Filosofía del lenguaje

La filosofía del lenguaje es una rama de la filosofía que estudia el lenguaje. Es filosofía que estudia nociones tales como el significado, la referencia, la verdad, el uso del lenguaje (o pragmática), el aprendizaje y la creación del lenguaje, el entendimiento del mismo, el pensamiento, la experiencia, la comunicación, la interpretación y la traducción, desde un punto de vista lingüístico.

Los lingüistas se han centrado, casi siempre, en el análisis del sistema lingüístico, con sus formas, niveles y funciones, mientras que la preocupación de los filósofos del lenguaje fue más profunda o abstracta, interesándose por cuestiones tales como las relaciones entre el lenguaje y el mundo, esto es, entre lo lingüístico y lo extralingüístico, o entre el lenguaje y el pensamiento.

De los temas preferidos por la filosofía del lenguaje merecen ser destacados el estudio del origen del lenguaje, la simbolización del lenguaje (lenguaje artificial) y, sobre todo, la actividad lingüística en su globalidad, y la semántica en particular, la cual en la filosofía del lenguaje aborda las designaciones y la llamada semántica veritativa.

El fonetismo o fonetización

En toda la temática sobre filosofía del lenguaje, especialmente sobre la semántica, la palabra fonetismo no aparece por parte alguna, siendo este un fenómeno trascendental del lenguaje ordinario, un hecho que se produjo en la antigua Sumeria. Consistió en la identificación de los lenguajes escrito y hablado con el pensado: el escrito le da consistencia y facilita el análisis, mientras que el hablado le da dinamismo, lo que facilita su síntesis.

El problema en lo que se refiere a la semántica está en el dinamismo de las palabras: una palabra puede tener muchos significados, incluso contradictorios a veces. Doblar un periódico es reducir su superficie a la mitad, mientras que doblar una apuesta es multiplicarla por dos. Sólo es un ejemplo.

¿Cómo es posible que nos podamos entender con un lenguaje así? Gracias al contexto y al sentido que solemos tener los hablantes. Sin embargo esto hay que explicarlo de alguna manera. Pensemos en un chiste en que una palabra se dice en un contexto en que significa una cosa y a continuación se ofrece otro contexto en que significa otra que rebota contra la primera, que es lo que provoca la risa. ¿Por qué esto puede ser así? Por algo que hace más de siglo y medio observó un filósofo español hoy completamente olvidado, Jaime Balmes: que nosotros no identificamos el contenido de un término en el momento mismo de oírlo, sino tiempo después. Esto hace que el hombre pueda ser autónomo en el momento de entender, cosa que no le ocurre a la máquina, que identifica de manera instantánea, lo que la hace automática. Entonces el desajuste temporal entre el momento de oír un término y el de identificar el concepto correspondiente es lo que hace que nos podamos hacer con el dinamismo del lenguaje ordinario. Y claro, esto ha sido posible desde que se produjo el fonetismo, pues el lenguaje hablado introdujo el tiempo, que es en el que se produce el dinamismo y en el que se puede entender cada término con más de un significado.

Other Languages
Afrikaans: Taalfilosofie
العربية: فلسفة اللغة
azərbaycanca: Dil fəlsəfəsi
کوردیی ناوەندی: فەلسەفەی زمان
čeština: Filosofie jazyka
हिन्दी: भाषा दर्शन
íslenska: Málspeki
日本語: 言語哲学
한국어: 언어철학
Lëtzebuergesch: Sproochphilosophie
Nederlands: Taalfilosofie
norsk nynorsk: Språkfilosofi
norsk bokmål: Språkfilosofi
srpskohrvatski / српскохрватски: Filozofija jezika
Simple English: Philosophy of language
slovenčina: Filozofia jazyka
Türkçe: Dil felsefesi
українська: Філософія мови
oʻzbekcha/ўзбекча: Til falsafasi
中文: 语言哲学