Fandangos

Herencia: Vestigios de lo español

La región de la costa atlántica colombiana fue clave como punto de contacto y partida de expediciones conquistadoras y área de fomento del comercio con la metrópoli y desde y hacía el interior del país; por eso, allí aparecen antiguas y poderosas ciudades como Cartagena, Santa Marta, Rioacha, Valledupar y Mompós donde se fusionaron indígenas, españoles y esclavos africanos, dando origen al intrincado mestizaje que hoy día conforma la identidad cultural, racial, religiosa y económica del país.

Las fiestas y la música religiosas de origen español, en honor de la Virgen (La Candelaria, los Remedios, La Inmaculada), la Cuaresma, el Corpus Christi,San Juan y la Navidad, entre otros, sirvieron para catequizar indígenas y esclavos y comenzar el mestizaje musical, en el cual también influyeron las tertulias y bailes en las casas de los españoles acaudalados en donde danzas europeas cortesanas como la gavota, el rigodón, paspies, pasacalle, contradanza y danzas populares como la jota, el fandango y las seguidillas fueron lentamente asimiladas y transformadas por indígenas y africanos.

Este mestizaje puede identificarse, con mayor o menor facilidad en distintos ritmos del territorio colombiano; por ejemplo, en los cantos vallenatos se evidencia con las coplas y décimas expuestas en las llamadas piquerías (contienda entre verseadores, improvisando alrededor de un tema), en la música andina, este mestizaje entre lo indígena y lo español, se evidencia en el torbellino, los cantos de la guabina y gran cantidad de juegos danzados, que nacieron hacia el siglo XVII.

Los bailes de fandango, la tirana, el bolero y la seguidilla de la provincia de Andalucía, fueron muy populares entre la clase media española asentada en el territorio de Colombia.

Other Languages