Fiesta de disfraces

Chica disfrazada de diablita.

Una fiesta de disfraces es una fiesta en la que se ha solicitado a los asistentes que acudan total o parcialmente disfrazados. En algunas ocasiones, el anfitrión establece las directrices del tipo de disfraz que se debe llevar en términos de color, temática, partes del cuerpo a cubrir, etc. Las fiestas de disfraces constituyen una de las modalidades de fiesta más originales y divertidas que se puede plantear. A los alicientes habituales y a la diversión inherente a todo festejo, en éstas hay que añadir la emoción del preparativo del disfraz, así como la superación de la sensación inicial de ridículo que se produce en los invitados.

En algunas culturas, está institucionalizada la fiesta de disfraces en determinadas fechas del año: carnaval, halloween, día de los inocentes, etc. Las despedidas de soltero o los cotillones de fin de año también resultan ocasiones propicias para el uso de disfraces.

Organización

Una mujer disfrazada de enfermera y un hombre disfrasado de Hombre lobo.

Antes de organizar una fiesta de disfraces, es conveniente asegurarse de que los potenciales asistentes tienen ilusión por atenderla y de que todos ellos pueden conseguir un disfraz sin demasiado esfuerzo. En zonas con arraigada tradición carnavalesca, no se encontrará demasiada resistencia entre los invitados. Sin embargo, en otras localidades y entre personas no habituadas, es necesario un gran deseo de diversión para acceder a vestirse de manera extravagante. Hay que tener en cuenta que este tipo de celebraciones exigen mucho mayor esfuerzo al invitado, ya sea económico (si tienen que comprar o alquilar el traje) o físico (si deciden elaborarlo ellos mismos). A ello, hay que añadir el pudor asociado a salir y entrar de su domicilio de una guisa muy particular, que no todo el mundo asume.

Disfraces varios.

Una vez realizado el sondeo entre los invitados, y para darle mayor formalidad, se puede confirmar la asistencia con una tarjeta personal enviada por correo. Para ello, se pueden comprar unas cartulinas de colores y cortarlas en pequeño formato. Luego, se fabrica una plantilla con el texto a imprimir. Con la ayuda del ordenador o de algún recorte de prensa, se añade un dibujo alusivo a los disfraces en la parte superior de la misma: unas máscaras de carnaval, un arlequín, el retrato de El zorro, etc. A continuación, se escribe un texto imaginativo y entusiasta que no deje lugar a dudas sobre la obligatoriedad de vestir disfraz para acudir a la fiesta. Si no se quiere invertir tanto esfuerzo, también se puede valorar el envío de las invitaciones por correo electrónico.

La decoración de la sala también es un elemento importante en la fiesta. Tanto la iluminación como los objetos decorativos deben tener relación con la temática del evento. A ser posible, también la música y la comida tienen que tener algún vínculo con el mismo para introducir a los asistentes en un ambiente propicio al entretenimiento.

Si se quiere realizar un completo reportaje gráfico de las elecciones de los invitados, el mejor momento para disparar la cámara es a su llegada. En ese instante es posible captar los disfraces en todo su esplendor, cosa que no ocurrirá seguramente unas horas más tarde. Es recomendable reservar algo de espacio en la memoria de la cámara o mejor aun, alguna memoria de 4 u 8 gigabytes , para tomar todo tipo de escenas espontáneas que puedan surgir durante la fiesta.

Other Languages
العربية: حفلة تنكرية
Deutsch: Kostümball
English: Costume party
français: Fête costumée
svenska: Maskerad