Fiestas patronales de Menorca

Las fiestas patronales de Menorca son de tradición centenaria que tienen su origen en las Fiestas de San Juan, que se celebran en Ciudadela desde el siglo XIV.

El principal protagonista de las fiestas es el caballo. Los jinetes caixers, vestidos de blanco y negro, van sobre sus caballos por las calles del pueblo, hasta que una vez recogidos todos y después de la misa, se celebra el tradicional jaleo (no debe confundirse con el jaleo, cante y baile flamenco).

En el jaleo los caixers entran en la plaza del pueblo y pasan entre la multitud demostrando sus habilidades y haciendo saltar a los caballos al ritmo de las típicas canciones de estas fiestas, especialmente una jota muy conocida en la región que se interpreta por una banda de música local. El alborotado gentío hace saltar a los équidos como símbolo de poderío y nobleza.

Una vez finalizado el tradicional jaleo del segundo día, se procede a la entrega de cañas por parte de las autoridades, en el que los caixers vuelven a entrar a la plaza haciendo saltar a los caballos y finalmente se despiden. Después de haber finalizado el jaleo y "ses canyes" la banda de música empieza a tocar canciones típicas de Menorca o canciones que en su tiempo fueron muy escuchadas.

La bebida que se bebe en las fiestas es una mezcla de gin menorquín con limonada, llamado pomada

Fiestas de San Juan, Ciudadela

Las Fiestas de San Juan son las más antiguas de Menorca, y en ellas el protocolo varía con respecto a las fiestas de los otros pueblos.

El tradicional jaleo.
Other Languages