Federación Obrera Regional Argentina

Manifestación de la FORA (ca. 1915)

La Federación Obrera Regional Argentina (FORA) es una federación obrera argentina fundada el 25 de mayo de 1901 con el nombre de Federación Obrera Argentina y denominándose FORA a partir de su cuarto congreso en agosto de 1904. Tuvo una destacada actuación hasta los años treinta. A partir de su quinto congreso aprobó y recomendó a todos sus adherentes, la propaganda e ilustración acerca de los principios económicos y filosóficos del comunismo anárquico[2]

En 1915, la FORA eliminó la adhesión al comunismo anárquico, lo que llevó a la desafiliación de varios sindicatos anarquistas, creándose dos centrales: la FORA del V Congreso (anarquista) y la FORA del IX Congreso (mayoría sindicalista y minorías socialista y comunista). La FORA del IX Congreso (sindicalista) se autodisolvió en 1922 para formar la Unión Sindical Argentina (USA), que a su vez sería una de las fundadoras de la Confederación General del Trabajo (CGT) en 1930. La FORA del V Congreso fue perdiendo importancia y en los años sesenta prácticamente había desaparecido. Hacia el año 2000, se inicia un proceso de reactivación de la organización.

Sello de la FORA

A partir de 1885 las asociaciones gremiales argentinas además de sus características primigenias de sociedades de socorros mutuos comenzaron a plantearse la lucha por reivindicaciones económicas, la reducción de la jornada laboral y otras reivindicaciones laborales.[3] Al respecto, así se expresaba Antonio Pellicer Paraire, militante anarquista catalán con actividad en Buenos Aires:

La organización puede ser y es perfectamente dualista, dividida en dos ramas paralelas... Así, una rama de la organización obrera, que puede denominarse revolucionaria, la constituyen aquellos plenamente convencidos que trabajan rectamente por el triunfo del ideal; y otra rama, que puede llamarse económica, constituida por las masas obreras que pugnan por mejorar su condición, contrarrestando los abusos patronales, no bien convencidos aún de que, si los esfuerzos empleados por parciales mejoras se hicieran por la completa emancipación, con menos sacrificios y tiempo, esta se lograría.

La Protesta Humana, 17 de noviembre de 1900

Los años de 1900 a 1902 fueron de intensa agitación obrera y se produjeron numerosas huelgas en todos los gremios y en todo el país. La jornada laboral era de un mínimo de 10 horas, con los salarios bajos.

A mediados de 1901 hubo en Buenos Aires una gran huelga de panaderos ―gremio fundado por Errico Malatesta y Éttore Mattei― reclamándose un peso diario en vez de la comida en el establecimiento y el aumento de un hombre por cuadrilla. Durante el conflicto se emplearon el boicot y el sabotaje, lográndose un triunfo total.

En octubre de 1901, los obreros de la Refinería de Rosario, la principal compañía azucarera regional, se declararon en huelga. La represión policial causó la muerte a un obrero, Cosme Budislavich, un austríaco de 34 años de edad. En respuesta se declaró una huelga general en Rosario y una campaña de manifestaciones de protesta y denuncia. Continuaron las huelgas y conflictos laborales. En diciembre de 1901, los pintores de Mar del Plata conquistaron la jornada de ocho horas y 50 centavos de aumento en sus jornales. En febrero de 1902, los portuarios de Buenos Aires ―que trabajaban 10 horas diarias y percibían un salario de 2,50 pesos por día, conquistaron las 9 horas y un jornal de 4 pesos diarios. En marzo de 1902 hicieron huelga los obreros de Barracas, La Boca y el Riachuelo. En abril de 1902 pararon los cocheros de Buenos Aires. En mayo los metalúrgicos de los talleres de Casa Vasena, y en julio y agosto de 1902 nuevamente los panaderos.

Como resultado de la presión obrera, para 1902 la mayoría de los gremios habían conseguido algún tipo de mejora en las condiciones laborales.

Fundación

Manifestación obrera por la jornada laboral de 8 horas en Rosario.

El 25 de mayo de 1901, se reunieron en Buenos Aires cerca de 50 delegados representando a 35 sociedades obreras y celebraron el Congreso fundador de la Federación Obrera Argentina, como originalmente se llamará la FORA. Esta organización potenció a las sociedades obreras, organizándose las primeras huelgas generales y esbozándose progresivamente los lineamientos ideológicos que les serían característicos. La FOA, además de potenciar y cohesionar a los organismos federados aumentó los niveles de solidaridad entre los trabajadores que la integraban. Los movimientos esporádicos anteriores a 1901 se convirtieron en acciones sindicales mejor coordinadas y organizadas, declarándose las primeras huelgas generales.

Aunque la FORA estaba integrada en su mayoría de elementos anarquistas, también tenía una participación importante de militantes socialistas. Tal alianza, debido a la incompatibilidad de fines y métodos, no podría durar mucho tiempo. Los socialistas intentaron organizar la Federación mediante la creación de un Comité Federal ―formado por un delegado de cada sección con poder resolutivo― y un Comité Ejecutivo elegido en el Congreso. Sin embargo, triunfó finalmente la propuesta anarquista en que la Federación quedaba conformada a partir de un comité de relaciones, que funcionaba como intermediario entre las Sociedades federadas y sin poder resolutivo. El Partido Socialista pretendía una participación política en el Gobierno democrático, para lo cual era necesario el apoyo político de la Federación Obrera, y se hacía necesaria su burocratización y centralización, llevando adelante una lucha reformista de reclamos parciales y mejoras inmediatas; los anarquistas, que despreciaban la participación política, creían que la Federación era una organización en la que todos los trabajadores debían la misma participación, sin dirigentes con poder resolutivo, y considerando la lucha por reformas económicas como un medio para alcanzar la revolución social y el Comunismo Anárquico.

Other Languages