Fenaquistoscopio

Un disco de fenaquistoscopio de  1893
Simulación del movimiento de las imágenes reflejadas en un espejo

El fenaquistoscopio (del griego   phénakistiscos (engañar) y scopein (examinar, mirar)) fue el primer juguete óptico que permitía reproducir el movimiento de una imagen. Se basaba en el efecto de la persistencia de la visión o persistencia retinal y fue inventado simultáneamente el 1832 por el físico belga Joseph Plateau y por el matemático e inventor austríaco Simon von Stampfer.[2]

El aparato está compuesto por un disco giratorio de cartón con una serie de rendijas o ranuras equidistantes y una serie de dibujos que descomponen las fases de un movimiento en una de sus caras. El espectador se sitúa delante de un espejo y coloca las imágenes de cara al espejo de forma que al hacer girar el disco y mirar a través de una ranura se obtiene la ilusión de las imágenes en movimiento. La separación entre las rendijas hace la función de obturador de forma que la imagen retenida en el cerebro puede unirse con la imagen siguiente del disco, dando sensación de movimiento cuando el cartón gira a una velocidad adecuada.

Etimología y Ortografía

Cuando el diario Le Figaro presentó el aparato en junio de 1833, ya explicó que el término “fenaquistoscopio” venía de las palabras griegas phénakistiscos, que venía del verbo “engañar” o ”decepcionar”, y de skopein, que significaba “examinar” o “mirar”, puesto que ops significaba “ojo”.[3]​ Así pues, el nombre que se quiso dar a la palabra era algo como “engaño de la mirada”, “decepción del ojo” o “ilusión óptica”.

El invento tiene como nombre real “fenaquisticopio” (phénakisticope), a pesar de que se hizo conocido con el nombre mal escrito: “Fenaquistoscopio” (phenakistoscope).

El término fenaquisticopio fue utilizado por primera vez posiblemente por la compañía francesa Alphonse Giroux et Compagnie en una solicitud por una licencia de exportación el 29 de mayo de 1833, y este nombre se utilizó en sus juegos de cajas.[5]

El inventor, Joseph Plateau, no le dio nombre al aparato cuando se presentó en enero de 1833, pero lo utilizó más tarde aquel mismo año en un artículo para referir-se a otra versión que había salido en el mercado con la cual él no tenía nada que ver. En ese momento, él tenía una edición del producto en el mercado la cual llamaba "Fantascopio". Una edición anterior se había denominado "Fantasmascopio".

El nombre de “fenaquistoscopio” posiblemente fue introducido por los litógrafos Forrester & Nichol en colaboración con el óptico Johnn Dunn; ellos utilizaron el título “El Fenaquistoscopio o el Disco Mágico” en sus juegos de cajas como publicidad en septiembre de 1833. La palabra “scopi”, que estaba escrita mal, se entendió como que venía de la palabra griega “skopos” que significaba “objeto de atención”, “observador” o “el que mira”, y que en aquel momento era bastante utilizado a la hora de denominar utensilios ópticos, como por ejemplo, el telescopio, el calidoscopio o el bioscopio.

Actualmente, el incorrecto “fenaquistoscopi” parece que es el más utilizado.

Other Languages
azərbaycanca: Fenakistiskop
български: Фенакистископ
brezhoneg: Fenakistoskop
Esperanto: Fenakistiskopo
فارسی: فریب‌بین
français: Phénakistiscope
Bahasa Indonesia: Fenakistoskop
Plattdüütsch: Phenakistiskop
Nederlands: Fenakistiscoop
português: Fenacistoscópio
srpskohrvatski / српскохрватски: Fenakistoskop
српски / srpski: Фенакистоскоп
Türkçe: Fenakistiskop
українська: Фенакістископ
中文: 費納奇鏡