Ferrocarril General Urquiza

Ferrocarril General Urquiza
El Gran Capitán.jpg
Tren El Gran Capitán cruzando
el paso a nivel de la calle Julio Argentino Roca en Hurlingham.
Lugar
UbicaciónArgentina
Descripción
TipoFerrocarril
Inauguración1948 (nacionalización)
1888 (apertura)
InicioBandera de la Ciudad de Buenos Aires Buenos Aires
FinBandera de Provincia de Misiones Misiones
Características técnicas
Ancho de vía1435 mm
ElectrificaciónEntre Federico Lacroze y General Lemos por tercer riel
PropietarioBandera de Argentina Estado nacional
Explotación
OperadorMetrovías (Línea Urquiza, urbano)
Estado nacional
Mapa
Urquiza railw map.jpg
Red del Ferrocarril General Urquiza en su máxima extensión.
[editar datos en Wikidata]
Estación Concordia Central, cabecera del FCGU.

El Ferrocarril General Urquiza (FCGU), llamado así en homenaje al primer presidente constitucional de Argentina, Justo José de Urquiza, tiene una trocha estándar (1,435 m) y es parte de la red ferroviaria argentina. El trazado conectaba la ciudad de Buenos Aires con el noreste del país, recorriendo la Mesopotamia argentina. Este ramal queda reducido al trayecto Pilar - Posadas debido a que en el mes de marzo de 2018 se procede al retiro de los cruces que existían hasta entonces con el Ferrocarril San Martín tanto el de la localidad de Hurlingham como el de Pilar en la Provincia de Buenos Aires, desafectando así del troncal la conexión original entre la Estación Federico Lacroze y la Mesopotamia.

La red de este ferrocarril se extiende por las provincias de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y tuvo un pequeño tramo en la provincia de Santa Fe. Existen conexiones con las redes ferroviarias del Uruguay (sobre la represa de Salto Grande desde el 25 de agosto de 1982[1]​), Paraguay (puente Internacional San Roque González de Santa Cruz desde el 9 de abril de 1990) y de Brasil (puente Internacional Agustín P. Justo-Getúlio Vargas desde el 12 de octubre de 1945).

El Ferrocarril General Urquiza posee un servicio suburbano «Línea Urquiza» en el Gran Buenos Aires, entre la estación Federico Lacroze, en el barrio porteño de Chacarita, y la estación General Lemos en la localidad bonaerense de San Miguel.

Origen

Los ferrocarriles mesopotámicos

Vista del río Paraná a la altura de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Su curso fue siempre una importante barrera física para la integración de la Mesopotamia al resto del país.

La división entre ferrocarriles de propiedad privada (centrados en la región pampeana) y estatales (básicamente en las demás regiones) fue remarcada por una diferencia de trocha. Los ferrocarriles privados comenzaron a utilizar invariablemente la trocha ancha (1,676 m) desde 1857, mientras que los ferrocarriles estatales optaron por la trocha métrica (1,000 m) en el norte del país y una conjunción de trocha "económica" (0,750 m) y ancha en la Patagonia. La decisión por parte del Estado nacional de utilizar una trocha más angosta respondía a una razón económica dado el complejo panorama que planteaba atravesar zonas de montaña y regiones boscosas. Esta decisión, tomada por el Gobierno nacional en la década de 1870, dificultó la integración operativa de las redes hasta la actualidad. A este panorama se sumó una complicación adicional: para aquel entonces la región mesopotámica (Entre Ríos, Corrientes y Misiones) tenía más vínculos comerciales con Brasil y Uruguay, que con el resto del país, del cual se hallaba físicamente separado por el caudaloso río Paraná. Tanto el Ferrocarril Primer Entrerriano en 1866 como el Ferrocarril Central del Uruguay adoptaron la trocha universal o estándar (1,435 m), la misma que las empresas ferroviarias mesopotámicas adoptaron al momento de construir sus ferrocarriles. Gracias al Ferrocarril Central de Buenos Aires, que inició sus operaciones como tranvía (que en general en Argentina utilizaban la trocha estándar), años más adelante, los ferrocarriles mesopotámicos pudieron llegar a Buenos Aires.

Además, al momento de la nacionalización, a diferencia de lo ocurrido con las otras líneas (generalmente descendientes directos de los ferrocarriles más importantes), en el caso de los ferrocarriles mesopotámicos no existía una empresa "madre", sino una red de formación bastante heterogénea que vivió una árdua evolución a lo largo de su historia, la cual estaba constituida por los siguientes ferrocarriles:

  • Ferrocarril Primer Entrerriano (FCPE): el 9 de julio de 1866 un grupo de empresarios argentinos inauguró el ramal de Gualeguay a Puerto Ruiz (10 km) en la provincia de Entre Ríos. Éste fue el primer ramal ferroviario de la región mesopotámica y fue también la primera línea en utilizar la trocha estándar en la cuenca del Plata. Debido a los problemas económicos de la empresa, pasó a manos del Estado nacional en 1874 y fue vendida al Ferrocarril Entre Ríos en 1896.
  • Ferrocarril Central Entrerriano (FCCER): fue una compañía ferroviaria propiedad del Gobierno de Entre Ríos que construyó y operó una línea de trocha estándar entre las ciudades de Paraná y Concepción del Uruguay y más tarde agregó los ramales hasta Villaguay, Gualeguaychú y Victoria. La red de este ferrocarril llegó a tener 612 km, extendiendo sus servicios entre los ríos Paraná y Uruguay. El 29 de enero de 1892 esta empresa provincial fue adquirida por la compañía de capitales británicos The Entre Rios Railway Company Limited, por lo que la empresa pasó a llamarse Ferrocarril Entre Ríos.
  • Ferrocarril Entre Ríos (FCER): comenzó sus operaciones en 1892 comprando los 612 km de la red operada por la empresa del Estado provincial, el Ferrocarril Central Entrerriano. Cuatro años después la compañía compró el Ferrocarril Primer Entrerriano perteneciente al Gobierno nacional. A partir de 1899 esta empresa comenzó a abrir nuevos ramales y en 1915 su operación fue fusionada con la del Ferrocarril Nordeste Argentino con una administración conjunta centralizada en la ciudad de Concordia.
  • Ferrocarril Primer Correntino (FCPC): se creó en 1892 por iniciativa del empresario italiano Francisco Bolla, dueño del ingenio azucarero Primer Correntino, quién solicitó a la legislatura de Corrientes, la construcción y operación de una línea férrea con el propósito de trasladar cargas (principalmente azúcar de caña), empleados del ingenio y otros pasajeros. Dicho ferrocarril fue construido en una trocha de 0,600 m, conocida como tipo Decauville. La empresa operó dos ramales desde el ingenio Primer Correntino, a San Luis del Palmar y a la ciudad de Corrientes, y pequeños ramales industriales anexos. En 1904 cesó sus operaciones y parte de sus vías fueron levantadas. En 1908 lo que quedaba fue adquirido por el empresario naviero Carlos Dodero, quien recibió una nueva concesión del Gobierno de Corrientes, creando el Ferrocarril Correntino (FCC). La línea extendió los ramales hasta Caá Catí y Mburucuyá y en 1912 pasó a denominarse Compañía General de Ferrocarriles Económicos de la Provincia de Corrientes. Tras fracasar económicamente, dicha empresa fue adquirida por el Gobierno de Corrientes en 1927, siendo renombrada como Ferrocarril Provincial de Corrientes (FCPC).
  • Líneas del Este de la Administración General de Ferrocarriles del Estado (FCE): pertenecientes al Estado nacional, contaban con la línea Diamante-Curuzú Cuatiá y ramales laterales a Paraná, Concordia y La Paz. Enlazaba con el Ferrocarril Entre Ríos en Crespo y en Paraná y con el Nordeste en Concordia y Curuzú Cuatiá. Contaba con salidas a los puertos de Concordia, Diamante y La Paz.

Para fines de los años 1940 en la región mesopotámica la fusión de empresas ferroviarias resultó en una compañía de capitales británicos que administraba dos empresas de trocha estándar: el Ferrocarril Nordeste Argentino y el Ferrocarril Entre Ríos. Aparte de esta compañía privada existía el ferrocarril de propiedad nacional (Líneas del Este) y un ferrocarril provincial de trocha Decauville (Ferrocarril Provincial de Corrientes).

El Ferrocarril Central de Buenos Aires

Desde 1870 los hermanos Lacroze operaban líneas de tranvías a caballo en la Ciudad de Buenos Aires bajo el nombre de Tramway Central. El 6 de abril de 1888 esta misma empresa inauguró el servicio Buenos Aires-Pilar (47 km) bajo la denominación de Tramway Rural, el cual también funcionaba con tracción a sangre. La línea fue extendida hasta Zárate (53 km) el 27 de julio de 1888. En 1891 se incorporó la tracción a vapor y poco después (26 de agosto de 1897) pasó a llamarse Ferrocarril Rural de la Provincia de Buenos Aires (FCRPBA). Luego de la muerte de Federico Lacroze en 1899, la empresa continuó adelante bajo el mando de su hijo Teófilo. En 1906 la empresa fue rebautizada como Ferrocarril Central de Buenos Aires (FCCBA). Sus estaciones eran: Buenos Aires (Lacroze), Chacarita, Lynch, San Martín, Pereyra, San Miguel, Piñero, Toro, Pilar, Empalme, Pavón, Capilla, Escalada, Zárate.[3]

Entre 1889 y 1915 fueron abiertos los tramos de la línea principal que debía alcanzar la ciudad de Villa María (provincia de Córdoba), terminal proyectada del servicio. Sin embargo, los trabajos se estancaron en la precaria estación Cuatro de Febrero en la provincia de Santa Fe, en el medio del campo.

Los ramales laterales a San Martín y a Campo de Mayo fueron abiertos el 20 de febrero de 1911 y el 30 de noviembre de 1914, respectivamente. La sección metropolitana había nacido como un servicio tranviario que partía originalmente de la esquina de Corrientes y Reconquista siguiendo por la avenida Corrientes hasta Chacarita, donde pasaba a circular por vías del Tranvía Rural. En la actual estación Lynch se desprendía el ramal lateral a San Martín hacia la estación Migueletes del ex Ferrocarril Central Argentino, donde se establecieron vías de intercambio con la trocha de 1,676 m. El 14 de marzo de 1908 se autorizó la tracción eléctrica desde la estación Federico Lacroze hasta San Martín, y el servicio de tranvías eléctricos fue inaugurado el 23 de noviembre de 1908. Para aquel entonces el ramal a San Martín seguía manteniendo 3 estaciones: Lugones (km 7,90), Roma (km 8,50) y San Martín (hoy plaza Kennedy).

Conexiones fluviales

El 15 de marzo de 1908 fue inaugurada con un tren de cargas la conexión con ferrobarcos (ferry boats) entre los embarcaderos de Puerto Ibicuy en el río Paraná Ibicuy y Zárate en el río Paraná de las Palmas, conectando los ferrocarriles Entre Ríos y Central Buenos Aires que habían firmado un convenio de tráfico común. Se utilizaron para ello los ferrobarcos Lucía Carbó, Mercedes Lacroze y María Parera adquiridos por el Ferrocarril Entre Ríos para el trayecto de 106 km por el río Paraná de las Palmas que podía acortarse a 80 km en algunas circunstancias. El 29 de mayo de 1908 cruzó el primer tren con pasajeros realizándose la inauguración oficial. El 26 de junio de 1926 una colisión entre el Mercedes Lacroze y María Parera hizo que este último se hundiera. En 1965 fue incorporado al servicio el ferry Tabaré. En Zárate, la vía principal tenía la particularidad de poseer una pronunciada rampa entre el atracadero de los barcos y la planicie superior o Zárate Alto, barrancas del Paraná de por medio. Todos los trenes debían ser asistidos desde el muelle hasta pasada la estación por una locomotora auxiliar. En el Zárate Bajo se encontraba el atracadero donde arribaba el ferry boat. Hasta allí llegaban los trenes provenientes de Zárate Alto, que para operar sobre la zona de trasbordo, las locomotoras debían llevar acopladas chatas con lastre.

El 5 de mayo de 1929 fue inaugurado el servicio de cargas con ferrobarcos del Ferrocarril Entre Ríos entre el embarcadero de Puerto Ibicuy y un embarcadero en Dock Sud en el Puerto de Buenos Aires, utilizándose los ferrobarcos Carmen Avellaneda, Delfina Mitre y Dolores de Urquiza que hacían el viaje por el río Paraná Guazú y el Río de la Plata. Desde el embarcadero de Dock Sud las vías llegaban al frigorífico Anglo, hasta donde se trasladaba ganado en pie.[4]

El 20 de octubre de 1913 fue inaugurada la conexión con Paraguay mediante ferrobarcos del Ferrocarril Nordeste Argentino que permitían viajar hasta Asunción por las vías del Ferrocarril Central del Paraguay sin cambiar de vagón. Se destinaron los ferrobarcos Ezequiel Ramos Mejia y Roque Sáenz Peña para realizar el cruce del río Paraná entre los embarcaderos Posadas y Pacú-Cuá.[6]​ Al inaugurarse la represa de Yacyretá el 7 de julio de 1998 el ramal paraguayo quedó cortado en Encarnación finalizando la conexión con Asunción.

La conexión con la Viação Férrea do Rio Grande do Sul de Brasil (trocha 1,000 m) sobre el puente Internacional Agustín P. Justo-Getúlio Vargas entre Paso de los Libres y Uruguayana fue inaugurada el 12 de octubre de 1945. Para ello fue necesario construir un ramal de doble vía entre ambas estaciones.

Conformación del Ferrocarril General Urquiza

Perón con la banda presidencial (1946). Durante su gestión fueron nacionalizadas casi todas las empresas de servicios públicos.
Propaganda del Primer Plan Quinquenal. Promocionando la nacionalización de los servicios públicos (1946-1951).

La crisis de la década del treinta bloqueó las ya escasas posibilidades de expansión de la actividad pampeana. El cierre de los mercados mundiales fue paralelo al estancamiento, y la declinación física de las cosechas de la región. La menor actividad agraria afectaba sus ingresos y su rentabilidad, al mismo tiempo que agrega un elemento adicional para desestimular todo tipo de inversión. Paralelamente, el ferrocarril también comenzó a sufrir la pérdida del tráfico de corta distancia, por las razones técnicas que benefician al camión en esos tramos. La desaparición de este segmento del mercado repercutió aún más en su rentabilidad. La suma de estos factores hizo que el ferrocarril en Argentina llegara al fin de la Segunda Guerra Mundial en condiciones de elevada obsolescencia, caracterizada por la antigüedad de sus equipos y la falta de adecuación a la logística moderna. La mayoría de las locomotoras y vagones habían superado su vida útil y buena parte de las vías estaban tal cual habían sido tendidas a fines del siglo anterior.

Luego de arduas negociaciones el 13 de febrero de 1947 el Gobierno nacional firmó el convenio de adquisición de los ferrocarriles de capital británico que operaban en el país, adquiriendo entre ellos al Ferrocarril Entre Ríos y al Ferrocarril Nordeste Argentino. El 1 de marzo de 1948 el Estado nacional tomó formal posesión de ambos ferrocarriles mediante decreto n.° 32574/1948. Ese mismo año el decreto del P.E. n.° 20024/1948 dispuso una restructuración total del sistema ferroviario nacional. A partir de ese momento, las nuevas líneas llevarían los nombres de próceres o personajes ilustres del país que tuvieran algo que ver con la región en la que operaban: en el caso de los ferrocarriles mesopotámicos, todos ellos (privados y públicos) fueron unificados y rebautizados como Ferrocarril Nacional General Urquiza (FCNGU). En los fundamentos del decreto se expresa que es un deber del gobierno mantener vivo en el pueblo el culto a la memoria de los forjadores de la nacionalidad, como tributo de gratitud a sus patrióticos afanes y para fortalecer los sentimientos de solidaridad con nuestro pasado.[8]​ estableciéndose la gerencia central en la ciudad entrerriana de Concordia.

El 14 de mayo de 1949 el Estado nacional tomó posesión del Ferrocarril Central de Buenos Aires, perteneciente a una empresa privada argentina, y anexó su red al de las líneas mesopotámicas, con los cual el Ferrocarril Nacional General Urquiza ganaba un acceso a la Capital Federal. Además, adquirió una sección local en el Gran Buenos Aires y algunos kilómetros de vías en el interior de la provincia de Buenos Aires.

El 11 de mayo de 1951 los 209 km de trocha de 0,600 m del Ferrocarril Provincial de Corrientes, conocido como Ferrocarril Económico Correntino, fueron transferidos al Estado nacional por resolución n.° 842/51 del Ministerio de Transportes de la Nación, que fue aprobada por decreto n.° 11593 del 26 de noviembre de 1952, quedando integrado en el Ferrocarril Nacional General Urquiza.[10]

La Empresa Nacional de Transportes (ENT) -también a cargo del transporte tranviario, subterráneo y automotor nacionalizado- agrupó a los ferrocarriles estatizados y reorganizados como empresas autónomas hasta que en 1956 fue creada la Superintendencia de Ferrocarriles. Una resolución de 12 de enero de 1956 dispuso suprimir el adjetivo Nacional en las denominaciones de todos los ferrocarriles del país, siendo desde entonces Ferrocarril General Urquiza. La ENT fue disuelta y reemplazada en 1958 por la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino (EFEA), agrupando solo a las 6 líneas ferroviarias, empresa que en 1968 adoptó el nombre de Ferrocarriles Argentinos.

Los kilometrajes de las estaciones del Ferrocarril Urquiza fueron heredados de las empresas originales, las cuales tenían su km 0 en: Ferrocarril Central Buenos Aires en la estación Federico Lacroze; Ferrocarril Entre Ríos en la estación Bajada Grande; Líneas del Este de los Ferrocarriles del Estado en la estación Puerto de Diamante; Ferrocarril Nordeste Argentino en la estación Concordia Central; Ferrocarril Provincial de Corrientes en la estación Corrientes de esa línea.

Other Languages