Fallas sismogénicas de la Región de Murcia

Un acelerógrafo

Las principales fallas sismogénicas de la Región de Murcia son la de Alhama de Murcia, la de Cádiz- Bullas- Alicante y la de la Vega Media del Segura. La Región de Murcia se sitúa dentro del ámbito de las Cordilleras Béticas, y en ella están representados materiales pertenecientes a las tres zonas que tradicionalmente se dividen en Prebética y Subbética (zonas externas) y Bética (zonas internas); la primera tiene un carácter paraautóctono y las otras dos alóctono.[1]

Falla de Alhama de Murcia (FAM)

Una falla muy activa en la Región de Murcia es la de Alhama de Murcia (también conocida como de Alcantarilla-Alhama-Puerto Lumbreras),[2]​ localizada entre el norte del valle del Guadalentín y Puerto Lumbreras.

Permanece en movimiento casi continuamente, provocando pequeños movimientos. Lo que, a pesar de los daños que se producen en las edificaciones, es buena señal porque así la energía se libera poco a poco.

Murcia ha sufrido 12 terremotos en los últimos 5 años por la falla de Alhama.[4]

El ramal donde se concentran más seísmos es en la Falla de El Amarguillo.[5]

La falla de Alhama provocó el 11 de mayo de 2011 dos terremotos de grados 4,7 y 5,1 en la escala de Richter con epicentro cercano a la ciudad de Lorca, en Barranco Hondo (Lorca) ,que causó numerosos daños materiales y se cobró la vida de nueve personas.[6]

Other Languages