Felix Schlayer

Felix Schlayer ( Reutlingen, Alemania; 20 de noviembre 1873Madrid, España; 25 de noviembre 1950) fue un ingeniero y empresario alemán que vivió alrededor de cincuenta años en España y fue cónsul de Noruega en Madrid durante el primer año de la Guerra Civil española. Prácticamente desconocido por el gran público hasta fechas recientes, de acuerdo con su testimonio, salvó la vida a más de novecientas personas en los primeros meses de la guerra en Madrid. Fue también el primero que relató las persecuciones, los asesinatos políticos masivos y las torturas de las checas en el Madrid republicano de 1936 en su obra Diplomat im roten Madrid, publicada en Berlín en alemán en pleno nazismo en 1938, y no traducida al español hasta 2005 con el título Matanzas en el Madrid republicano. Paseos, checas, Paracuellos..., y publicada con nueva traducción en 2008 con el título de Diplomático en el Madrid rojo.

Vida

No hay muchos datos disponibles acerca de su biografía. La mayor parte de ellos son los extraídos de su libro. De acuerdo con éste, se habría establecido en España en 1895, a los veintidós años, como empresario de maquinaria agrícola. Fue el inventor del «Heliaks» (Helico Axial Machine), una máquina trilladora helicoaxial, si bien es por su papel como diplomático, ya pasados los 60 años de edad, por lo que se le recuerda.

En julio de 1936, al estallar la guerra civil española, era el encargado de Negocios de la Embajada noruega en Madrid. Al encontrarse fuera de España el embajador noruego, ocupó el puesto de cónsul de Noruega. Durante el año que permaneció en su puesto como diplomático en la España republicana salvó la vida de unos novecientos refugiados, a los que acogió en la legación diplomática e intercedió ante el gobierno en varios casos, incluso facilitando en algún caso salvoconductos para escapar, por lo que José Manuel de Ezpeleta –uno de los máximos especialistas en las matanzas de Paracuellos del Jarama (vocal de la Hermandad de Nuestra Señora de los Caídos de Paracuellos del Jarama), y prologuista de la edición de las memorias de Schlayer– le ha considerado como el Schindler español. En noviembre de 1936 descubrió y afirmó haber dado testimonio a las autoridades republicanas de la matanza en Paracuellos de Jarama y Torrejón de Ardoz de más de cuatro mil personas que estaban detenidas en las cárceles de Madrid. Permaneció en su puesto en Madrid hasta julio de 1937, en que abandonó la España republicana junto a su esposa, de forma precipitada, según su testimonio, cuando estaba a punto de ser detenido por las milicias republicanas. Según el Secretario general del Cuerpo diplomático en Madrid, Henry Helfant, Schlayer perdió su puesto diplomático noruego por sus simpatías pro-nazis.[ cita requerida] Posteriormente estuvo en la zona franquista en fecha indeterminada (Schlayer cita en su libro su presencia en Salamanca, cuartel general de Franco, durante la guerra, lo cual sólo pudo tener lugar tras su salida de la zona republicana y antes de la publicación de su libro).

Regresó a España al finalizar la guerra civil y, ya con casi 70 años, se quedó a vivir en Torrelodones ( Madrid), donde ya había residido antes de la guerra. El 7 de marzo de 1940 testificó en la Causa General (un gran proceso judicial abierto por los vencedores de la guerra civil para informar "de los hechos delictivos y otros aspectos de la vida en zona roja desde el 18 de julio hasta la liberación")[2] Falleció en Madrid en 1950.

Other Languages