Familia de lenguas

Familias de lenguas en el mundo

Una familia de lenguas es un grupo de idiomas con un origen histórico común y emparentados filogenéticamente, es decir, parecen derivar de una lengua más antigua o protolengua (lengua madre).

Las familias se originan cuando una lengua, denominada «protolengua de la familia», da lugar a diferentes idiomas por un proceso de diversificación dialectal. Las lenguas de una familia usualmente son ininteligibles entre sí, aunque en la mayoría de los casos conservan parecidos fonéticos y gramaticales. Cuando las similitudes entre los idiomas son claras, es posible reconstruir su origen común, e incluso la protolengua de la que derivan, mediante los métodos de la lingüística histórica.

Reconocimiento del parentesco

La comparación sistemática de las lenguas del mundo mediante los métodos de la lingüística histórica ha permitido probar que la mayoría de las lenguas no son lenguas aisladas filogenéticamente, sino que entre ellas forman grupos o familias. Frecuentemente dentro de una familia es posible reconstruir fidedignamente el origen común o «protolengua madre» de dicha familia. El estudio sistemático de muchas familias ha permitido reconstruir las diversas protolenguas o lenguas ancestrales que por diversificación habrían dado lugar a diversas familias. Dicha reconstrucción parte de las similitudes observadas entre las lenguas de una misma familia y trata de determinar qué palabras o características gramaticales son el resultado de la herencia del ancestro lingüístico común o protolengua.

Protolengua o ancestro común

La familia lingüística indoeuropea, que presenta diversas ramas, es la familia lingüística que mayor difusión presenta en todo el mundo. Hasta el descubrimiento de América su presencia estaba confinada a Eurasia occidental:
      Helénico (griego)       Itálico (románico)       Indoiranio       Céltico       Germánico
      Armenio       Báltico       Eslavo       Albanés      Lenguas no-indoeuropeas
Las áreas rayadas indican áreas multilingües.

El ancestro común a la mayoría de familias no es conocido o conocido solo de forma directa en pocas ocasiones, ya que el registro histórico de la mayoría de las lenguas es muy corto. Sin embargo, es posible recuperar muchas de las características del ancestro común de lenguas relacionadas aplicando el método comparativo —un procedimiento de reconstrucción desarrollado en el s. XIX por la escuela neogramática en la que destaca el lingüista August Schleicher—. Las familias de lenguas pueden ser subdivididas en unidades menores, normalmente denominadas “ramas” (la historia de una familia de lenguas se representa frecuentemente como un árbol filogenético).

El ancestro común de una familia (o una rama) se conoce como « protolengua». Por ejemplo, la protolengua reconstruida de la bien conocida familia indoeuropea es llamada protoindoeuropeo (de la que no se conservan restos escritos, puesto que fue usada antes de la invención de la escritura). A veces una protolengua puede ser identificada con una lengua conocida. Así, los dialectos provinciales del latín («latín vulgar») fueron origen de las lenguas romances modernas. Es decir, la lengua «protorromance» es más o menos idéntica al latín (aunque no idéntica al latín culto de los escritores clásicos). Los dialectos del antiguo nórdico son la protolengua del noruego, el sueco, el danés y el islandés. De ahí que dichas protolenguas resulten de una «reconstrucción» que los lingüistas intentan a partir de datos conocidos.

Lexicoestadística

De manera tentativa, cuando no existen datos tan buenos sobre una lengua, se emplean preliminarmente varios sistemas de comparación lingüística basados especialmente en listas de palabras, mediante tratamiento estadístico. Entre estas técnicas están la glotocronología o más generalmente la lexicoestadística. En esta última línea se trabaja en el proyecto de comparación sistemática ASJP que puede sugerir vías de comparación sistemática entre lenguas poco documentadas, así como esclarecer la estructura interna de las familias de lenguas y que proporciona una aproximación del árbol filogenético global con más de 4000 lenguas.[1]

Lenguas aisladas y no clasificadas

Las lenguas que no pueden ser clasificadas con seguridad en ninguna familia son llamadas lenguas aisladas. Existen varios motivos por los que una lengua se clasifica como aislada:

  1. Las lenguas geográficamente cercanas no parecen tener suficientes coincidencias léxicas como para establecer fuera de toda duda la existencia de un ancestro común, entre la lengua en cuestión y otras lenguas. Esta es más o menos la situación para el burushaski.
  2. Las lenguas emparentadas con la lengua en cuestión desaparecieron antes de que la documentación lingüística de las mismas permitiera reconocer el parentesco. Esta es la situación aceptada para el vasco-aquitano, cuyos parientes próximos, de haber existido, podrían haber desaparecido por el poblamiento indoeuropeo de Europa.
  3. La documentación sobre esas y otras lenguas de la misma región es pobre. Este es el caso de muchas lenguas amazónicas sobre las que la documentación no permite concluir si están o no emparentadas con otras lenguas geográficamente cercanas. Cuando la evidencia es muy poca algunos autores usan en ese caso, preferiblemente el término lengua no clasificada.

Antigüedad de las familias

Las estimaciones glotocronológicas han mostrado que la mayoría de las familias lingüísticas bien establecidas se han diversificado en los últimos 50 siglos. Se entiende que una familia está bien establecida cuando existe consenso en que dichas lenguas forman un grupo y se ha podido reconstruir razonablemente la protolengua originaria. Mientras que las familias peor establecidas, o incluso polémicas, y las macrofamilias parecen tener tiempos de diversificación más grandes. Eso refleja dos hechos:

  1. Las familias de lenguas con menor profundidad temporal muestran un mayor parentesco, lo cual hace más sencillo aplicar el método comparativo y, por tanto, reconstruir la protolengua.
  2. Las familias poco establecidas podrían representar tanto familias de gran profundidad temporal, en las que el paso del tiempo hubiera hecho menos reconocible el parentesco, como grupos de lenguas que realmente no están emparentadas, sino que muestran fenómenos de contacto lingüístico y difusión típica de área lingüística.
Other Languages
Afrikaans: Taalfamilie
Alemannisch: Sprachfamilie
العربية: أسرة لغات
भोजपुरी: भाषा परिवार
brezhoneg: Familhoù yezh
čeština: Jazyková rodina
Deutsch: Sprachfamilie
Esperanto: Lingva familio
eesti: Keelkond
suomi: Kielikunta
Võro: Kiilkund
Nordfriisk: Spräkefamiili
Avañe'ẽ: Ñe'ẽ ogaygua
Fiji Hindi: Language family
magyar: Nyelvcsalád
Հայերեն: Լեզվաընտանիք
interlingua: Familias linguistic
Bahasa Indonesia: Rumpun bahasa
íslenska: Tungumálaætt
日本語: 語族
Basa Jawa: Kulawarga basa
한국어: 어족
Кыргызча: Тил бүлө
Limburgs: Spraokfemielje
lietuvių: Kalbų šeimos
latviešu: Valodu saime
македонски: Јазично семејство
मराठी: भाषाकुळ
Bahasa Melayu: Keluarga bahasa
မြန်မာဘာသာ: ဘာသာစကား မိသားစု
Plattdüütsch: Spraakfamilie
नेपाल भाषा: भाषा परिवार
Nederlands: Taalfamilie
norsk nynorsk: Språkfamiliar
norsk bokmål: Språkfamilie
русиньскый: Языкова родина
srpskohrvatski / српскохрватски: Jezične porodice i jezici
slovenčina: Jazyková rodina
српски / srpski: Језичка породица
Seeltersk: Sproakgruppe
svenska: Språkfamilj
Türkçe: Dil aileleri
Tiếng Việt: Hệ ngôn ngữ
Zeêuws: Taelfemieljes
粵語: 語系