Fiestas de la Magdalena (Castellón de la Plana)

Feria y Fiestas de la Magdalena
Nombre oficial Fira i Festes de la Magdalena
Otros nombres Magdalena, Fiestas de la Luz, Fiestas Fundacionales
Tipo Local
Ubicación Castellón de la Plana
Comienzo Tercer sábado de Cuaresma
Término Cuarto domingo de Cuaresma
Fecha Febrero, marzo o abril (según año)
Motivo Conmemoración de los orígenes de la ciudad, y el traslado de la misma desde el cerro de la Magdalena a la plana en 1252
Página oficial
[ editar datos en Wikidata]

La Feria y Fiestas de la Magdalena son las fiestas mayores de Castellón de la Plana. En ellas se conmemora los orígenes de la ciudad, recordando el traslado de la ciudad desde la colina de la Magdalena hasta el plano fértil litoral en 1251.

Declaradas de interés turístico internacional en 2010,[1] tienen una duración de 9 días y se celebran a partir del tercer sábado de cuaresma.

Fundamentos históricos

Ermita de Santa María Magdalena, y detrás las ruinas del Castell Vell

Las fiestas de la Magdalena narran el hecho de la fundación de Castellón, por tanto es necesario conocer la historia de la ciudad y la leyenda que la rodea para poder comprender correctamente el sentido de la fiesta y su significado en la vida cotidiana de la ciudad.

Leyenda del traslado

Cuenta la leyenda más popular que los habitantes del Castillo de Fadrell dispusieron su bajada oficial para la tarde del tercer sábado de Cuaresma. Esa noche debían trasladarse a la recién levantada nueva ciudad las mujeres, los niños, las autoridades eclesiásticas con el Cristo Yacente entonces patrón de la villa y las autoridades forales de los recién constituidos Jurats, dejando en su antiguo asentamiento a un pequeño regimiento militar y al Alcaide de la fortaleza. El traslado tomó un carácter festivo y como eran conocedores de que sería largo y fatigoso, colgaron faroles de sus gaiatos para iluminarse ante la previsible noche que pasarían al raso y ataron a los niños con cuerdas de su fuste para que no se perdieran durante el camino. También cogieron provisiones, especialmente rotllos, panes redondos con un agujero en el centro para colgárselos alrededor de sus cuellos para transportarlos más fácilmente. Los antiguos habitantes se encontraron en mitad de la noche con una fuerte tormenta, que les obligó a recoger las cañas que se encontraban durante el camino para sortear los torrentes de agua que se encontraban por el camino. Los pobladores pasaron la noche a la intemperie en la zona de lo que ahora sería la ermita de "Sant Roc de Canet". A la mañana siguiente llegaron a la villa tras sortear gracias a sus cañas el río Seco que iba fuertemente cargado de agua tras las lluvias de la noche, siendo recibidos en una de las puertas del recinto amurallado por el lugarteniente del Rey, que en una ceremonia religiosa bautizaron a la villa como "Castelló de la Plana" en honor del Castillo del cual provenían y del lugar geográfico donde desarrollarían su nueva vida.

Esta leyenda, actualmente puesta en entredicho aunque nunca desmentida con datos históricos, explica el origen de la "Gaiata", de las cañas, de "les Xiquetes del Meneo" y del "Rotllo" como símbolos de la fiesta y de la moderna ciudad de Castellón.

Other Languages