaron.

Hacia 1926 Joyce había en gran medida completado los Libros I y III. Geert Lernout asegura que la obra mostraba ya, incluso en ese estado temprano, «un verdadero foco argumental, que se desarrolló a partir del sketch ["Here Comes Everybody"]: la historia de HCE, de su esposa e hijos. También encontramos otras aventuras de HCE y comentarios de las mismas en los capítulos 2–4, una descripción de la carta de su esposa ALP en el capítulo 5, una denuncia de su hijo Shem en el 7, un diálogo sobre ALP en el 8. Estos textos [...] conforman una unidad».[26]

Sin embargo, por entonces antiguos entusiastas de la obra de Joyce, como Ezra Pound y el hermano del autor Stanislaus Joyce, se mostraron cada vez más críticos.[30] Sin embargo, a Stephens finalmente nunca se le pidió que llevase a cabo esa tarea.

En los años 1930, mientras escribía los Libros II y IV, el ritmo de trabajo disminuyó considerablemente debido a varios factores, como la muerte en 1931 de su padre, John Joyce,[32] y sus propios problemas de salud, en particular con su vista, cada vez más deficiente.

Tras diecisiete años de trabajo, Finnegans Wake se publicó en forma de libro el 4 de mayo de 1939. Joyce murió dos años más tarde en Zúrich, el 13 de enero de 1941.

Other Languages