Fibra oscura

Fibra oscura es la denominación popular que se atribuye a los circuitos de fibra óptica, que han sido desplegados por algún operador de telecomunicaciones, pero no están siendo utilizados. La conectividad por la fibra se comercializa en bruto, de manera que es el propio cliente quien aplica la tecnología de transmisión que más se adecua a sus necesidades, mejorando así el rendimiento obtenido puesto que se evitan conversiones innecesarias de protocolos.

Origen

Cuando un operador de telecomunicaciones despliega su red de fibra óptica, tiene que hacer una gran inversión para construir las canalizaciones y tender los cables de fibra óptica. Si en un futuro fuese necesario ampliar la capacidad de una red ya existente, sería necesario tender y conectar cables adicionales. Dado lo costoso de esta operación, resulta más atractivo sobredimensionar la red inicial instalando más cables de fibra óptica de los que son necesarios.

Los cables de fibra pueden contener diferentes números de fibras: 8,16,32,64,128,256 etc. Debido al sobredimensionamiento, no todas las fibras se emplean. Los que quedan sin uso reciben el nombre de fibra oscura.

En último término, algunos de estos cables nunca llegan a ser utilizados, es decir, nunca se transmite radiación infrarroja a través de ellos. De ahí la denominación de fibra oscura.

Other Languages
dansk: Sort fiber
English: Dark fibre
Nederlands: Dark fiber
norsk bokmål: Mørk fiber
svenska: Svartfiber