Fantasma

Dante y Beatriz en el Paraíso; de Gustave Doré, ilustración de la Divina Comedia, Paraíso, Canto XXXI. El catolicismo no acepta los fantasmas.
Pintura del espectro de Okiku por Yoshitoshi Tsukioka. La historia de fantasmas Banchō Sarayashiki es una de las más famosas del folklore Edo japonés.

Los fantasmas (del griego φάντασμα, "aparición"), en el folclore de muchas culturas, son supuestos espíritus o almas desencarnadas de seres muertos (más raramente aún vivos) que se manifiestan entre los vivos de forma perceptible (por ejemplo, tomando una apariencia visible, produciendo sonidos o aromas o desplazando objetos — poltergeist—), principalmente en lugares que frecuentaban en vida, o en asociación con sus personas cercanas.

Mitología

La creencia en aparecidos (muertos que vuelven a aparecer para encomendar alguna misión) o revenants (lo mismo, en francés), espectros, ánimas del Purgatorio, almas en pena, o fantasmas es muy propia de la naturaleza humana, tanto que tiene visos de ser o constituir un ente antropológico abstracto que pervive, como otros tipos de superstición, a través de numerosos factoides concretos. Ha generado y genera una amplia literatura ( novela gótica o de terror), inspira la cinematografía y el teatro y ha creado innumerables leyendas y mitos, si es que estos, inversamente, no han creado este bulo; la ciencia considera creer en fantasmas un tipo de superstición muy asentado en la psicología del ser humano, porque se alimenta de la necesidad de vida eterna, como la religión, y sublima una muerte inaceptable y aborrecible por medio del acto apotropaico de creer que la conciencia pervive más allá del fin de la misma, de forma que la fantasmogénesis resulta ser un fenómeno o concepto antropológicamente paralelo a la hierofanía. Estudios recientes indican que muchos occidentales creen en fantasmas; en sociedades donde la religión tiene mucho predicamento, como los Estados Unidos, una encuesta demostró que el 32% de sus habitantes cree en fantasmas y en la vida luego de la muerte o más allá, siempre en forma paralela a la religión o de forma menos regulada por un sistema escatológico como han hecho las religiones más frecuentes, que se aprovechan de este meme antropológico para crear estructuras económico-culturales de creencias.

Desde antiguo la mitología, la religión y otras manifestaciones de folklore o literatura han creído, o pretendido creer, en la existencia de entidades sobrenaturales, manifestaciones vitales o númenes más o menos inmateriales de varios tipos:

  • 1. Abstractos, más o menos alegóricos.
  • 2. Naturales o no humanos: inanimados sin movimiento o cosas, e inanimados con movimiento o semovientes, como el aire, el agua, el fuego, las plantas, los astros.
  • 3. Naturales animados: animales o animalizados.
  • 4. Antropomórficos.
  • 5. Humanos.

Desde el más primitivo animismo, que otorga vida a todo lo semoviente o dotado de movimiento y evolución, así como a las fuerzas de la naturaleza (el aire, el agua, el fuego, la vegetación, los astros), muchas de estas categorías pueden asociarse, formar criaturas mixtas y recibir denominación o nombre, como el ángel o los dioses medio animales o animalizados de los egipcios y los japoneses. El fantasma vendría a ser una entidad entre el cuarto y quinto tipo por su origen humano, bien diferenciada de duendes, diaños, demonios, tulpas, yōkai, genios, elfos, silfos, hadas y longaevi, restos de religiones desaparecidas a los que Heinrich Heine llamaba "dioses en el exilio". Para la mentalidad moderna, que ha desvitalizado el cosmos transformándolo en una cosa o un mecanicismo muerto y absorbiendo toda su vida en el yo y el antropocentrismo desde el Renacimiento, es más fácil creer por eso en fantasmas que en esos otros tipos de criaturas, cuyo predicamento estaba más extendido por el mundo politeísta antiguo y la Edad Media. El pensamiento prelógico y primitivo no distingue niveles entre lo real y lo imaginario, se revela contra la idea inaceptable y abstracta de la muerte y considera que lo aparecido en sueños es indistinto y posee existencia real, justificando sus temores y concretándolos desde el mundo onírico o del sueño e identificando la imagen de un ser desaparecido por la muerte que aparece en este con un ser real no afectado por la conclusión, la desaparición y la muerte. Se cree así en otros grados de existencia, menos patentes pero considerados reales; es más, se calma así la inquietud existencial que provocan los sentimientos de culpa, de finitud y de muerte.....

Other Languages
Afrikaans: Spook
aragonés: Pantasma
العربية: شبح
azərbaycanca: Kabus
башҡортса: Өрәк
български: Дух (призрак)
भोजपुरी: भूत
català: Fantasma
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Gūi
čeština: Přízrak
Cymraeg: Ysbryd
dansk: Spøgelse
Deutsch: Gespenst
Ελληνικά: Φάντασμα
English: Ghost
Esperanto: Fantomo
eesti: Kummitus
euskara: Mamu
فارسی: شبح
suomi: Kummitus
français: Fantôme
Frysk: Spûk
galego: Pantasma
गोंयची कोंकणी / Gõychi Konknni: Bhut - Evil Spirit
עברית: רוח רפאים
हिन्दी: भूत
hrvatski: Duh (prikaza)
magyar: Kísértet
Հայերեն: Ուրվական
Bahasa Indonesia: Hantu
Ido: Fantomo
íslenska: Draugur
italiano: Fantasma
日本語: 亡霊
ქართული: მოჩვენება
한국어: 유령
Latina: Manes
lietuvių: Vaiduoklis
latviešu: Spoks
македонски: Духови
मराठी: भूत
Bahasa Melayu: Hantu
မြန်မာဘာသာ: သရဲ
Nedersaksies: Spoek
नेपाली: भूत
Nederlands: Spook
norsk nynorsk: Spøkelse
norsk bokmål: Spøkelse
occitan: Fantauma
ଓଡ଼ିଆ: ଭୂତ
ਪੰਜਾਬੀ: ਭੂਤ
português: Fantasma
română: Stafie
armãneashti: Stihio
русский: Привидение
sardu: Pantasima
sicilianu: Fantàsima
Scots: Ghaist
srpskohrvatski / српскохрватски: Duh (prikaza)
Simple English: Ghost
slovenčina: Duch (prízrak)
slovenščina: Duh
shqip: Lugati
српски / srpski: Дух (приказа)
Basa Sunda: Jurig
svenska: Spöke
தமிழ்: ஆவி
తెలుగు: దెయ్యం
ไทย: ผี
Türkçe: Hayalet
татарча/tatarça: Öräk
українська: Привид
اردو: بھوت
Tiếng Việt: Ma
Winaray: Pantasma
吴语:
中文:
粵語: