Ferrocarriles Nacionales de México

Ferrocarriles Nacionales de México
[[Archivo:
Logotipo de N de M y su lema
|400px]]

Información general
Acrónimo FNM
Tipo Organismo público descentralizado
Fundación 29 de febrero de 1908
Disolución 4 de junio de 2001
Ámbito Flag of Mexico.svg México
Sede Distrito Federal
Cronología
◄ Actual ► Ver sección privatización
[ editar datos en Wikidata]

Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) fue un organismo público descentralizado de México, creado por Porfirio Díaz en 1907, nacionalizado por Lázaro Cárdenas del Río en 1937 y puesto en liquidación por Vicente Fox Quesada tras la desincorporación del Sistema Ferroviario Mexicano iniciada por Ernesto Zedillo Ponce de León en 1997.

Historia

Los inicios del ferrocarril en México se remontan a las concesiones otorgadas por Maximiliano I de México continuadas después por Benito Juárez.

El antecedente original de la empresa fue creado bajo el mandato del gobierno de Porfirio Díaz, ya que bajo su gobierno de 30 años fue desarrollada la mayor parte de las vías férreas que actualmente existen. De hecho, antes del "Porfiriato", solo se había construido la vía del Mexicano de México a Veracruz, pues el mayor interés del Gral. Díaz fue desarrollar al país industrialmente, pero tuvo un especial ahínco por el ferrocarril.

Ferrocarriles Mexicanos.

La mayoría de los ferrocarriles de aquel entonces estaban administrados por empresas extranjeras y solo unos cuantos eran de origen nacional. Por ejemplo, el Ferrocarril Sud-Pacífico de México estaba bajo régimen del ferrocarril estadounidense Southern Pacific y algunas vías del noreste de México eran del ferrocarril Atchison, Topeka & Santa Fe. En el centro del país operaba la empresa Ferrocarril Central Mexicano, originalmente de capital extranjero.

En 1898, José Ivés Limantour propuso regular el sistema de concesiones de las compañías ferrocarrileras sobre las futuras líneas a construirse a partir de 1900. Ese mismo año la Secretaría de Hacienda expidió la primera Ley General de Ferrocarriles. Esta ley estableció otorgar concesiones para tender líneas férreas únicamente cuando estas satisficieran las necesidades económicas del país y unieran el interior de la República con los puertos comerciales de mayor importancia. [1]

El 29 de febrero de 1908 se firmó el convenio entre el gobierno federal y las fusionadas empresas del Ferrocarril Central y el Ferrocarril Nacional para crear la Compañía de los Ferrocarriles Nacionales de México, en donde el Estado mexicano tenía una participación aproximada del 58% de la red ferroviaria.[1]

Ferrocarriles Nacionales de México fue creada para administrar las concesiones de todos los ferrocarriles del país. Posteriormente surgieron también "empresas hermanas" las cuales fueron:

Cabe aclarar que, aunque las empresas ferroviarias del país habían sido nacionalizadas, seguían, en parte, involucradas manos extranjeras. Posteriormente el Gral. Lázaro Cárdenas del Río los expropió y los puso bajo manos mexicanas completa y definitivamente en 1937. Más tarde, en el año de 1987, el gobierno mexicano decidió fusionar los ferrocarriles FCP, SBC y CH-P en una sola entidad y creó una gerencia para cada una de las regiones en que dividió al sistema de FNM: Centro, Sur, Pacífico, Pacífico norte, Sureste y Noreste, que eran supervisadas directamente por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en sus diferentes épocas.

Las siglas utilizadas por esta organización fueron N de M y la frase: Unir-Servir. Hasta los años 80's y después de los 90's hasta su desaparición las siglas fueron FNM.

Actualmente FNM es una compañía del Estado que se encuentra en proceso de liquidación y controla algunas líneas que no pudieron ser concesionadas o que resultan de importancia para la economía nacional, como el Trans-Istmico, que va de Salina Cruz, Oaxaca a Coatzacoalcos, Veracruz, aunque los trabajos directos los da como contratos a compañías privadas. La compañía dejó de ser la administradora de la mayoría de las rutas de ferrocarril, ya que éstas pasaron a manos privadas como concesión, quedando su control bajo una subsecretaría de la S.C.T. y ésta la dividió en cuatro ferrocarriles principales, operación que ha supuesto al gobierno mexicano ingresos de 2,300 millones de dólares. Sólo las llamadas líneas cortas, que representan el 23% del total de los trayectos, son todavía de su propiedad.

Other Languages