Filosofía continental

La filosofía continental es un conjunto de tradiciones filosóficas de los siglos XIX, XX y XXI de Europa continental . [3]​ Algunos de los autores más influyentes de la tradición fueron Edmund Husserl, Martin Heidegger, Jean Paul Sartre, Maurice Merleau-Ponty y José Ortega y Gasset en la primera mitad del siglo, seguidos por Michel Foucault, Albert Camus, Jacques Derrida, Hannah Arendt y Gilles Deleuze en la segunda. La Escuela de Frankfurt tuvo como exponentes destacados a Theodor Adorno, Walter Benjamin, Max Horkheimer, Herbert Marcuse y Jürgen Habermas.

Es difícil identificar afirmaciones comunes a todos estos movimientos filosóficos. El término filosofía continental, al igual que filosofía analítica, carece de una definición clara y puede marcar simplemente un parecido de familia de puntos de vista filosóficos dispares. Simon Glendinning ha sugerido que el término era originalmente más peyorativo que descriptivo, y funcionaba como una etiqueta para los tipos de filosofía occidental rechazados o despreciados por los filósofos analíticos. [5]

  • Primero, los filósofos continentales generalmente rechazan la opinión de que las ciencias naturales son la forma única o más precisa de entender los fenómenos naturales (véase cientificismo). Esto contrasta con muchos filósofos analíticos que consideran sus investigaciones como continuas o subordinadas a las de las ciencias naturales. Los filósofos continentales a menudo argumentan que la ciencia depende de un "substrato pre-teórico de experiencia" (una versión de las condiciones kantianas de la experiencia posible o del "mundo de la vida" fenomenológico) y que los métodos científicos son inadecuados para comprender completamente tales condiciones de inteligibilidad del mundo. [6]
  • Segundo, la filosofía continental usualmente considera estas condiciones de experiencia posible como variables: determinadas, al menos en parte, por factores como el contexto, la ubicación espaciotemporal, el idioma, la cultura o la historia. Así, la filosofía continental tiende hacia el historicismo. Mientras que la filosofía analítica tiende a tratar la filosofía en términos de problemas discretos capaces de ser analizados aparte de sus orígenes históricos (así como los científicos consideran que la historia de la ciencia no es esencial para la investigación científica), la filosofía continental generalmente sugiere que "el argumento filosófico no puede separarse de las condiciones textuales y contextuales de su emergencia histórica". [7]
  • En tercer lugar, la filosofía continental generalmente sostiene que la agencia humana puede cambiar estas condiciones de experiencia posible: "si la experiencia humana es una creación contingente, entonces puede recrearse de otras maneras". [8]​ Por lo tanto, los filósofos continentales tienden a mostrar un gran interés en la unidad de la teoría y la praxis, ya menudo consideran que sus investigaciones filosóficas están estrechamente relacionadas con la transformación personal, moral o política. Esta tendencia es muy clara en la tradición marxista ("los Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata; el punto, sin embargo, es cambiarlo"), pero también es central en el existencialismo y el posestructuralismo.
  • Un último rasgo característico de la filosofía continental es el énfasis en la metafilosofía. A raíz del desarrollo y el éxito de las ciencias naturales, los filósofos continentales a menudo han buscado redefinir el método y la naturaleza de la filosofía. [9]​ En algunos casos (como en el idealismo alemán o la fenomenología), esto se manifiesta como una renovación de la visión tradicional de que la filosofía es la ciencia primera y fundacional, a priori. En otros casos (como la hermenéutica, la teoría crítica o el estructuralismo), se sostiene que la filosofía investiga un dominio que es irreductiblemente cultural o práctico. Algunos filósofos continentales (como Kierkegaard, Nietzsche, el último Heidegger o Derrida) dudan de que cualquier concepción de la filosofía pueda lograr coherentemente sus objetivos declarados.

En última instancia, las tesis anteriores se derivan de una amplia tesis kantiana de que el conocimiento, la experiencia y la realidad están ligados y configurados por condiciones que se entienden mejor a través de la reflexión filosófica en lugar de la investigación exclusivamente empírica.[10]

El término

El término filosofía continental, en el sentido mencionado, fue utilizado por primera vez por los filósofos de habla inglesa para describir ciertos cursos universitarios en la década de 1970, surgiendo como un nombre colectivo para las filosofías que luego se difundieron en Francia y Alemania, como la fenomenología, el existencialismo, el estructuralismo, y posestructuralismo.[11]

Sin embargo, el término (y su sentido aproximado) se puede encontrar al menos desde 1840, en el ensayo de John Stuart Mill de 1840 sobre Coleridge, donde Mill contrasta el pensamiento de "filosofía continental" y "filósofos continentales" de influencia kantiana con el empirismo inglés de Jeremy Bentham y el siglo XVIII en general. [14]

Sin embargo, desde la década de 1970, muchos filósofos en los Estados Unidos y Gran Bretaña se han interesado en los filósofos continentales desde Kant, y las tradiciones filosóficas en muchos países europeos han incorporado de manera similar muchos aspectos del movimiento "analítico". La filosofía analítica autodescrita florece en Francia, incluyendo filósofos como Jules Vuillemin, Vincent Descombes, Gilles Gaston Granger, François Recanati y Pascal Engel . Del mismo modo, autodenominados "filósofos continentales" se pueden encontrar en los departamentos de filosofía en el Reino Unido, América del Norte y Australia,[17]

Other Languages
العربية: فلسفة قارية
azərbaycanca: Qitə fəlsəfəsi
Bahasa Indonesia: Filsafat kontinental
日本語: 大陸哲学
한국어: 대륙 철학
srpskohrvatski / српскохрватски: Kontinentalna filozofija
Türkçe: Kıta felsefesi
中文: 歐陸哲學