Fernando Martín Espina

Fernando Martín Medalla al Deportivo
Olympic rings with white rims.svg Medallista olímpico Olympic rings with white rims.svg
Datos personales
Nombre completo Fernando Martín Espina
Nacimiento Madrid
25 de marzo de 1962
Nacionalidad(es) Española
Fallecimiento Madrid
3 de diciembre de 1989 (27 años)
Altura 2,05 m
Carrera
Deporte Baloncesto
Draft 2ª ronda (puesto 38) 1985 por New Jersey Nets[1]
Liga ACB y NBA
Posición Pívot
Carrera internacional
Selección España
Part. 86
Trayectoria
[ editar datos en Wikidata]

Fernando Martín Espina ( Madrid, 25 de marzo de 1962 - Madrid, 3 de diciembre de 1989) fue un jugador español de baloncesto, hermano del también jugador de baloncesto Antonio Martín.

Nació en Madrid, en el seno de una familia formada por Ricardo Martín Ajo (empresario del sector de la charcutería y de la construcción fallecido en 2003), Carmen Espina Prada (ama de casa fallecida en 2016) y tres hermanos más: Ricardo, Pedro y Antonio (también jugador de baloncesto profesional). Siempre vivió en el domicilio familiar situado en uno de los barrios residenciales más lujosos de Madrid, el Parque Conde de Orgaz. Su etapa escolar la pasó en el colegio San José del Parque de los hermanos maristas situado a poca distancia de su casa. Precisamente en los equipos de su colegio comenzó a despuntar como jugador de balonmano primero y de baloncesto después. Además llegó a ser campeón de Castilla de natación.

Jugó en Estudiantes, Real Madrid, Portland Trail Blazers y en la selección española, con los que conquistó diferentes éxitos. Fue el primer jugador europeo de formación no universitaria en fichar por un equipo de la NBA. Medía 2,05 m de altura y jugaba de pívot. Como jugador, destacó por su gran fortaleza física no exenta de técnica y talento. Miembro desde el 1 de marzo de 2007 del Salón de la Fama FIBA. Falleció en Madrid el 3 de diciembre de 1989 en un accidente de tráfico, a los 27 años.

Trayectoria

Inicios y entrada en la élite

Fernando Martín se inició en el baloncesto cuando ya tenía 15 años pero antes había practicado otros deportes, como judo o tenis de mesa, y destacando incluso en el balonmano, deporte que practicaba justo antes de probar con el baloncesto y en natación, disciplina en la que se proclamó campeón de Castilla de su categoría hasta en 5 ocasiones. De niño había padecido reuma de corazón, curiosamente al mismo tiempo que su hermano Antonio, y fue el médico que les trató esta dolencia quién instó a la madre de ambos para que hiciesen deporte con el fin de curarse.[2]​ Su excepcional físico y su actitud extremadamente competitiva fue lo que le permitió destacar en todas y cada una estas especialidades y lo que le iba a permitir dar el salto finalmente al baloncesto.

En mitad del curso escolar 77/78, Mariano Bartivas, que había sido jugador de Estudiantes y era el entrenador del equipo de baloncesto del colegio donde Fernando Martín estudiaba, le convenció para que jugase con ellos. Su impacto fue tal que al finalizar ese curso, Fernando ficharía por el equipo juvenil del Estudiantes para la siguiente temporada, la 78/79, en la que también le iba a llegar su primera convocatoria con la Selección nacional juvenil, entrenada por entonces por Aíto García Reneses y con la que iba a conseguir la medalla de plata en el Eurobasket de la categoría en 1979. Un año más tarde, en la temporada 79/80, iba a debutar con el primer equipo estudiantil, dirigido por Jesús Codina. Solo tendría que esperar un año más, a la temporada 80/81, para, aún en edad Junior, consolidarse como titular en el Estudiantes que conseguiría el subcampeonato de Liga frente al FC Barcelona, junto a los Vicente Gil, Alfonso del Corral, Charly López Rodríguez y el estadounidense Slab Jones.

Durante el transcurso de dicha temporada, comenzaron a llegarle ofertas para fichar por otros clubes pero fue el Joventut de Badalona quien antes consiguió llegar a un acuerdo con Estudiantes, llegando a realizar incluso un primer pago por el traspaso. Manel Comas, por entonces entrenador del equipo verdinegro, le había visto en la selección juvenil y aunque Fernado Martín aún mostraba grandes carencias, también exhibía un gran margen de mejora,[3]​ Antes de incorporarse al equipo madridista, el 13 de mayo de 1981, debutó con la Selección Absoluta en un partido amistoso contra Francia, jugado en Burdeos y que iba a ganar España por 106 a 109. Fernando Martín anotó 2 puntos en ese partido.

Su consagración en el Real Madrid y etapa NBA

Su llegada al Real Madrid se produjo en el verano de 1981. En este club, y en los siguientes cinco años, vivió los mejores años de su carrera deportiva, y llegó a consagrarse como el mejor pívot de España y uno de los mejores de Europa.

Con el equipo blanco conquistó cuatro títulos de la Liga ACB (1982, 1984, 1985 y 1986), tres de la Copa del Rey (1985,1986 y 1989), una Recopa (1989) y un Mundial de Clubs (1982). En 1985 fue subcampeón de la Copa de Europa.

Su figura llegó a seducir a los ojeadores de la NBA. En 1985 fue el primer jugador español en ser incluido en el draft. Lo eligieron los New Jersey Nets en la segunda ronda del Draft, en la posición 38. Viajó a Estados Unidos para disputar el campus de verano de este equipo y, a su finalización, se le propuso firmar un contrato no garantizado. Martín lo rechazó, y prefirió seguir un año más en España. Eso le permitiría participar en el Mundobasket que se disputaría en España en 1986, y en el que la selección española albergaba grandes esperanzas. Cabe mencionar que, en aquella época, los jugadores de la NBA no podían participar en las competiciones organizadas por la FIBA.

En verano de 1986 dio el gran paso y fichó por los Portland Trail Blazers de la NBA, convirtiéndose en el primer español y segundo europeo en entrar en la competición estadounidense.

Su estancia en los Trail Blazers, sin embargo, no fue todo lo afortunada que esperaba. Sufrió varias lesiones que le tuvieron, en total, cerca de dos meses apartado de las canchas, y que le impidieron contar con la continuidad de juego necesaria. Una fractura de nariz y una artroscopia en la rodilla fueron sus peores adversarios. A pesar de todo, el madrileño dio por buena la experiencia americana. Siempre dijo que había ido a la NBA a aprender.

Con los Trail Blazers solo jugó una temporada (1986-87), en la que disputó 24 partidos para un total de 146 minutos, 22 puntos y 28 rebotes.

En 1987 regresó al Real Madrid. Y entre otras cosas lo hizo porque el conjunto blanco le ofreció un contrato que, en aquel entonces, representaba un auténtico récord: 100 millones de pesetas anuales.

Su segunda etapa madridista fue menos fructífera. En el baloncesto español mandaba el FC Barcelona de los Epi, Solozabal y Audie Norris, el estadounidense con el que Martín mantuvo unos duelos épicos. A Martín le dio tiempo de añadir a su palmarés una Copa del Rey (1989) y una Recopa de Europa (1989) con un Real Madrid entonces liderado por el yugoslavo Drazen Petrovic.

Pocos meses después (tal y como le ocurriría tres años y medio más tarde al propio Petrovic), un trágico accidente acabó con su vida prematuramente.