Felix Mendelssohn

Felix Mendelssohn
Felix Mendelssohn Bartholdy.jpg
Retrato de Felix Mendelssohn en 1846, por Eduard Magnus.
Información personal
Nombre de nacimiento Jakob Ludwig Felix Mendelssohn Bartholdy
Nacimiento 3 de febrero de 1809 Ver y modificar los datos en Wikidata
Hamburgo, Alemania Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 4 de noviembre de 1847 Ver y modificar los datos en Wikidata (38 años)
Leipzig, Reino de Sajonia Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Accidente cerebrovascular Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Berlín Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Alemana Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Lea Salomon y Abraham Mendelssohn
Cónyuge Cécile Jeanrenaud
Hijos Carl, Marie, Paul, Lilli y Felix.
Educación
Alumno de
Información profesional
Ocupación Compositor, pianista y director de orquesta
Género Ópera y sinfonía Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Música del Romanticismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Felix Mendelssohn ( Hamburgo, 3 de febrero de 1809- Leipzig, 4 de noviembre de 1847), cuyo nombre completo era Jakob Ludwig Felix Mendelssohn Bartholdy, fue un compositor, director de orquesta y pianista de música romántica alemán.

Era nieto del filósofo Moses Mendelssohn y nació en el seno de una destacada familia judía que más tarde se convirtió al protestantismo, adoptando el apellido Mendelssohn-Bartholdy. En su infancia fue considerado un prodigio musical, pero sus padres no trataron de sacar partido de sus habilidades. De hecho, su padre declinó la oportunidad de que Felix siguiera una carrera musical hasta que quedó claro que tenía la firme intención de dedicarse seriamente a ella.[1]

Al temprano éxito en Alemania, le siguió un viaje a través de toda Europa; Mendelssohn fue recibido particularmente bien en Inglaterra como compositor, director y solista, y sus diez visitas allí, durante las que estrenó la mayoría de sus obras, formaron una parte importante de su carrera adulta. Fundó el Conservatorio de Leipzig, un bastión de su lucha contra las perspectivas musicales radicales de algunos de sus contemporáneos.

Las obras de Mendelssohn incluyen sinfonías, conciertos, oratorios, oberturas, música para piano y música de cámara. También tuvo un importante papel en el resurgimiento del interés en la obra de Johann Sebastian Bach. Sus gustos musicales esencialmente conservadores lo separaron de muchos de sus contemporáneos más aventurados, como Franz Liszt, Richard Wagner o Hector Berlioz. Después de un largo periodo de denigración debido al cambio de los gustos musicales y el antisemitismo a finales del siglo XIX y comienzos del XX, su originalidad creativa tiene un buen reconocimiento,[2] ha sido evaluada de nuevo y se ha convertido en uno de los compositores más populares del periodo romántico.

Biografía

Infancia

Abraham Mendelssohn, padre del compositor.

Felix Mendelssohn, cuyo nombre completo fue Jakob Ludwig Felix Mendelssohn Bartholdy, nació el 3 de febrero de 1809 en Hamburgo ( Confederación del Rin, actual Alemania), hijo del matrimonio entre el banquero Abraham Mendelssohn (apellido que más tarde cambiaría a Mendelssohn Bartholdy), nieto del famoso filósofo judeoalemán Moses Mendelssohn, y Lea Salomon, miembro de la familia Itzig y hermana de Jakob Salomon Bartholdy. Felix tuvo tres hermanos: Paul, Fanny y Rebecca.

Abraham renunció a la religión judía, por lo que Felix y sus tres hermanos no recibieron educación religiosa en un principio pero fueron bautizados como cristianos, concretamente como protestantes luteranos,[5]

Carl Friedrich Zelter, de quien Mendelssohn comenzó a recibir clases de composición en 1817 en Berlín, fue una gran influencia en su carrera futura.

En 1811, cuando Felix tenía dos años, su familia se trasladó a Berlín, donde creció y se educó dentro de un entorno con gran influencia intelectual. Los padres, además, habían recibido una educación que les había proporcionado diversos conocimientos culturales; por ejemplo, la madre hablaba varias lenguas, tocaba el piano y dibujaba de «modo admirable», habilidad esta última que también poseía su hijo. Además, las grandes mentes de Alemania visitaron con frecuencia el hogar familiar de Mendelssohn en Berlín, incluyendo a Wilhelm y Alexander von Humboldt. Su hermana Rebecca se casó con el matemático belga Peter Gustav Lejeune Dirichlet. La educación de los hermanos Mendelssohn fue muy rígida: los padres adecuaron la creación de un entorno de trabajo para el desarrollo de sus hijos, con la finalidad de que aprovecharan la gran cultura que podían darles con sus recursos económicos. Fanny se convirtió en una destacada pianista y en una compositora aficionada, y en un principio Abraham llegó a pensar que ella, en lugar de su hermano, debería haberse dedicado a la música. Sin embargo, en ese momento, no se consideró apropiado (ya fuera por Abraham o Felix) que una mujer tuviera una carrera musical, por lo que Fanny permaneció como una músico aficionada. Seis de sus primeras canciones fueron publicadas posteriormente con su consentimiento bajo el nombre de Félix.[6]

Como Wolfgang Amadeus Mozart antes que él, Mendelssohn era un niño prodigio que tocaba el piano con maestría y componía piezas musicales. Cuando tenía seis años recibió lecciones de piano de su madre y con siete tuvo una profesora de piano, Marie Bigot, formada en París. Desde 1817 comenzó a recibir clases de composición con Carl Friedrich Zelter en Berlín. Éste fue una gran influencia en su carrera futura. Empleaba como base de su enseñanza musical El clave bien temperado, de Johann Sebastian Bach, pues admiraba y difundía entre sus alumnos las obras de éste. Casi con total seguridad, Zelter había sido recomendado como profesor de Felix por su tía Sarah Levy, que había sido alumna de Wilhelm Friedemann Bach y mecenas de Carl Philipp Emanuel Bach, y era una talentosa intérprete autodidacta al teclado; a menudo interpretaba con la orquesta de Zelter en la Singakademie de Berlín (de la que ella y la familia Mendelssohn también eran mecenas).[8]

Madurez prematura

Felix Mendelssohn en 1821, cuando tenía doce años de edad, retratado por Carl Joseph Begas.

Probablemente la primera aparición pública de Mendelssohn fue cuando tenía nueve años durante un concierto de música de cámara en el que acompañaba a un dúo de trompas.[9] Cuando era adolescente, a menudo interpretaba sus propias obras en casa, acompañado de una orquesta privada, para los socios de sus padres entre la élite intelectual de Berlín. También fue un compositor prolífico a una temprana edad, dado que a los diez años comenzó a componer y a los once ya había escrito un trío para piano y cuerdas, una sonata para piano y violín, cuatro piezas para órgano, una opereta cómica en tres actos y una cantata; a los doce compuso cinco cuartetos para cuerdas, nueve fugas, varias piezas para piano y dos operetas; a los trece tocó en público un concierto suyo para piano y compuso su primera obra publicada, un cuarteto para piano (probablemente Abraham Mendelssohn consiguió la publicación de este trabajo por la casa de Adolf Martin Schlesinger); y a los catorce disponía de una orquesta privada. Estas obras permanecieron en el olvido durante más de un siglo, pero ahora han sido grabadas y de vez en cuando son interpretadas en conciertos.

En 1824, al cumplir los quince, se ensayó por primera vez su ópera Los dos sobrinos (Die beiden Neffen oder der Onkel aus Boston, abreviado simplemente como Die beiden Neffen) con orquesta, terminó su duodécima sinfonía juvenil, que es anterior a sus cinco sinfonías conocidas, y compuso su Primera Sinfonía en do menor (op. 11). Ese mismo año recibió clases del compositor y virtuoso del piano Ignaz Moscheles, quien sin embargo confesó en sus diarios que tenía poco que enseñarle.[10] Moscheles se convirtió en un compañero y amigo cercano de Mendelssohn durante toda su vida.

En 1825, a la edad de 16 años, escribió su Octeto en mi mayor.[12] es decir, una pieza no escrita deliberadamente para acompañar una representación en un escenario pero que evoca un tema literario en la interpretación de un concierto. La obertura fue un género que se popularizó en el Romanticismo musical.

A pesar del éxito musical que tenía Felix, ya se acercaba a la edad en la cual debía optar por una carrera y su padre quería estar realmente seguro de que su hijo podía ganarse la vida como músico. Para ello, el banquero llevó a su hijo a París en la primavera de 1825, con la intención de conocer la opinión del famoso compositor italiano Luigi Cherubini, director del Conservatorio de la ciudad.[13]

El verano de 1825, la familia Mendelssohn se trasladó a una mansión en el número 3 de Leipzigerstraße, a las afueras de Berlín (vista de la casa en 1900).

Durante ese verano, la familia Mendelssohn se trasladó a su nuevo domicilio en una mansión situada en las afueras de Berlín, en el número 3 de Leipzigerstraße. Este lugar fue fuente de inspiración de muchas obras del joven Felix y también fue el centro social y musical de Berlín. En la parte posterior del edificio existía un jardín de unos siete acres, que originariamente había formado parte del coto de caza de Federico II. En el centro del jardín y en sitio privilegiado, había una pérgola pintada al fresco con «capacidad para varios cientos de personas», que permanecía abierta en verano y era cerrada con cristales en invierno, y se convertía en teatro y salón de conciertos. A estas veladas musicales en casa de los Mendelssohn asistieron algunas personalidades muy notables de la época, como Alexander von Humboldt, Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Johann Gustav Droysen, Ignaz Moscheles, Friedrich August Rosen, Heinrich Heine o Adolf Bernhard Marx, entre otros.[15]

En 1827 tuvo lugar el estreno, y única representación en vida del compositor, de su ópera Die Hochzeit des Camacho (La boda de Camacho). El fracaso de esta producción hizo que desechara la idea de aventurarse en este género otra vez.

Aparte de la música, la educación de Mendelssohn incluyó el arte, la literatura, idiomas y filosofía. Era un artista experto con el lápiz y la acuarela, hablaba (aparte de su alemán nativo) inglés, italiano y latín, y estaba interesado en la literatura clásica; tradujo la comedia Andria, de Publio Terencio Africano, en 1825 para su tutor Carl Wilhelm Ludwig Heyse, que se mostró impresionado y la publicó en 1826 como una obra de «su alumno, F***».[16] Esta traducción también permitió que Mendelssohn pudiera estudiar en la Universidad de Berlín, donde asistió desde 1826 hasta 1829 a conferencias sobre estética con Georg Wilhelm Friedrich Hegel, de Historia con Eduard Gans y sobre Geografía con Carl Ritter.

Weber y Goethe

Mendelssohn conoció a Johann Wolfgang von Goethe el 6 de noviembre de 1821 y el poeta quedó enormemente impresionado con él.

En 1821 el joven Felix había visto la ópera de Carl Maria von Weber Der Freischütz (El cazador furtivo) y se mostró admirado con ella. La influencia de Weber fue decisiva en la vocación profesional del joven Mendelssohn y el talento literario de éste fue tan precoz como su genio musical. El 6 de noviembre del mismo año, su maestro Zelter lo llevó a visitar a Johann Wolfgang von Goethe, de 72 años, en Weimar. El joven músico, luego, escribió a su madre una carta sobre el poeta:

No me sorprende que la figura del anciano caballero resulte imponente, Goethe no es mucho más alto que papá, pero su aspecto, su lenguaje y su nombre son imponentes. Su pelo no es del todo blanco, su paso es firme y sus maneras suaves, pero la fuerza de su voz es maravillosa y puede gritar como diez mil guerreros.

Goethe estaba tan enormemente sorprendido con Mendelssohn, que realizó la siguiente comparación con Wolfgang Amadeus Mozart en una conversación con Zelter:

«Los prodigios musicales [...] son probablemente muy raros pero lo que este pequeño hombre puede hacer improvisando y tocando a primera vista está cercano al milagro y no podía creer que esto fuera posible a tan corta edad». «¿Y has oído a Mozart con sus siete años en Fráncfort?», dijo Zelter. «Sí», contestó Goethe, «[...] pero lo que tu alumno ya logra en relación con lo que Mozart logró en ese tiempo, es similar a la relación que hay entre la conversación cultivada de una persona adulta con el balbuceo de un niño».[17]

Mendelssohn fue invitado a encontrarse con Goethe en varias ocasiones posteriormente y musicalizó algunos de sus poemas; otras de sus composiciones estuvieron inspiradas por obras de Goethe, incluyendo a las oberturas Meeresstille und glückliche Fahrt (Mar calmado y próspero viaje) op. 27 de 1828 y la cantata Die erste Walpurgisnacht (La primera noche de Walpurgis) op. 60 de 1832.

Redescubrimiento de Bach

Mendelssohn recuperó la Pasión según San Mateo de Johann Sebastian Bach, que no había sido interpretada desde la muerte de éste en 1750.

Mendelssohn le propuso a su maestro, Zelter, dirigir en público la Pasión según San Mateo, de Johann Sebastian Bach, al que admiraba gracias a su maestro. Por razones técnicas, Zelter consideró imposible la ejecución de esta obra, pero el ímpetu de Felix se impuso y, con el apoyo de Zelter y la ayuda de un amigo, el actor Eduard Devrient, se interpretó esta obra el 11 de marzo de 1829 en Berlín. Era la primera vez que se ejecutaba desde la muerte de Bach en 1750 y Mendelssohn realizó los arreglos y dirigió la orquesta y Zelter los coros de la Singakademie de Berlín. El éxito de esta representación fue un elemento importante en el redescubrimiento de Bach para el gran público en Alemania y, más tarde, en toda Europa, ya que por aquella época predominaba la música de Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart, Carl Maria von Weber, Gaspare Spontini, Gioachino Rossini, Christoph Willibald Gluck, Carl Heinrich Graun, Johann Friedrich Fasch y Georg Friedrich Händel. Este éxito le proporcionó a Mendelssohn una gran aceptación entre el público cuando sólo tenía 20 años. También llevó a una de las pocas referencias que Mendelssohn hizo sobre sus orígenes: «¡Pensar que se ha tenido a un actor y al hijo de un judío (Judensohn) para reanimar la mejor música cristiana para el mundo!».[18]

Viajes a Gran Bretaña e Italia

Tiempo después, siguiendo los consejos de su padre, Felix Mendelssohn emprendió una serie de viajes para dar a conocer su talento en otras tierras. En abril de 1829, visitó Inglaterra por primera vez. Moscheles se había instalado en Londres y lo presentó en influyentes círculos musicales. Dirigió en Londres un concierto en la Sociedad Filarmónica en el que interpretaron su Primera Sinfonía y que fue un gran éxito. Los críticos aclamaron su música y su obra. Cinco días más tarde, Felix hizo su primera aparición como pianista tocando de memoria el Konzerstück de Weber. En verano visitó Edimburgo, donde entabló amistad con el compositor John Thomson. En sus siguientes visitas a Londres conoció a la reina Victoria y a su marido, el príncipe Alberto, ambos grandes admiradores de su música.

Escocia inspiró dos de sus obras más conocidas, su poema sinfónico (aunque titulado «Obertura») de 1830 titulado Las Hébridas, también conocido como La gruta de Fingal, que se interpreta regularmente en la actualidad; y su Tercera Sinfonía, denominada Escocesa, que Mendelssohn escribió de forma intermitente entre 1830 y 1842. Ambas obras están inspiradas en paisajes y temas populares de Escocia, como la gruta de Fingal, que no sólo despertaron su genio musical, sino también su inspiración poética. Su oratorio Elijah fue estrenado en Birmingham en el Triennial Music Festival el 26 de agosto de 1846. En su última visita a Inglaterra en 1847 fue el solista en el Concierto para piano n.º 4 de Ludwig van Beethoven y dirigió su Sinfonía Escocesa con la Orquesta Filarmónica ante la pareja Real. Realizó diez visitas a Gran Bretaña a lo largo de su vida, haciendo un total aproximado de 20 meses, en los que tuvo grandes ganancias económicas, suficientes para que Mendelssohn se llevara una profunda impresión de la vida musical británica. No se dedicó únicamente a componer e interpretar, sino que también centró sus esfuerzos en realizar las primeras ediciones críticas para algunas editoriales de los oratorios de Georg Friedrich Händel y de la música para órgano de Johann Sebastian Bach.[19] En Londres estuvo trabajando en varias obras: una pieza para órgano para el casamiento de su hermana Fanny con el pintor Wilhelm Hensel y una opereta para las bodas de plata de sus padres.

Una vez restablecido de un accidente sufrido en su rodilla y que lo postró durante dos meses en cama, retornó a sus viajes. Uno de sus numerosos viajes por Europa lo llevó a Italia en otoño de 1830, donde se inspiró para su Cuarta Sinfonía llamada Italiana, una de sus obras más conocidas. Conoció a Hector Berlioz en Roma y a Franz Liszt en París. En 1832 escribió la Sinfonía La Reforma, que sería su quinta y última sinfonía.

Düsseldorf, Leipzig y Berlín

Acuarela de Mendelssohn de 1836, representando a la Gewandhaus.

Tras la muerte de Zelter en 1832, Mendelssohn tenía algunas esperanzas de hacerse con su puesto de director de la Singakademie de Berlín. Sin embargo, fue derrotado por Karl Rungenhagen tras una votación en enero de 1833. Esto pudo deberse a la juventud de Mendelssohn y el miedo a las posibles innovaciones; también algunos sospecharon que pudo ser debido a su linaje judío.[21] Mendelssohn trabajó con el dramaturgo Karl Leberecht Immermann para mejorar las normas de teatro locales e hizo su primera aparición como director de ópera en la producción de Immermann de Don Giovanni de Mozart a finales de 1833, cuando se mostró resentido ante las protestas de la audiencia sobre el coste de la entrada. Felix Mendelssohn ya era considerado, pues, un músico profesional. A pesar de desempeñar una gran labor, tuvo problemas con el intendente de la ciudad. Debido a ello y a su frustración en sus obligaciones cotidianas en Düsseldorf y su provincialismo, dimitió de su cargo a finales de 1834 «antes que someterme a intrigas y mezquindades». Pesó en la decisión el hecho de que había recibido además una invitación para dirigir en Leipzig.

Viajó a esa ciudad en 1835, para hacerse cargo de la dirección de la Orquesta de la Gewandhaus. Este nombramiento fue sumamente importante para él, ya que hizo que se sintiera como un alemán y deseó tener un papel importante en la vida musical de su país. En este sentido, este nombramiento supuso una reparación moral por su decepción con el nombramiento de la Singakademie. A pesar de los esfuerzos del rey de Prusia, Federico Guillermo III, para atraerlo a Berlín, Mendelssohn estaba concentrado en el desarrollo de su vida musical en Leipzig, trabajando no sólo con la orquesta sino también con el teatro de ópera, el Coro de la iglesia de Santo Tomás y otros coros e instituciones musicales de la ciudad. Los conciertos que dio Mendelssohn incluyeron, aparte de muchas de sus propias obras, tres series de «conciertos históricos» y numerosas obras de sus coetáneos. En noviembre de ese año, a los pocos meses de su llegada a Leipzig, experimentó la primera gran pena de su vida: el fallecimiento de su padre de un ataque al corazón.

Mendelssohn en 1839, con 30 años de edad.

El 28 de marzo de 1837, Felix Mendelssohn contrajo matrimonio con Cécile Jeanrenaud, hija de un clérigo protestante francés,[23] Mendlessohn fue también capaz de reanimar el interés por la obra de Franz Schubert. Robert Schumann descubrió el manuscrito de la Novena Sinfonía de Schubert y se lo envió a Mendelssohn, quien puntualmente la estrenó en Leipzig el 21 de marzo de 1839, más de una década después de la muerte del compositor.

Un hito conseguido por Mendelssohn durante los años de su estancia en Leipzig fue el estreno de su oratorio Paulus, que tuvo lugar en el Lower Rhine Festival en 1836, poco después de la muerte de su padre. Muchos de los contemporáneos de Mendelssohn opinaron que Paulus era su trabajo más fino y más excepcional y puso el sello a su reputación europea. Los escépticos incluyeron a Heinrich Heine que escribió sobre esta obra «el mejor y más ingenioso cálculo, la inteligencia aguda y, finalmente, la carencia completa de veteranía. ¿Pero hay en el arte alguna originalidad de genio sin veteranía?»;[24] anticipando a Wagner y a muchos de los críticos posteriores de Mendelssohn que atacaron la supuesta desenvoltura del compositor.

Cécile Jeanrenaud, esposa de Mendelssohn, en 1846 por Eduard Magnus.

Federico Guillermo IV accedió al trono prusiano en 1840 con la ambición de convertir a Berlín en centro cultural. Ésta incluía el establecimiento de una escuela de música y reformar la música sacra. La elección obvia como cabeza de estas reformas fue Mendelssohn, quien era sin embargo reacio a asumir dicha tarea, un rechazo asociado quizás con anteriores decepciones en la ciudad, especialmente teniendo en cuenta su posición de fuerza en Leipzig en aquella época. Aunque Mendelssohn pasó algo de tiempo en Berlín escribiendo alguna obra sacra y también, a requerimiento del Rey, música para la producción de la Antígona de Sófocles, la fundación de la escuela nunca se materializó y varias de las promesas (en términos financieros, título y programación de conciertos) hechas a Mendelssohn por la corte no se cumplieron. En 1842, Mendelssohn tenía unos 33 años y la vida le sonreía: gozaba de incuestionable prestigio e independencia económica. Ese mismo año, compuso música para determinados pasajes de la obra de Shakespeare El sueño de una noche de verano, para la que ya había escrito la obertura. Una de las piezas de esta obra es la famosa Marcha nupcial, que se sigue tocando en la actualidad en numerosas bodas.

Sin embargo, en 1843, Mendelssohn fundó una importante escuela de música, el Conservatorio de Leipzig, y persuadió a Ignaz Moscheles y a Robert Schumann para que se unieran a él; otros prominentes músicos, incluyendo a los intérpretes de cuerdas Ferdinand David y Joseph Joachim, y al teórico musical Moritz Hauptmann, también se convirtieron en miembros del Conservatorio. Después de la muerte de Mendelssohn en 1847, su tradición conservadora fue mantenida por Moscheles, que lo sucedió como director del Conservatorio.

Casa de Mendelssohn en Leipzig, donde falleció.

En 1844, alternó su tiempo entre Leipzig y Berlín. Compuso gran cantidad de obras, como el famoso Concierto para violín, trabajó con afán para erigir un monumento a Johann Sebastian Bach, dirigió e interpretó conciertos en Alemania e Inglaterra, muchos de ellos «a beneficio» o de carácter caritativo. Toda esta gran tarea lo dejó extenuado y sufría de severos dolores de cabeza y fatiga aguda. Por ello Mendelssohn suspendió sus actividades por un tiempo, dejó Berlín y se retiró a Fráncfort. En 1845 volvió al puesto de director de concierto de la Gewandhaus de Leipzig, y con ello a todas sus actividades anteriores: componer, dirigir, enseñar, etc. En 1846, visitó Inglaterra por última vez, donde ofreció conciertos en varias ciudades. Fue invitado a tocar en el Palacio de Buckingham en presencia de la reina Victoria y del príncipe Alberto.[26]

Fallecimiento

Lápida de Felix Mendelssohn.

Mendelssohn volvió a Leipzig. Sufrió problemas debidos a su mala salud en los últimos años de su vida, probablemente agravados por problemas nerviosos y el exceso de trabajo. Por recomendación médica, aceptó ayuda de otros para cumplir sus tareas; pero el 14 de mayo de 1847 falleció súbitamente su hermana Fanny, víctima de embolia cerebral, y el golpe que le produjo la noticia le causó un derrame cerebral. Se restableció transitoriamente y retornó a su trabajo. Escribió algunas composiciones, dio unos pocos conciertos, pero había algo en su arte que lo hacía diferente de sus épocas anteriores. Señaló su amigo Henry Chorley: «Cuando lo oí tocar, sentí como si me hubiera despedido para siempre del músico». La enfermedad del músico era mental y violentos dolores de cabeza le provocaban desvanecimientos.

Antes de su recaída final escribió una canción más: «Nachtlied». Cuando Mendelssohn estaba gravemente enfermo, un gentío se agolpaba en la puerta de su residencia y se publicaban boletines cada hora sobre su estado de salud. Alrededor de las 21:00 del día 4 de noviembre de 1847, el compositor se hallaba inconsciente, rodeado por su familia y amigos. Murió a los 38 años de edad. Su abuelo Moses, su hermana Fanny y algunos otros de sus familiares habían fallecido a causa de apoplejías similares.[27] Su funeral tuvo lugar en la Paulinerkirche de Leipzig y fue enterrado en el cementerio trinitario de Berlín- Kreuzberg.

Other Languages
беларуская: Фелікс Мендэльсон
беларуская (тарашкевіца)‎: Фэлікс Мэндэльсон
کوردیی ناوەندی: فێلیکس مێندلسۆن
interlingua: Felix Mendelssohn
Bahasa Indonesia: Felix Mendelssohn
Кыргызча: Мендельсон
Lëtzebuergesch: Felix Mendelssohn
македонски: Феликс Менделсон
norsk nynorsk: Felix Mendelssohn
norsk bokmål: Felix Mendelssohn
srpskohrvatski / српскохрватски: Felix Mendelssohn
Simple English: Felix Mendelssohn
српски / srpski: Феликс Менделсон
українська: Фелікс Мендельсон
oʻzbekcha/ўзбекча: Mendelson
Tiếng Việt: Felix Mendelssohn
West-Vlams: Felix Mendelssohn