Fiasco

Fiasco
de  Stanisław Lem Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Subgénero Ciencia ficción Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Polaco y alemán Ver y modificar los datos en Wikidata
Título original Fiasko Ver y modificar los datos en Wikidata
Editorial
  • Harcourt Ver y modificar los datos en Wikidata
País Polonia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1986 Ver y modificar los datos en Wikidata
ISBN 0-15-630630-1 Ver y modificar los datos en Wikidata
OCLC 17896549 Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Fiasco es la última obra de ciencia ficción del autor polaco Stanisław Lem. Es una novela escrita en 1986 y publicada en 1987.

En la época en que se iba de Polonia por la ley marcial, Lem escribió esta obra por encargo de la editorial alemana S. Fischer.[1] Más tarde, el autor diría que había sido ésa la única ocasión en que aceptase un encargo por parte de una editorial y un anticipo por algo que aún no hubiera escrito.[1]

En España, fue publicada en catalán por Laia en 1988 y en castellano por Alianza Editorial en 1991 .

En esta obra, el lector se encuentra ante una novela de culto para la mayoría de los aficionados a la obra de Lem. Fiasco es considerada la obra cumbre de un maestro, síntesis de gran parte de su pensamiento. Raya en los asuntos más profundos de una filosofía existencialista y de la moral humana. Todos estos son temas que ya había explorado Lem en algunas de sus obras de ciencia ficción, como Solaris, El Invencible, Edén, La voz de su amo y Retorno de las Estrellas, y en Fiasco se ven reunidos en una historia madura, dotada de una sólida estructura y poseedora del reconocido vigor literario de Lem.

Sinopsis

En una base de Titán, satélite de Saturno, Parvis, joven piloto astronauta, se monta en un zancudo, vehículo similar a un meca, y parte en busca de un grupo desaparecido del que formaba parte el famoso piloto Pirx. Parvis se aventura en la peligrosa región de los criovolcanes de Titán, que es donde se perdieron los integrantes de la expedición, y sufre él mismo un accidente. Incapaz de salir para ponerse a salvo, se hiberna empleando un dispositivo criogénico incorporado en el vehículo.

Más de un siglo después, la sociedad humana se ha unificado y vive en paz. Se cree que hay una civilización en un planeta de una estrella lejana, y se está construyendo en la órbita de Titán una nave espacial que habrá de partir hacia ese planeta. Durante los preparativos del proyecto, se procede a despejar la región de los criovolcanes, y, durante ese trabajo, se encuentran los cuerpos helados de los integrantes de la expedición y el de Parvis. Los cuerpos son llevados a bordo para revivirlos durante el viaje en caso de que sea posible. Pero después se ve que sólo es altamente viable revivir a uno, o más bien el resultado de la unión de partes del cuerpo de varios. El número de cuerpos cuyas partes serán integrantes del nuevo se reduce a dos, cuyos apellidos comienzan por la letra pe en ambos casos. El revivido parece presentar amnesia, de manera que no se sabe si la cabeza corresponde a Pirx o a Parvis. En cualquier caso, él decide adoptar el nombre de Tempe.

La nave espacial, bautizada como Eurydika ( Eurídice), viaja hasta un agujero negro cercano a la estrella Beta de la Harpía para llevar a cabo maniobras destinadas a minimizar los efectos de la dilatación del tiempo. Antes de hallarse cerca del horizonte de sucesos, la Eurydika lanza la pequeña nave de exploración Hermes (bautizada como el dios griego), que se dirigirá hacia Beta de la Harpía.

Ya cerca del planeta al que han llamado Quinta, que es el que presenta señales de vida inteligente, la tripulación del Hermes intenta entrar en contacto con sus habitantes, quienes, en contra de lo esperado, no tienen intención de establecer comunicación. La tripulación de la nave exploradora entiende que en ese mundo hay una suerte de guerra fría que, entre otras cosas, condiciona el desarrollo industrial. Para forzar el contacto, se decide causar un fenómeno que no puedan ocultar los gobiernos del planeta: la implosión de su satélite natural. Para tal efecto, se mandan proyectiles, y algunos de ellos son destruidos por otros que mandan los quintanos, de manera que se impide la simetría del conjunto de impactos, varios fragmentos del satélite salen despedidos y unos cuantos alcanzan la superficie del planeta. A pesar de ello, los quintanos siguen sin aceptar el contacto. Entonces, el Hermes emplea un dispositivo que proyecta una especie de película de dibujos animados en las nubes del planeta. Por fin, los quintanos establecen contacto y se prepara el encuentro. Como la tripulación del Hermes no se fía de ellos, envía una pequeña réplica de la nave, que es destruida poco después de su aterrizaje. Alrededor del planeta hay un anillo de hielo, y los terrestres recurren al mismo dispositivo proyector para romper una parte del anillo mediante rayos láser y lanzar varios fragmentos de hielo al planeta.

Los quintanos son obligados de esa manera a recibir a un embajador terrestre, que será Tempe, y se les advierte que se empleará el dispositivo para destruir el planeta en caso de que se interrumpa la comunicación del emisario con la nave exploradora. Al llegar a la superficie del mundo desconocido, Tempe ve que nadie hay esperándolo. Examina una estructura peculiar que hay en las inmediaciones del sitio donde se ha posado el vehículo de aterrizaje y después explora la zona. Encuentra un pequeño montículo de extraño aspecto y comienza a excavar en él con una pequeña pala. Se da cuenta entonces de que ha olvidado mandar señal al Hermes durante todo ese tiempo.

Mientras sucumbe el planeta a manos de quienes habían sido encargados de establecer el contacto, Tempe se da cuenta de que los habitantes inteligentes del planeta son precisamente los montículos, pero ya no podrá dar cuenta del hallazgo a sus compañeros.

Other Languages