Fanariotas

Imagen de las extravagancias atribuidas a los fanariotas: Nicholas Mavrogenes pasea por Bucarest en un carruaje tirado por ciervos (1780.)

Los fanariotas (en griego, Φαναριώτες; en rumano, Fanarioţi) fueron un grupo de familias griegas prominentes que residían en Fanar[2] ), el principal barrio griego de Constantinopla (Estambul), donde se encuentra situado el Patriarcado Ecuménico. Los fanariotas dominaron la administración del Patriarcado e intervinieron con frecuencia en la elección de prelados, incluso del Patriarca Ecuménico, quien tiene el estatuto de " primus inter pares" entre los obispos ortodoxos del este.

Durante el siglo XVIII, algunos miembros de estas familias, que habían acumulado grandes fortunas, accedieron a puestos de gran importancia dentro del Imperio Otomano, como el de intérprete principal de la Sublime Puerta, compartiendo con el ministro de asuntos exteriores otomano la dirección de la política exterior del imperio; como intérpretes del kaptan bajá (almirante de la flota otomana), ejerciendo funciones de gobierno en las islas de la flota otomana y también entre los años 1711- 1716 y 1821, fueron nombrados "gospodaros" o hospodares (voivodas o príncipes) de los Principados Danubianos ( Moldavia y Valaquia), a ese período se le llama habitualmente la "época fanariota" en la historia de Rumania.[3]

Junto con dignatarios de la Iglesia y las personas influyentes de las provincias, los fanariotas representaron a la clase gobernante griega durante el reinado otomano, hasta la Guerra de independencia de Grecia. Durante la guerra de independencia, los fanariotas tuvieron un papel importante e influyeron en las decisiones de la Asamblea Nacional, el cuerpo representativo de los revolucionarios griegos, que se reunieron en seis ocasiones entre 1821 y 1829.

Alza de la influencia griega en el Imperio otomano

Después de la conquista otomana de Constantinopla en 1453, cuando el sultán virtualmente reemplazó al emperador bizantino "de facto" y "de iure" entre los residentes cristianos, el patriarca ecuménico fue reconocido por el sultán como el líder nacional y religioso de los griegos y de las otras etnicidades de fe griega ortodoxa.[5]

La posición del Patriarcado en el estado otomano estimuló proyectos de renacimiento griego, centrados en la resurrección y revitalización del Imperio bizantino. El Patriarca y los dignatarios de la Iglesia constituyeron el primer centro de poder para los griegos dentro del Estado otomano, un centro que consiguió inflirtrarse en las estructuras del Imperio otomano, atrayendo también a la antigua nobleza bizantina.[5]

Como resultado de la administración fanariota y eclesiástica, los griegos llegaron al cenit de su poder, en el siglo XVIII, convirtiéndose en la etnia más influyente entre las sometidas por el Imperio. Esto no había sido siempre así en el Imperio otomano, ya que en el siglo XVI los serbios y búlgaros fueron los más importantes en los asuntos del Estado otomano. Al contrario que los griegos, los eslavos, particularmente los serbios , fueron más receptivos a convertirse al Islam, con el propósito de gozar de todos los derechos de la ciudadanía otomana, y siempre tendieron a obtener importantes posiciones dentro del ejército.[6]

Con el tiempo, la presencia eslava dentro de la administración llegó a ser una molestia para los líderes otomanos, ya que tendieron a ofrecer su apoyo al ejército habsburgo en el contexto de las guerras del siglo XVII. Hasta el siglo XVII, el Patriarca griego de Constantinopla llegó a ser el dirigente religioso y administrativo absoluto de los súbditos cristianos del Imperio otomano, con independencia de su origen étnico. Todos los patriarcados ortodoxos que antes habían sido independientes, incluso el Patriarcado Serbio renovado en 1557, entraron bajo la autoridad de la Iglesia Griega.[7]

Además, desde el siglo XVII los otomanos se enfrentaron con problemas en su política exterior, y ya no era tan fácil imponer condiciones a sus vecinos; la Puerta se vio por primera vez obligada a participar en negociaciones diplomáticas. Debido a la tradición otomana de ignorar a las lenguas y culturas del Oeste de Europa, los oficiales otomanos se vieron incapaces de manejar semejantes asuntos.[7]

Dos grupos sociales griegos emergieron y contestaron al liderato de la Iglesia Griega[10]

Other Languages
العربية: يونان الفنار
български: Фанариоти
čeština: Fanarioti
Deutsch: Phanarioten
Ελληνικά: Φαναριώτες
English: Phanariotes
français: Phanariotes
galego: Fanariotas
עברית: פנרים
hrvatski: Fanariot
italiano: Fanarioti
ქართული: ფანარიოტები
Latina: Phanariotae
македонски: Фанариоти
Nederlands: Fanarioten
norsk bokmål: Fanarioter
polski: Fanarioci
русский: Фанариоты
srpskohrvatski / српскохрватски: Fanarioti
slovenčina: Fanariot
slovenščina: Fanarioti
српски / srpski: Фанариоти
svenska: Fanarioter
Türkçe: Fenerli Rumlar
українська: Фанаріоти
中文: 法那尔人