Ferenc Puskás

Puskás
Olympic rings with white rims.svg Medallista olímpico Olympic rings with white rims.svg
Puskasreal.jpg
Datos personales
Nombre completo Ferenc Purczeld Bíró
Apodo(s) El Comandante Galopante, Cañoncito Pum, Pancho
Nacimiento Budapest
2 de abril de 1927
País Bandera de Hungría  Hungría
Nacionalidad(es) Bandera de Hungría Húngaro
Bandera de España Español
Fallecimiento Budapest
17 de noviembre de 2006 (79 años)
Altura 1,72 m (5 ft 8 in)
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1943
( Kispesti Athlétikai Klub)
Posición Delantero
Dorsal(es) 10
Retirada deportiva 8 de mayo de 1966
( Real Madrid Club de Fútbol)
Debut como entrenador 1966
( Deportivo Alavés)
Retirada como entrenador 1992
( South Melbourne Hellas)
Carrera internacional
Selección Bandera de Hungría Hungría
Bandera de España España
Part. (goles) 89 (84)
[ editar datos en Wikidata]

Ferenc Puskás ( ˈfɛrɛnʦ ˈpuʃkaːʃ), nacido como Ferenc Purczeld Bíró ( Budapest; 2 de abril de 1927- ibídem; 17 de noviembre de 2006),[2]

Figura legendaria del fútbol mundial y considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia según la UEFA y la FIFA —el máximo organismo futbolístico—,[4]​ fue internacional por dos países, circunstancia permitida en la época, contabilizando 85 encuentros con la selección húngara —conocida como el « Equipo de oro» y con la que ganó la Medalla de Oro en las Olimpiadas de Helsinki 1952 y logró el subcampeonato en la Copa Mundial de Suiza 1954—, y cuatro con la selección española tras adoptar la nacionalidad española en 1961.

Apodado «Cañoncito Pum» debido a su fuerte disparo de zurda y a sus goles, fue elegido por FIFA como el Máximo goleador del siglo en 2004 y ocupa el sexto lugar en el ranking del Mejor futbolista del siglo publicada por IFFHS en 2004. Dicha singularidad anotadora provocó que desde la temporada futbolística 2009-10 la FIFA otorgue el Premio Puskás en su honor, siendo otorgado al jugador que anote el mejor gol de la temporada.[5]

A nivel de clubes conquistó un total de quince títulos, cinco ligas húngaras, cinco ligas españolas, un campeonato de Copa de España, tres Copas de Europa, una Copa Intercontinental, mientras que logró cuatro veces proclamarse máximo goleador de la Primera División de España.

Al momento de su retirada era el segundo máximo goleador de la historia del Real Madrid C. F. —donde militó ocho temporadas—, únicamente superado en 65 goles por su ex-compañero de equipo Alfredo Di Stéfano, siendo ambos dos de los integrantes del recordado « Madrid de Di Stéfano» o «Madrid de las cinco Copas de Europa». Considerado como el mejor jugador húngaro de la historia,[7]

Tras su retirada deportiva en 1966 se dedicó a la parcela técnica donde entrenó a 13 equipos distintos en 27 temporadas, y habiendo dirigido al menos a un equipo de cada una de las confederaciones continentales,[n 2]​ siendo su mayor logro un subcampeonato de la Copa de Europa en la edición de 1971 con el Panathinaikós Athlitikos Omilos frente al Amsterdamsche Football Club Ajax de Johan Cruyff.

Trayectoria

Orígenes

Puskás nació como Ferenc Purczeld en Budapest y se crio en Kispest, por aquel entonces un pueblo cerca de la ciudad. Su padre, de igual nombre, era un suabo del Danubio de origen étnico alemán, que magiarizó su apellido a Puskás en 1937 tras la entrada del ejército alemán en el país.[10]​ donde su padre, que había jugado previamente para el club, era entrenador.

Inicialmente utilizó el nombre de Miklós Kovács para eludir las normas de la edad mínima antes de firmar oficialmente por el Kispest A. C. a la edad de doce años,[13]

Puskás durante un partido frente al Újpesti Torna Egylet en 1949.

El equipo finalizó en las posiciones de mitad baja de la tabla hasta que terminó por explotar en la primavera de 1945. Desde entonces se convirtió en una de las mejores escuadras de Hungría, y fue de sus compañeros József Nemes y József Mészáros de quien heredó su capacidad goleadora, relegándoles como el mejor goleador del equipo. Sin embargo, sus 35 goles anotados en la temporada 1945-46 fueron insuficientes en comparación con los conseguidos por las ya grandes figuras Ferenc Déak, autor de 66 tantos, y Ferenc Szusza, de 45. Ellos tres formaban ya en la selección húngara, y legarían a formar uno de los mejores equipos jamás vistos. Al año siguiente, con veinte años, fue la primera vez que estuvo cerca de conseguir el campeonato. Autor de 32 goles, sólo superado por Déak, llevó a su equipo al subcampeonato —el segundo en la historia del equipo y que era hasta la fecha su mejor resultado—, antes de convertirse en el máximo anotador del campeonato en 1948 con 50 goles bajo la dirección de Béla Guttmann.

Un equipo en transición tras la marcha del entrenador a Italia no vio llegar el éxito hasta un año después cuando tomado por el Ministerio Húngaro de Defensa (en húngaro, Magyar Honvédség) fue convertido en el club del ejército y por el que cambió su denominación por el de Budapesti Honvéd Sportegyesület (en español, Asociación Deportiva de la Defensa de la Patria de Budapest). Como resultado de una práctica que se extendió por numerosos clubes del país, a los jugadores de fútbol se les asignó rangos militares, siendo con el tiempo Puskás nombrado comandante, lo que supuso recibir otro de sus apodos: «El Comandante Galopante».[9]​ En la nueva temporada el club ganó la primera liga de su historia y de nuevo Puskás fue el máximo anotador, ambos hechos que revalidaron la temporada siguiente.

Como club del ejército, el Budapesti Honvéd S. E. utilizó el reclutamiento para adquirir los mejores jugadores húngaros del país, lo que llevó a materializar los fichajes de Zoltán Czibor y Sándor Kocsis, con quien conformó una de las mejores delanteras del club.[15]​ antes de su primera participación en un torneo internacional de clubes.

Con la recientemente inaugurada Copa de Clubes Campeones Europeos o Copa de Europa, y a la que rehusó participar en su primera edición, contendió en la edición 1956-57 como campeón húngaro. Emparejado contra el Atlético de Bilbao español en la primera ronda, los húngaros perdieron el partido de ida por 3-2 en San Mamés,[19]

Emigración y sanción

Tras dejar Hungría en 1956 y no regresar, fue juzgado por su grado militar en su ausencia bajo las acusaciones de “traidor a la patria” por el régimen comunista y no pudo volver a su país hasta 1981.

Al mismo tiempo, tanto el Milan Associazione Calcio como la Juventus Football Club, dos de los mejores clubes italianos del momento, intentaron su fichaje, pero estaba inhabilitado por la FIFA y por la UEFA por negarse a regresar a Budapest,[14]​ Fue tanteado por el Manchester United Football Club para reforzar un plantel devastado por el desastre aéreo de Múnich en 1958, pero debido a las reglas de la Football Association relativas a los extranjeros y el desconocimiento de Puskás del inglés hicieron que el entrenador Jimmy Murphy no pudiera cumplir su deseo de firmar al húngaro. Fue entonces cuando se presentó el club que le reportaría sus mayores logros deportivos.

Máximo esplendor en España

Puskás (junto a Di Stéfano), es el 5.º máximo goleador de la historia madridista con 242 goles.

Puskás continuó apartado de los terrenos de juego y decidió establecerse en España tras la poca suerte obtenida. Sin avances en su situación salvo otro fugaz y fútil acercamiento del Real Club Deportivo Español, no fue hasta el 11 de agosto de 1958, cuando a los 31 años, con bastante peso de más y con la negativa del secretario técnico del club, José Samitier, firmó por el Real Madrid Club de Fútbol presidido por Santiago Bernabéu. Una apuesta personal del máximo mandatario permitió que formase parte de una de las mejores delanteras jamás vistas en la historia compuesta por el francés Raymond Kopa, el español Paco Gento y los hispanoargentinos Héctor Rial y Alfredo Di Stéfano.

Poco se sabía en aquel entonces en España acerca de su juego y que estaba por deslumbrar, sobre todo formando una letal pareja con Di Stéfano, con quien estableció una gran amistad. Por aquel entonces el club madrileño era la referencia en Europa, habiendo conquistado nada menos que tres Copas de Europa consecutivas siendo el equipo a batir tanto a nivel nacional como continental.

Debutó con «los blancos» el 14 de septiembre de 1958 en la victoria por 1-2 frente a la Unión Deportiva Las Palmas, y su primer gol llegó una semana después en la victoria por 5-1 contra el Real Gijón siendo el autor de tres de ellos. Fue el primero de los cuatro hat-tricks que anotó en el campeonato para un total de 21 goles, dos menos que su compañero Di Stéfano, siendo los dos máximos realizadores. Pese al buen rendimiento mostrado, no consiguieron salir campeones tras un largo duelo con el Club de Fútbol Barcelona de principio a fin.[21]​ La dupla, fue autora de 59 goles y nueve hat-tricks, dos de ellos, uno por cada jugador, se profujo en la victoria por 10-1 frente a la U. D. Las Palmas en la que es una de las mayores victorias en la historia del campeonato.

Especialista en el disparo, durante la temporada 1960-61, anotó cuatro goles en un partido contra el Elche Club de Fútbol y en la temporada siguiente, marcó cinco goles contra el mismo equipo. Anotó dos tripletas más en « El Clásico» contra el C. F. Barcelona en 1963, uno en el estadio Santiago Bernabéu y otro en el Camp Nou. Durante ocho temporadas como madridista hasta la edad de 39 años, Puskás jugó 180 partidos de liga y marcó 156 goles, con una media de 0,87 goles por partido, y anotó 20 ó más goles durante sus primeros seis años en España —siendo tres de ellas superior a los 40—. Ganó el « pichichi» en cuatro ocasiones,[n 4]​ y ayudó al club a ganar la Liga cinco veces consecutivas entre 1961 y 1965, además de un Campeonato de España de Copa en 1962 en el que fue el autor de los dos goles de la victoria por 2-1 sobre el Sevilla Club de Fútbol. Circunstancia la de ser decisivo que se repitió más veces durante su estancia en Madrid.

En cuanto a sus participaciones en Europa, donde su club era el campeón vigente a su llegada, jugó 39 partidos en los que marcó 35 goles. Fue clave para que su equipo llegase a alcanzar nuevamente la final de la Copa de Europa de 1959, anotando en la ida y en la repetición decisiva de la semifinal del « derbi madrileño» —en la que fue la primera vez que dos clubes de la misma ciudad se enfrentaban en el torneo— ante el Club Atlético de Madrid, pero desgraciadamente no pudo comparecer en la final debido a una lesión y que sus compañeros terminaron por vencer. En la edición siguiente comenzó anotando una tripleta ante la Association Sportive La Jeunesse d'Esch y en ambos partidos de la semifinal contra el C. F. Barcelona, en la que clasificó a los madridistas a la final con tres goles en la eliminatoria. En la que fue su primera final de Copa de Europa se impuso al Eintracht Frankfurt Fußball en Glasgow por 7-3 ante 135 000 espectadores; Puskás marcó cuatro goles y Di Stéfano anotó tres.[22]

Puskas jugó con «los blancos» 5 finales de Copa de Europa, conquistando 3.

“Real wanders through Europe as the Vikings once walked, destroying everything in its path”
(“El Real Madrid se pasea por Europa como antaño se paseaban los vikingos, arrasándolo todo a su paso”)

The Times. 19 de mayo de 1960. Londres.

Consiguieron una hazaña que con el paso del tiempo sería histórica ya que no ha sido capaz de igualarse hasta el momento. Las cinco Copas de Europa consecutivas se mantienen como la mejor actuación lograda nunca por un equipo en la historia de la competición. Además, en consecuencia del último título, el club obtuvo el privilegio de disputar una nueva competición internacional recientemente instaurada por la FIFA: la Copa Intercontinental. Este trofeo fue disputado en adelante por el campeón de Europa y el campeón de Sudamérica (ganador de la Copa Campeones de América, homóloga de la Copa de Europa) para dilucidar quién era el mejor equipo del mundo. El Real Madrid salió vencedor tras derrotar al Club Atlético Peñarol por un global de 5-1,[23]​ corroborando así su condición de mejor equipo del mundo.

El también llamado « Madrid de Di Stéfano» subió así al club a lo más alto del panorama futbolístico internacional, logrando un gran reconocimiento por parte de medios, aficionados y equipos rivales.[26]​ El apodado por la afición española como «Pancho Puskás» y «Cañoncito Pum» fue galardonado con el Balón de Plata en 1960.

En posteriores campañas, anotó otras tres tripletas, incluyendo una en la final de 1962 contra el Sport Lisboa e Benfica, que perdieron por 5-3 —la otra fue contra el Football Club Internazionale Milano de Luis Suárez, Helenio Herrera y Sandro Mazzola—. Un veterano equipo que asombró a Europa comenzó a desvanecerse. No en vano, sus principales figuras, Di Stéfano y Puskás, contaban con 37 y 36 años respectivamente. Dicha final contra los italianos fue el último partido como madridista del hispanoargentino. Sin embargo, el jugador magiar continuó su estela y anotó cinco goles en dos partidos contra el Feyenoord que ayudaron al club a llegar a la final de la Copa Europea de 1966 —la octava del club en once años de competición— y quinta y última de Puskás. Un un equipo integrado por jóvenes españoles como Enrique Pérez Pachín, Pedro de Felipe, Manuel Sanchís, José Martínez Pirri, Ignacio Zoco, Paco Serena, Amancio Amaro, Ramón Grosso o Manuel Velázquez; todos ellos capitaneados por el veterano Paco Gento y conocido como el Madrid de los Yé-yé, fue el primero en vencer con el equipo entero formado por jugadores del país de origen del club, esto es, todos españoles. Puskás, de nuevo, no pudo disputarla por una recaída de una larga lesión sufrida en el invierno de esa misma campaña y de la que se restableció en abril. El club conquistó su sexto título, y Puskás su tercero en una competición en la que fue máximo realizador en dos ocasiones.

Disputó su último partido con 38 años, el 8 de mayo de 1966 dejando un balance de 242 goles en 262 partidos —a una media de 0,92 por encuentro— y diez títulos en su haber. Logro que le valieron para ser proclamado por la FIFA y la IFFHS como el Máximo Goleador del siglo XX, además del mejor futbolista húngaro de la historia, el 4.º mejor de Europa, y el 6.º mejor del mundo.[27]

“...Én imádtam a futballt! Imádtam a családomat és mindig a futballpályán jártam, engem több más nem érdekelt. Az én kabalám mindig a labda volt. Akkor éreztem magam biztosnak, amikor a labda nálam volt, vagy ha a labdába belerúghattam...”

“...Me encantaba el fútbol! Yo amaba a mi familia y yo estaba siempre en el campo de fútbol, no estaba interesado en nada más. El balón siempre fue mi mascota. Podía sentir confianza cuando tenía la pelota o cuando la pateaba...”

Ferenc Puskás tras su retirada.[28]
Other Languages
Aymar aru: Ferenc Puskás
azərbaycanca: Ferents Puşkaş
беларуская: Ферэнц Пушкаш
български: Ференц Пушкаш
বাংলা: পুশকাস
bosanski: Ferenc Puskás
کوردی: پوشکاش
čeština: Ferenc Puskás
føroyskt: Ferenc Puskás
français: Ferenc Puskás
hrvatski: Ferenc Puskás
Bahasa Indonesia: Ferenc Puskás
íslenska: Ferenc Puskás
italiano: Ferenc Puskás
Lëtzebuergesch: Ferenc Puskás
Malagasy: Ferenc Puskás
Napulitano: Ferenc Puskás
Nederlands: Ferenc Puskás
norsk nynorsk: Ferenc Puskás
português: Ferenc Puskás
Runa Simi: Ferenc Puskás
română: Ferenc Puskás
srpskohrvatski / српскохрватски: Ferenc Puskás
Simple English: Ferenc Puskás
slovenčina: Ferenc Puskás
slovenščina: Ferenc Puskás
српски / srpski: Ференц Пушкаш
ślůnski: Ferenc Puskás
Türkçe: Ferenc Puskás
українська: Ференц Пушкаш
oʻzbekcha/ўзбекча: Ferenc Puskás
Tiếng Việt: Ferenc Puskás
Volapük: Ferenc Puskás
მარგალური: ფერენც პუშკაში