Fansub

Esta ilustración de ejemplo muestra un subtitulado en kanji original en la parte superior, rōmaji debajo de ésta y en español en la parte inferior. Generalmente se utilizan colores distintos para diferenciar cada sección de subtitulado.

Fansub es la contracción de dos palabras inglesas fan y subtitled (lit. « subtitulado por aficionados»), y se refiere a aquellos vídeos, películas o series de televisión que son traducidas por aficionados, desde su lengua original, sin autorización de los propietarios de los derechos.[2]

Por extensión se suele aplicar este término al fansub de animación japonesa y a los respectivos grupos de subtitulaje de este tipo de material, ya que precisamente son la rama con mayor difusión.[2] También existen grupos que subtitulan series norteamericanas, series del género Tokusatsu y doramas asiáticos.

Evolución histórica

Orígenes de los fansub

Una cinta VHS de un fansub distribuidor en internet

Los fansubs surgieron después de la explosión mediática de la producción de anime a mediados de 1980 en Japón.[4]

La primera forma de distribución de este material fue a través de videocintas VHS.[5]

En los años 90 el producto final estaba basado en una videocinta, por lo que se hacía uso de un genlock que permitía sincronizar la señal del vídeo con los subtítulos procedentes del ordenador, sobreponiendo estos últimos a la señal de vídeo.[4] A este vídeo se le denomina «maestro» y de él salen todas las copias que son distribuidas por los canales escogidos por el grupo de subtitulaje.

Primeros fansubs digitales

Con el crecimiento del acceso a Internet de alta velocidad, los programas de edición de video, la copia de medios ópticos, grabación de TV digital y los medios de transferencia P2P, el proceso original fue abandonado a favor del subtitulado digital y la distribución electrónica.[8]

Los fansubs en el siglo XXI

Actualmente, hay fansubs que se caracterizan por la buena calidad de sus lanzamientos, aunque tardan más en lanzar los capítulos que otros. También hay fansubs que se caracterizan por su rapidez (fastsubs), pero la calidad de video y de subtítulos es mucho menor que la de los otros fansubs, llegando incluso a usar traductores automáticos, que en la mayoría de los casos presentan errores. Esto ha sido ejemplo para que empresas japonesas como los Estudios Gonzo empiecen a subtitular series japonesas de manera gratuita, legal y simultánea al mismo tiempo que se emitían por televisión japonesa a través de YouTube, Crunchyroll y BOST.[9]

Existen empresas norteamericanas como Funimation, y empresas japonesas como Media Factory que han manifestado su público rechazo contra los fansubs. Entre ellas, Funimation se ha dedicado a mandar, en representación de destacadas empresas de animación, cartas a diferentes sitios web para que detengan la distribución ilegal de distintas series de animación japonesa. Su acción más relevante fue cuando, en conjunto con Gonzo, detuvieron la distribución ilegal de la serie Romeo × Juliet por parte de un fansub en inglés.[10]

Asimismo, Kadokawa Shoten ha expresado su descontento con los fansubs al detener la distribución de series como Spice and Wolf, Rental Magica, Junjō Romantica, entre otras, de un sitio de descargas de anime muy conocido por los fanáticos. También ha expresado su deseo de promocionar de forma legal sus trabajos por Internet.[11]

Other Languages
العربية: ترجمة الأنمي
azərbaycanca: Fansab
català: Fansub
dansk: Fansub
Deutsch: Fansub
English: Fansub
Esperanto: Fan-subtekstaĵo
eesti: Fansub
فارسی: فن‌ساب
français: Fansub
עברית: פאנסאב
Bahasa Indonesia: Fansub
italiano: Fansub
日本語: ファンサブ
한국어: 팬섭
Bahasa Melayu: Fansub
Nederlands: Fansub
polski: Fansub
português: Fansub
русский: Фэнсаб
svenska: Fansubs
Tagalog: Fansub
Türkçe: Fansub
українська: Фенсаб
Tiếng Việt: Fansub
中文: 字幕組