Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar

Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar
Quinta Vergara Viña 2013.jpg
TipoFestival musical
SedeBandera de Chile Viña del Mar, Chile
FechaFebrero
EdicionesLIX (59)
Géneros musicalesMúsica popular
Música folclórica
Música académica

El Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, o Festival de Viña, es un certamen musical organizado por el municipio de Viña del Mar, Región de Valparaíso, Chile. Se lleva a cabo cada año durante la última semana del mes de febrero en el Anfiteatro de la Quinta Vergara desde el 21 de febrero de 1960.[4]

El evento toma lugar en un escenario que cuenta con una capacidad para 15 000 espectadores y se transmite en vivo por radio y por televisión, logra récords de sintonía y mueve millones de dólares en concepto de auspicios, programas de televisión publicidad y turismo asociados.[5]

Aunque las competiciones de música popular y folclórica fueron el origen del certamen, desde hace años se han relegado a un segundo plano y se ha dado preferencia a los artistas invitados, quienes son el plato fuerte verdadero del certamen.[7]

Desde su LII edición hasta la LIX versión, la organización, producción y transmisión del Festival de Viña estuvo en manos de la estación televisiva Chilevisión.[9]

A partir de la edición 2019 hasta la del 2022, el evento será televisado conjuntamente, por la alianza compuesta por Canal 13, TVN y la cadena internacional FOX life. En cuanto a la señal abierta nacional, Canal 13 y TVN volverán a transmitir conjuntamente el Festival de Viña del Mar, luego de 8 años de licitación de Chilevisión (la anterior licitación en conjunta de Canal 13 y TVN, fue entre los años 2007 y 2010).

Historia

Antecedentes y primeros años

El origen del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar fue modesto. Gracias a la iniciativa de Gustavo Lorca, alcalde viñamarino, y de Carlos Ansaldo, director del Departamento de Turismo y Relaciones Públicas de la Municipalidad de Viña del Mar, un grupo de músicos fue citado para amenizar una feria realizada por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes en los jardines de la Quinta Vergara en 1959.

El éxito de dicho evento permitió que entre el 21 y el 28 de febrero de 1960[1]​ se organizara una competición única —en la cual los participantes debieron presentar una canción original cuyo motivo fuera la ciudad de Viña del Mar—, amenizada por algunos artistas invitados. En febrero de 1961, se incorporó un certamen folclórico.

En 1963,[10]​ el Canal 9 de Televisión de la Universidad de Chile, emitió experimentalmente el Festival para Santiago.

En los comienzos del festival, se improvisó un escenario al costado del Palacio Vergara, lugar en el que el público asistente se sentaba en sillas de madera, o directamente sobre el pasto o el piso de tierra. A su vez, muchos espectadores se ubicaban en los cerros colindantes a la Quinta y sobre las copas de los árboles cercanos, otorgando un aire provinciano al certamen.

En 1964, el arquitecto Hernando López y el constructor civil Juan Pinto Delgado fueron los encargados de construir un anfiteatro al aire libre, cuyo escenario estaba coronado por una concha acústica, la que se mandó a hacer en Santiago de Chile y que ayudaba tanto a proyectar el sonido hacia el público como a proteger a los artistas de las frías noches viñamarinas. su diseño está inspirado en el Hollywood Bowl, principal anfiteatro de la ciudad de Los Ángeles en Estados Unidos.

El techo del escenario, construido de madera y acero, imitaba el vuelo de una Gaviota, ese fue el detalle más distintivo de la construcción, que con el paso de los años se convirtió en un icono del Festival, y en la imagen del certamen ante el mundo, y que se mantuvo por cerca de cuatro décadas recibiendo a los diferentes artistas que se presentaron sobre el escenario.

Con el paso del tiempo, el Festival se fue transformando en el más importante evento musical de Chile hasta el día de hoy.

Años 70, Crecimiento del festival y tribuna política

Durante los años 1970, el Festival comenzó a masificarse, especialmente a partir de 1971, cuando los derechos de transmisión fueron otorgados a Televisión Nacional de Chile (TVN),[11]​ con cobertura en gran parte del país.

Durante esos mismos años, la tensión política del momento se hizo presente fuertemente.

En 1970, se realizó la Elección presidencial de Chile de 1970 en la cuál salio electo como presidente el socialista Salvador Allende, lo cual marcaría al país, y lo dividiría políticamente, influyendo también en el certamen viñamarino.

En 1971, los representantes de la Unión Soviética fueron aplaudidos por su apoyo a la Unidad Popular, mientras que en 1972 sudafricana Miriam Makeba fue abucheada por alabar al presidente Salvador Allende y exclamar «¡viva la revolución chilena!».[12]

Durante el XIV Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, la situación se volvió caótica por el choque entre Quilapayún, representante de la Nueva Canción Chilena, y Los Huasos Quincheros sobre el escenario.

Durante la actuación de Quilapayún, el publico totalmente polarizado inició una batalla en el anfiteatro, unos a favor de la Unidad Popular (y a favor de la presentación del conjunto Quilapayún), y otros totalmente en contra, quienes ademas lanzaron objetos contundentes hacia el escenario, con el objetivo de sacar al conjunto, este incidente no fue transmitido por televisión, sin embargo, fue transmitido por radio, ademas, esta situación ocurrida puso en peligro la realización del festival en el futuro. [13]

En esta versión del festival, participaba una canción escrita por el ya Premio Nobel Pablo Neruda, Mi Rio, interpretada por Charo Cofré, ganadora de la competencia folclórica de ese año.

[14]

Tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, la realización del certamen folclórico fue suspendida en 1974;[17]

Fernando Ubiergo recibiendo la gaviota de plata, primer evento en ser transmitido en colores en Chile

En las noches del festival, durante los primeros años de dictadura, era común ver a Augusto Pinochet sentado en el palco, presenciando a los artistas invitados, ademas de ser presentado a su llegada a la Quinta Vergara. [18]

En 1975, durante el XVI Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar se realizó el primer registro en colores en Chile, siendo las actuaciones de Roberto Carlos (cantante) y Sandro grabadas en este formato (pero no transmitidas en color).

En 1978, el Festival se convirtió en el primer programa de televisión emitido en colores en Chile, específicamente la premiación de la canción ganadora del certamen, el cual le fue otorgado a Fernando Ubiergo por su canción El tiempo en las bastillas.

Este hito significó su internacionalización definitiva cuando una estación europea lo transmitió a España y otros países europeos.[11]

Años 80, Época dorada del festival

El XXII Festival de Viña (1981), ha sido considerado como la mejor edición del certamen debido al alto nivel de las canciones en las competiciones y a la calidad de los artistas invitados.[19]

Desde 1990 en adelante

Pese a que desde los años 1990 el Festival comenzó a sufrir una cierta decadencia —sobre todo debido al auge de la televisión por cable y sus cadenas de música—, ha seguido concitando la atención de todo el país, aunque algunos críticos discuten, sin embargo, si debiese mantener el apelativo de Internacional.

Anfiteatro de la Quinta Vergara en 2017.jpg
Anfiteatro de la Quinta Vergara en 2017

En abril del 2001, la querida Concha acústica de la Quinta Vergara fue demolida, para en su lugar construir un renovado anfiteatro, el cual sería estrenado en el XLIII Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar.

En 2004, el presentador del evento, Antonio Vodanovic, anunció su retiro luego de haberlo conducido en 29 ocasiones.

La jornada de cierre del Festival de 2010, el último evento producido por la alianza Canal 13-TVN, correspondiente al día 27 de febrero de ese año, fue cancelado [20]​ debido al terremoto que azotó al centro-sur del país con una magnitud de 8,8 grados richter.

Para inaugurar cada versión del Festival de Viña del Mar, se realiza tradicionalmente una fiesta de gala en la cual participan las autoridades administrativas, los artistas invitados, el jurado, los participantes de las competiciones y las figuras del espectáculo y de la televisión. Desde 2011, Chilevisión ha comenzado a transmitir la alfombra roja de la gala en vivo, asimilándose a las alfombras rojas de las entregas de premios como los Grammy o los Premios Óscar que lleva a cabo el canal E!.