Festival de Jazz de San Sebastián

El Festival de Jazz de San Sebastián (nombre oficial actual: Heineken Jazzaldia) se celebra anualmente la tercera semana de julio en la ciudad vasca de San Sebastián, afamado destino turístico desde el siglo XIX gracias a su paisaje, su historia y su actividad cultural y gastronómica. Fue fundado en 1966, lo que le convierte en el Festival de Jazz más antiguo de España y uno de los más antiguos de Europa.

El Heineken Jazzaldia organiza en torno a cien conciertos, gratuitos y de pago, en una docena de escenarios de San Sebastián, tanto cubiertos como al aire libre. Especialmente multitudinarios son los conciertos que se celebran en la Playa de Zurriola y las Terrazas del Kursaal. En la edición de 2013, la asistencia total fue estimada en 155.500[1] personas.

1. Historia

El Festival de Jazz de San Sebastián (Heineken Jazzaldia) es el más antiguo de España y uno de los más antiguos de Europa. Se celebra ininterrumpidamente desde 1966. La historia del Festival de Jazz de San Sebastián es paralela a la del jazz contemporáneo. Todas las grandes figuras han pasado por este festival. Se pueden destacar nombres históricos como Charles Mingus,[2] Ella Fitzgerald, Oscar Peterson, Dizzy Gillespie, Miles Davis, Dexter Gordon, Art Blakey, Ray Charles, Sarah Vaughan, Stan Getz, Don Cherry, Ornette Coleman, Gerry Mulligan, Weather Report, Hank Jones, Sonny Rollins, McCoy Tyner, Wynton Marsalis, B.B. King, Diana Krall, Van Morrison, Liza Minnelli, Pat Metheny, Herbie Hancock, Chick Corea y Keith Jarrett, entre otros muchos.

El primer Festival de Jazz de San Sebastián se celebró los días 10 y 11 de septiembre de 1966.[4] que fue su seña de identidad durante muchas ediciones, y con una sola actuación profesional: el guitarrista Mickey Baker.

A la hora de buscar el emplazamiento del Festival, los organizadores escogieron acertadamente la Plaza de la Trinidad, construida en 1963 para conmemorar el centenario del derribo de las murallas de la ciudad, según un proyecto del arquitecto Peña Ganchegui. La plaza está en el corazón de la Parte Vieja y tiene un aire especial por su situación entre un edificio renacentista (San Telmo), la Basílica de Santa María, del siglo XVIII, las laderas del monte Urgull y las pintorescas viviendas del casco antiguo donostiarra. La Plaza de la Trinidad ha encarnado a lo largo de los años la esencia del Jazzaldia. Los músicos alaban unánimemente el recinto y el público está muy próximo al escenario. Cuando, a mediados de los años 70, empezaron a llegar los grandes nombres, hubo que pensar en aforos más grandes y el Festival se trasladó sucesivamente al Polideportivo y al Velódromo, para volver a su sede original desde comienzos de los 90.

Durante las primeras ediciones, la programación se decantó hacia el jazz mainstream y tradicional y el blues, con figuras como Milt Buckner, Jo Jones, Cab Calloway, John Lee Hooker o Muddy Waters. Era muy malo e iba poca gente

Poco después, el Festival se actualizó en términos estilísticos, sobre todo tras las dos memorables actuaciones de Charles Mingus (1974 y 1977).

El Festival de Jazz de San Sebastián fue una referencia cultural de primer orden en toda España durante los años 80 y 90. Algunos conciertos en el Velódromo de Anoeta, como el de Chick Corea en 1981, atrajeron a 15.000[5] espectadores. Después, el paso de los años hizo disminuir el nivel de asistencia; lo cual resultaba lógico teniendo en cuenta la proliferación de festivales y manifestaciones musicales que tuvo lugar en España.

En 1992, la organización del Festival tomó la decisión de abandonar el Velódromo y retornar al origen del certamen, la Plaza de la Trinidad, y poco después comenzó la ampliación hacia otros escenarios, doce en la actualidad, extendiendo el jazz por toda la ciudad.

El modelo puesto en práctica entonces ha continuado hasta hoy, con un incremento constante en el número de espectadores y la apertura hacia un público más joven con los conciertos gratuitos que se ofrecen todas las noches en el entorno de la Playa de Zurriola.

Other Languages