Ferrocarril del Sud

Ferrocarril del Sud
Insignia del Ferrocarril del Sud - Estación Banfield, Buenos Aires.jpg
Insignia del Ferrocarril en Estación Banfield.
Industria Ferroviaria
Fundación 1862
Fundador(es) Edward Lumb
Desaparición 1948
(Adquirido por el Estado Argentino)
Nombres anteriores Buenos Aires Great Southern Railway
Sede central Buenos Aires
Ámbito Buenos Aires
Río Negro
Neuquén
Presidente Edward Banfield
Servicios Transporte de Pasajeros y Cargas
Cronología
[ editar datos en Wikidata]
Mapa de la red del FCS.
Estación Plaza Constitución, terminal de la línea.

El Ferrocarril del Sud fue una compañía de capitales británicos que construyó y operó una red de ferrocarriles en la Argentina en la segunda mitad del Siglo XIX hasta la primera mitad del Siglo XX. La compañía fue fundada por Edward Lumb en 1862 como Buenos Aires Great Southern Railway (BAGS) y su primer gerente general fue Edward Banfield.

Para 1930 la compañía se había convertido en una gran empresa, probablemente la mayor de su tipo en el hemisferio sur, con más de 8.000 km de vías mayormente de trocha ancha (1,676 m), 504 estaciones, 857 locomotoras a vapor, 955 carruajes, 16.602 vagones y más de 30.000 empleados. Su influencia en la vida y desarrollo de la Provincia de Buenos Aires fue considerable. La red de vías comunicaba los pueblos del interior de la provincia con la capital, y permitía que los productos agropecuarios alcanzaran los puertos de Buenos Aires, Necochea y Bahía Blanca. La compañía y sus subsidiarias poseían y operaban instalaciones de manejo de granos, un campo de frutas experimental en Cinco Saltos en el Alto Valle del Río Negro, una estación de energía en Bahía Blanca, la Compañía Argentina de Distribuidores de Frutas, el Club Hotel de la Ventana, y un hotel con campo de golf en Miramar. La compañía construyó el Puerto Ingeniero White, uno de los puertos de Bahía Blanca, e instaló dos elevadores de granos en 1908 para hacer frente al incremento del tráfico de granos, y construyó un embarcadero para proporcionar atraque para cuatro buques de vapor. Junto con las otras compañías de ferrocarriles de capitales británicos, la empresa tenía participación en la Compañía Ferrocarriles de Petróleo en Comodoro Rivadavia cuyos pozos proveyeron una gran cantidad del fuel oil utilizado por los ferrocarriles. La empresa además controlaba y operaba el Dock Sud en la boca del Riachuelo.

Los últimos años de la década del ´20 marcaron el pico de la prosperidad de la compañía. Sin embargo, poco después comenzaron a sentirse los efectos negativos de la devaluación progresiva del Peso Moneda Nacional y el incremento de los costos laborales. Además la compañía sufría ante la creciente competencia del transporte automotor.

Luego de que el presidente Juan Domingo Perón nacionalizara los ferrocarriles en 1948, esta línea pasó a denominarse Ferrocarril General Roca.

El Mercado de Plaza Constitución

La Región pampeana argentina, una de las zonas más fértiles de la Tierra.[1]

La Plaza Constitución era en Buenos Aires, el punto de reunión y concentración de las carretas que venían del sur entrando por la "Calle Larga" (actual Montes de Oca), tras sortear el Riachuelo por el antiguo Puente de Gálvez. Este medio de transporte era costoso, lo cual dificultaba mover los productos largas distancias para su comercialización y exportación. Allí en 1860 llegaron 7.416 carretas cargadas con lanas y cueros (cada carreta podía transportar aproximadamente 25 bultos de 100 kilogramos cada uno), cobrando fletes por valor de 4.153.638 de pesos moneda corriente. Además el Mercado de Constitución representaba las 2/3 partes del tráfico total del sur.

En cuanto al transporte de pasajeros, la situación era similar. Las diligencias realizaban 3 viajes mensuales a Lobos, Cañuelas, 25 de Mayo, Saladillo y Dolores, mientras que a Tandil y Lobería lo hacían dos veces al mes, y a Bahía Blanca, sólo una. Eran acompañadas en sus extensos viajes por cuarteadores, que ayudaban a sortear ríos y arroyos. Las paradas eran puntos de encuentro, las terminales de aquélla época. En Lomas de Zamora, lo era La Botica (en la Av. Alsina y Fonrouge), que constituía la primera posta para los viajeros desde Buenos Aires hacia el sur.

Este sistema de transporte tenía inmensas desventajas. No todos los caminos eran tales. Asimismo, la presencia de cursos de agua obligaba a grandes desvíos. Como agregado, la marcha diaria era de sólo 80 km. Los pasajeros podían adquirir boletos de 3 clases. Aunque los 9 a 14 pasajeros viajaban juntos, esta diferenciación se aplicaba a rajatabla cuando se planteaba algún problema. Cuando había que poner el hombro para sacar la carreta de un lodazal, ahí estaban los de 3.ª. Clase a la par de los cuarteadores.

Todo esto convertía a Plaza Constitución en el sitio ideal para construir la Estación Cabecera de un Gran Ferrocarril que uniera la Capital con el sur de la Provincia.

Other Languages