Federalismo australiano

La Federación de Australia fue el proceso por el cual las seis colonias británicas de Nueva Gales del Sur, Queensland, Australia Meridional, Tasmania, Victoria y Australia Occidental constituyeron una federación a partir del 1 de enero de 1901 para formar la Mancomunidad de Australia, de la cual se convirtieron en sus estados componentes. Inicialmente Fiyi y Nueva Zelanda participaron en este proceso, pero luego optaron por separarse.

Antecedentes

A partir de finales de la década de 1880 se inició el movimiento federalista. El 24 de octubre de 1889, el Premier de Nueva Gales del Sur Sir Henry Parkes, produjo la Proclama de Tenterfield, donde se establecía que el momento había llegado para que las colonias consideraran [la creación de] la Federación Australiana. Muchos políticos prominentes, como Parkes, fueron instigadores y promotores del movimiento federalista.

Durante la siguiente década se trabajó arduamente en el desarrollo de los principios de la mancomunidad. Se optó por un sistema parlamentario bicameral, formado por los Senadores australianos y por los representantes. La oficina del Gobernador General de Australia sería la representación de la Reina, es decir, del gobierno británico. La Constitución también estableció la Corte Superior, y dividió los poderes de gobierno entre los estados y el nuevo gobierno de la mancomunidad.

La colonias inicialmente fueron recelosas de delegar poder a un gobierno nacional que temían dominarían las colonias más pobladas como Nueva Gales del Sur y Victoria. Queensland temía la adopción de leyes nacionales que impidieran la traída de trabajadores canacas y pusiera en peligro su producción de caña de azúcar. Los estados más pequeños temían también la abolición de impuestos que dejarían su producción a merced de estados más grandes.

Los movimientos laborales, representados por varias organizaciones políticas, antecesoras del actual Partido Laborista de Australia, temían que el Senado adquiriera demasiado poder y fuera una fuerza que impidiera las reformas sociales.

En cuanto a la capital, las ciudades rivales de Sídney y Melbourne difícilmente aceptarían que la otra fuera la capital, de manera que se estableció el Territorio de la capital australiana dentro de Nueva Gales del Sur donde residiría el gobierno central, mientras que Melbourne sería la capital mientras se construía la nueva capital. En el lugar escogido se estableció la ciudad de Canberra.

Other Languages