Federico Lacroze

Federico Lacroze
FedericoLacroze.jpg
Información personal
Nacimiento4 de noviembre de 1835
Buenos Aires, Argentina
Fallecimiento16 de febrero de 1899 (63 años)
Buenos Aires, Argentina
Lugar de sepulturaCementerio de la Recoleta Ver y modificar los datos en Wikidata
ResidenciaCementerio de la Recoleta, Buenos Aires, Argentina
NacionalidadArgentina
Familia
PadresJuan Lacroze
Trinidad Cernadas
FamiliaresAmalia Lacroze de Fortabat
Información profesional
OcupaciónEmpresario

Federico Lacroze (4 de noviembre de 1838 – 16 de febrero de 1899) fue un empresario argentino. Fue el creador de la primera línea de tranvías de la ciudad de Buenos Aires.[1]​ Una avenida, una estación de tren y una estación de subte llevan su nombre.

Trayectoria

Hijo de Juan Lacroze, francés, quien se radicó muy joven en el país y de Trinidad Cernadas, criolla, fue el segundo de ocho hermanos (Emilia, Federico, Julio, Jovita, Mercedes, Trinidad, Juan y Guillermo). Entró de muy joven a trabajar en la casa bancaria Mallmann, hasta los 20 años. Se establece entonces en la localidad de Chivilcoy, donde se dedica al comercio y las actividades agropecuarias. Su padre poseía una finca en dicho partido, que comerciaba lanas, cueros, y otros productos al exterior. La misma se administraba bajo la razón "Juan Lacroze e Hijo".[2]

La relación de Lacroze con el transporte ferroviario comienza en 1866, cuando propuso a la municipalidad de Luján construir una vía férrea entre esa ciudad y Salto. La propuesta no fue aceptada debido a que el dinero era destinado por ese entonces a la guerra contra el Paraguay.[3]

Entrada la década de 1870, la necesidad de un transporte de pasajeros de Buenos Aires motivó a que, junto con otros empresarios, como Mariano Billinghurst y Teófilo Méndez, pidiera a Emilio Castro, por entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, la concesión de diferentes líneas de tranvías.

La solicitud llevó a curiosos debates en la Legislatura. El diputado Rufino Varela llegó a decir no se debía disponer de las calles "que son de los vecinos". Otros llegaron a argumentar que los tranvías ocasionarían muertos y heridos, desvalorizarían las propiedades que estuvieran sobre las calles donde transitaran y hasta que dificultarían el acceso de los fieles a las parroquias.[3]

Al poco tiempo Castro permitió la llegada del tranvía y una de las primeras líneas fue creada por Federico Lacroze junto con su hermano Julio.

En marzo de 1871 se inauguró ese ramal que recorría unas sesenta cuadras entre Plaza de Mayo y plaza Miserere. Unos metros más adelante del tranvía (que por ese entonces tirado por caballos a una velocidad de unos 9 kilómetros por hora) iba un mensajero anunciando la proximidad del mismo.[3]​ Recién en 1891, se autorizó a la empresa de Lacroze a cambiar la tracción a sangre por tracción a vapor.

Falleció tres años después de que el vapor llegara a los tranvías de su empresa. Sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta.[3]

Es el abuelo paterno de la fallecida multimillonaria y coleccionista de arte Amalia Lacroze de Fortabat.[4]

Other Languages