Ferrocarril

Transporte de mercancías por ferrocarril en Inglaterra.
Un tren de Ferroexpreso Pampeano llevando y balasto y vías férreas para las obras de construcción en el Ferrocarril General Roca en Argentina.
Interior de un tren de pasajeros en Finlandia.

El ferrocarril (del latín: ferrum,[1] ‘hierro’, y carril) o transporte ferroviario es un sistema de transporte de personas y mercancías guiado sobre una via férrea.

Aunque normalmente se entiende que los carriles o rieles son de acero o hierro, que hacen el camino o vía férrea sobre la cual circulan los trenes, dentro de esta clasificación se incluyen medios de transporte que emplean otros tipos de guiado, tales como los trenes de levitación magnética.

Se trata de un transporte con ventajas comparativas en ciertos aspectos, tales como el consumo de combustible por tonelada/kilómetro transportada, la entidad del impacto ambiental que causa o la posibilidad de realizar transportes masivos, que hacen relevante su uso en el mundo moderno.

Historia

Líneas de ferrocarril

Ferrocarril urbano: tranvía de caballos en Brno (República Checa).
Antiguas vagonetas mineras.

La primera noticia de un sistema de transporte sobre carriles fue una línea de 3 kilómetros que seguía el camino Diolkos, que se utilizaba para transportar botes sobre plataformas a lo largo del istmo de Corinto durante el siglo VI a. C. Las plataformas eran empujadas por esclavos y se guiaban por hendiduras excavadas sobre la piedra. La línea se mantuvo funcionando durante 600 años.[2]

Los ferrocarriles comenzaron a reaparecer en Europa tras la Alta Edad Media. La primera noticia sobre un ferrocarril en el continente europeo en este periodo aparece en una vidriera en la catedral de Friburgo de Brisgovia en torno a 1350.[5]

A partir de 1550, las líneas de vía estrecha con carriles de madera empezaron a generalizarse en las minas europeas.[7]

El primer ferrocarril propiamente tal (esto es, fabricado con hierro) estaba formado por un cuerpo de madera recubierto por una chapa, y fue fabricado en 1768.[10]

La era del vapor

Tanques de agua de la antigua estación de FF.CC. de Calatayud (España).
Tren histórico con locomotora de vapor, en Inglaterra.
Locomotora del año 1925, del tren histórico y turístico de Arganda (Madrid, España).

El desarrollo del motor de vapor impulsó la idea de crear locomotoras de vapor que pudieran arrastrar trenes por líneas. La primera fue patentada por James Watt en 1769 y revisada en 1782, pero los motores eran demasiado pesados y generaban poca presión como para ser empleados en locomotoras. En 1804, utilizando un motor de alta precisión, Richard Trevithick presentó la primera locomotora capaz de arrastrar un tren en Merthyr Tydfil ( Reino Unido).[16]

En 1811, John Blenkinsop diseñó la primera locomotora funcional que se presentó en la línea entre Middleton y Leeds. La locomotora, denominada Salamanca, se construyó en 1812.[17]

En 1830 se inauguró la primera línea de ferrocarril interurbano, la línea entre Liverpool y Mánchester. La vía utilizada era del mismo tipo que otras anteriores, como la del ferrocarril entre Stockton y Darlington.[19]

En los años siguientes, el éxito de las locomotoras de vapor hizo que las líneas de ferrocarril y las locomotoras se extendieran por todo el mundo.

Electrificación y dieselización

Locomotora diésel rusa 2TE10UU.
Shinkansen serie 0, inaugurado en 1964.

Las primeras pruebas con trenes eléctricos las inició Rober Davidson en 1838, cuando construyó un carruaje equipado por baterías capaz de alcanzar 6,4 km/h. El primer ferrocarril con suministro eléctrico en la vía fue el tranvía que circulaba en 1883 entre Portrush y Giant's Causeway, al norte de Irlanda, que utilizaba alimentación por un tercer riel. Los cables de alimentación a ferrocarriles se introdujeron en 1879, por Siemens en Berlín,[20] en tranvías que hasta entonces eran arrastrados por caballos.

La primera línea de ferrocarril convencional electríficada fue la línea Roslag en Suecia. En la década de 1890 algunas grandes ciudades, como Londres, París y México, utilizaron esta nueva técnica para construir líneas de metro urbanas. En ciudades medias, los tranvías se hicieron algo común y fueron el único medio de transporte público durante varias décadas. Todas estas líneas utilizaron corriente continua, y la primera línea que utilizó corriente alterna fue inaugurada en Austria en 1904.[21]

Las locomotoras de vapor necesitan un mantenimiento bastante elevado para funcionar. Tras la Segunda Guerra Mundial, los costes de personal se incrementaron de modo muy importante, lo que hizo que la tracción a vapor se encareciera sobre el resto. Al mismo tiempo, la guerra impulsó el desarrollo de los motores de combustión interna, que hicieron a las locomotoras diésel más baratas y potentes. Esto causó que varias compañías ferroviarias iniciaran programas para convertir todas sus locomotoras para líneas no electrificadas en locomotoras diésel.

Como consecuencia de la producción a gran escala de autovías tras la guerra, el transporte por ferrocarril se hizo menos popular, y el transporte aéreo comenzó a ocupar el mercado de los viajes de muy larga distancia. Muchos tranvías fueron sustituidos por autobuses, mientras que la necesidad de trasbordos hizo poco rentable el traslado de mercancías en distancias medias. Además, sucesos como el Gran escándalo del tranvía de Estados Unidos hicieron que el transporte por ferrocarril se redujera considerablemente.

En 1964, se inauguró en Japón la primera línea de Alta velocidad ferroviaria, llamado Shinkansen, tren bala, para resolver el problema de transporte entre las pobladas ciudades del país. Con el tiempo, este sistema se extendió por otros países, como Francia, España y Alemania, lo que hizo recuperar al viajero interurbano.

La crisis del petróleo de 1973 cambió la tendencia a la baja de los tranvías. Hizo que los que no se habían desmantelado, continúasen hasta nuestros días, al ser de nuevo más rentables. También la introducción de los contenedores contribuyó a mejorar la rentabilidad del transporte de mercancías.

Innovación

A lo largo de los años 70, se introdujo una automatización mayor, especialmente en el transporte interurbano, reduciendo los costes de operación. Algunas líneas de tranvía fueron transformadas en líneas de tren ligero, otras líneas se construyeron en ciudades que habían eliminado el tranvía décadas atrás. En los años 90, el foco de atención se situó en mejorar la accesibilidad, convirtiendo el tren en la solución al transporte de los discapacitados.

La innovación en nuevos sistemas de ferrocarril continúan actualmente, especialmente en campos como la alta velocidad.

Other Languages
Alemannisch: Eisenbahn
asturianu: Ferrocarril
Boarisch: Eisnbauhn
беларуская (тарашкевіца)‎: Чыгунка
brezhoneg: Hent-houarn
bosanski: Željeznica
català: Ferrocarril
нохчийн: Эчиг некъ
čeština: Železnice
Чӑвашла: Чукун çул
Cymraeg: Rheilffordd
dansk: Jernbane
Deutsch: Eisenbahn
Ελληνικά: Σιδηρόδρομος
English: Railway#top
Esperanto: Fervojo
eesti: Raudtee
euskara: Burdinbide
français: Chemin de fer
Nordfriisk: Iirsenbaan
furlan: Ferovie
Frysk: Spoarwegen
Gaeilge: Iarnród
贛語: 鐵路
Gàidhlig: Rathad-iarainn
galego: Ferrocarril
हिन्दी: रेल
hrvatski: Željeznica
hornjoserbsce: Železnica
magyar: Vasút
íslenska: Lestarsamgöngur
italiano: Ferrovia
日本語: 鉄道
қазақша: Темір жол
한국어: 철도
къарачай-малкъар: Темир джол
Latina: Ferrivia
Lëtzebuergesch: Eisebunn
lingála: Nzelá-masíni
lietuvių: Geležinkelis
latgaļu: Dzeļžaceļš
latviešu: Dzelzceļš
македонски: Железница
Napulitano: Ferruvia
Plattdüütsch: Iesenbahn
Nederlands: Spoorweg
norsk nynorsk: Jarnbane
norsk bokmål: Jernbane
Nouormand: C'mîn d'fé
Pälzisch: Aisebahn
polski: Kolej
português: Ferrovia
Runa Simi: Khillayñan
română: Cale ferată
srpskohrvatski / српскохрватски: Željeznica
slovenčina: Železnica
chiShona: Njanji
српски / srpski: Железница
svenska: Järnväg
Kiswahili: Reli
ślůnski: Bana
тоҷикӣ: Роҳи оҳан
Türkçe: Demiryolu
татарча/tatarça: Тимер юллар
اردو: پٹری
oʻzbekcha/ўзбекча: Temir yoʻl
West-Vlams: Yzerweg
中文: 鐵路
文言: 鐵路
Bân-lâm-gú: Thih-lō͘ ūn-su