Ferrocarril Huancayo-Huancavelica

El Ferrocarril Huancayo-Huancavelica también llamado “El Tren Macho” es un histórico y legendario ferrocarril en actual funcionamiento, con una extensión de 128 Km. une las ciudades de Huancayo y Huancavelica, en la sierra central del Perú.

Se construyó gracias a la influencia del Ministro de Fomento Celestino Manchego Muñoz durante el Gobierno del Presidente Augusto Leguia[1]

Antecedentes históricos

Este ferrocarril nace por ley 667 del 20 de noviembre de 1907. Originalmente diseñado para llegar hasta Castrovirreyna y Ayacucho. Los primeros estudios los llevó a cabo el señor Carlos Weber. Ese mismo año los trabajos se iniciaron con fondos del Estanco del Tabaco, pero la construcción era muy lenta y fue paralizado en 1910, cuando se había avanzado 20 km de terraplenes y 8 de rieles.

El 2 de setiembre de 1910 Carlos B. Eddy y el gobierno firmaron un contrato para la construcción desde el punto hasta el que se habían detenido. No se hizo ningún trabajo por muchos años bajo este nuevo contrato. Las obras fueron reiniciadas por el propio gobierno en 1918.

Le dicen el Tren Macho porque hasta hace pocos años, debido a la diversos factores no tenía la debida atención técnica, así que popularmente se difundió la creativa leyenda del tren que “parte cuando quiere y llega cuando puede”. Es uno de los dos únicos ferrocarriles que son todavía de propiedad del Estado en el Perú. Tiene 148 km de longitud y una trocha de 0,914 m. Fue entregado al tráfico en el año 1926 un sector inicial de 77 km y el resto en 1933. El ministro Celestino Manchego Muñoz, decidió ampliar la ruta a Huancavelica para dar impulso a la zona.

Se llegó a construir algunos kilómetros adicionales, rumbo a Castrovirreyna y Ayacucho, no obstante, las dificultades técnicas y los continuos deslizamientos de tierras, condicionaron la cancelación de obras.

Other Languages