Ferrocarriles Argentinos

Ferrocarriles Argentinos
Nuevos FA (svg).svg
AcrónimoFA o FASE
TipoSociedad del Estado
IndustriaTransporte ferroviario
Fundación15 de abril de 2015
Fundador(es)Gobierno argentino
SedeEstación Retiro, Bandera de la Ciudad de Buenos Aires Ciudad de Buenos Aires, ArgentinaFlag of Argentina.svg Argentina
Área de operaciónArgentina
Servicios• Administración de infraestructura ferroviaria.
• Transporte de cargas y pasajeros
Presupuesto32.000 millones de Pesos (2016/2018)
Ingresos15.000 millones de USD (2016)
Beneficio de explotación45.000 millones de USD (2017)
Beneficio neto35.000 millones de USD (2023)
Activos15.000 millones de USD (2016)
Capital social25.000 millones de USD (2016)
HoldingTrenes Argentinos Infraestructura
Trenes Argentinos Operaciones
Trenes Argentinos Cargas
PropietarioGobierno de la República Argentina
Cronología
Ferrocarriles ArgentinosFA o FASE

Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado (FASE), es el nombre de la empresa estatal que administra desde 2015 la totalidad de la red ferroviaria argentina como responsable única de la infraestructura de vías y de los sistemas de control de circulación de trenes en un modelo de acceso abierto. Funciona como organismo coordinador de distintas unidades específicas responsables del desarrollo y mantenimiento de la infraestructura ferroviaria, de la prestación de servicios de pasajeros y de servicios de cargas y logística.

Tomó el nombre y el logotipo de la empresa homónima previa al concesionamiento de servicios de la década de 1990. Previo a la creación de la nueva sociedad, el Ministerio del Interior y Transporte había comenzado a utilizar el nombre Trenes Argentinos como marca común de las empresas ferroviarias del Estado posteriormente con el nombre Nuevos Ferrocarriles Argentinos. Luego de la asunción del gobierno de Mauricio Macri, la empresa volvió a utilizar de forma comercial el nombre de Trenes Argentinos.[1]

Historia

Antecedentes

El anuncio de la creación de Ferrocarriles Argentinos fue realizado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, el 1º de marzo de 2015. Al día siguiente, Cristina Fernández de Kirchner y el poder ejecutivo dejaron sin efecto los contratos de dos empresas, encargadas de la administración de cuatro líneas suburbanas del área metropolitana de Buenos Aires: Corredores Ferroviarios, del grupo Roggio, administraba las líneas San Martín y Mitre y Argentren, del grupo Emepa, que administraba las líneas Belgrano Sur y Roca.[2]

El proyecto de ley

Primer servicio comercial del tren № 277 Retiro - Rosario. La nueva empresa operará trenes de pasajeros y cargas.

El proyecto de ley enviado al congreso provee que el Estado recupere la administración de la totalidad de la infraestructura que en 2015 estaba fragmentada en distintos operadores. También habilita al poder Ejecutivo a poner bajo análisis todas las concesiones y contratos vigentes, tanto de pasajeros como de cargas.[3]

El 8 de abril de 2015 la Cámara de Diputados aprobó, y remitió al Senado, el proyecto de ley con 223 votos a favor, 5 en contra y 6 abstenciones.[4]

El 15 de abril de 2015, la Cámara de Senadores convirtió en ley al proyecto con 53 votos a favor y 2 en contra (Fernando Solanas y Norma Morandini).[5]