Federico Vidiella

Federico Rómulo Vidiella Fortet
080 MO 1.jpg
Retrato de Federico Vidiella.

Coat of arms of Uruguay.svg
Ministro de Hacienda de Uruguay
1917- 1921

Coat of arms of Uruguay.svg
Ministro de Hacienda de Uruguay
1894- 1899

Información personal
Nacimiento 01850-06-06 06 de junio de 1850
Salto (Uruguay)
Fallecimiento 01927-01-21 21 de enero de 1927
Londres, siendo repatriados sus restos el mismo año.
Familia
Padres Dorotea Fortet y Francisco Vidiella comerciante español, fundador de las industrias vitivinícolas en la zona sur de Uruguay
Cónyuge el 01878-02-27 27 de febrero de 1878 casado en Montevideo con Malvina Horne hija de Carlos Ridgely Horne y Mercedes Lavalle[1]
Información profesional
Ocupación político, diplomático
[ editar datos en Wikidata]

Federico Vidiella (1850-1927) fue un político, diplomático y hacendado uruguayo. Hijo de Francisco Vidiella y Rosa Fortet. Casado con Malvina Horne Lavalle.

Biografía

Director del Banco de la República Oriental del Uruguay (1890); ministro de Hacienda durante dos períodos (1894-98 y 1917); a su iniciativa se debió la fundación del Banco de la República Oriental del Uruguay (1896). Director del Banco Hipotecario del Uruguay; presidente de la Junta Económico-Administrativa de la capital (1905-07). Por dos veces, ministro plenipotenciario en Inglaterra (1909 y 1919-27). Continuó al frente de la granja fundada por su padre, D. Francisco Vidiella; fundó, además, una cabaña para reproductores finos, siendo coautor del proyecto de registro genealógico para las razas vacuna y caballar importadas, llevado por la Asociación Rural del Uruguay. Fue además uno de los impulsores de la apertura del Registro de Caballos Criollos (ver Caballo criollo) en 1929.

"La acción del Banco de la República será poderosa, amplia, vasta, útil, proficua porque viene a ser esfuerzo impulsor de nuestra riqueza acumulada; regulador normal del crédito, sin intermitencias ni caprichos en sus múltiples manifestaciones; ayuda constante de la producción y del trabajo" (Fragmento del discurso pronunciado por el Ministro de Hacienda, Don Federico Vidiella, en ocasión de la instalación del Primer Directorio del Banco de la República el 24 de agosto de 1896)

"...no se trata de crear un banco panacea que abra sus cajas a todos los que pidan dinero simplemente con la intención de no devolverlo, sino [uno] que ayude al agricultor, al ganadero, al comerciante..." Federico Vidiella (1896)

Juan Manuel Blanes le dedicó un cuadro en 1898: Juramento de los Treinta y Tres Orientales.[2]

Other Languages