FMA IA-58 Pucará

IA-58 Pucará
Argentina Air Force FMA IA-58A Pucara Lofting-1.jpg
IA-58A de la III Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina sobrevolando el Aeropuerto de Mendoza.
Tipo Avión de ataque a tierra / avión contrainsurgencia
Fabricante Bandera de Argentina Fábrica Militar de Aviones
Primer vuelo 20 de agosto de 1969[1]
Introducido 9 de agosto de 1974
Estado Producción cesada, en servicio limitado
Usuario Bandera de Argentina Fuerza Aérea Argentina
Usuarios principales Bandera de Uruguay Fuerza Aérea Uruguaya
Bandera de Sri Lanka Fuerza Aérea de Sri Lanka
Bandera de Colombia Fuerza Aérea Colombiana
N.º construidos 110
[ editar datos en Wikidata]

El IA-58 Pucará (en quechua, «fortaleza») es un avión militar turbohélice diseñado y construido en la República Argentina por la entonces Fábrica Militar de Aviones (actual Fábrica Argentina de Aviones) en los años 1960.[2]

Es un avión de ataque a tierra diseñado para operar en pequeñas, y no necesariamente preparadas, pistas de tierra, en posiciones de combate adelantadas. Su misión primordial es la de apoyo a fuerzas terrestres, anti-helicópteros y especialmente misiones contrainsurgencia (COIN). Esta aeronave es inusual debido a su cabina en tándem en un bimotor a hélice, sin embargo, comparte similitudes con el OV-10 Bronco estadounidense.

Participó activamente en la guerra de las Malvinas, siendo utilizado por la Fuerza Aérea Argentina para misiones de apoyo aéreo cercano (CAS) a fuerzas del Ejercito Argentino, como también para el ataque de campamentos y helicópteros británicos. También fue utilizado en combate contrainsurgente por la Fuerza Aérea Colombiana y por la Fuerza Aérea de Sri Lanka.

Historia

Desarrollo

El nombre Pucará está relacionado con la gran cantidad de armamento que puede cargar —amén de las fortalezas indígenas del norte argentino, sea así un nombre apropiado para este avión—, entre ametralladoras, cañones, las tres fijaciones para armamento externo (2 bajo las alas y 1 bajo el fuselaje), misiles aire-tierra, bombas de napalm, depósitos ventrales, etcétera.

La Comandancia de la Fuerza Aérea Argentina presentó a principios de 1968]los requerimientos al Área Material Córdoba para el proyecto y construcción del IA-58 Pucará. La construcción del primer prototipo se inició en septiembre del mismo año, y realizó su primer vuelo el 16 de agosto. El primer prototipo, llamado AX-2 Delfín, fue equipado con dos turbohélices de origen estadounidense Garret TPE-331-U-303 de 904 CV y realizó su primer vuelo el 20 de agosto de 1969,[2]​ sin embargo, para los aparatos de serie se seleccionaron las turbinas de origen francés Turbomeca Astazou XVI-G, de 1021 CV (980 HP), que accionan sendas hélices tripalas de paso variable. El proyecto estuvo a cargo del ingeniero aeronáutico vicecomodoro Héctor Eduardo Ruiz, que era el jefe de ingeniería de la Fábrica ubicada en pabellón 54, en Aníbal Dreidemie. Su concepción se basó en cuatro criterios fundamentales: flexibilidad de empleo, potencia de fuego, seguridad y simplicidad.

El diseño mostró gran durabilidad y resistencia, pero sus motores de origen francés, aunque compatibles con otros en uso en aeronaves argentinas, demostraron dificultades de aceptación a la hora de comercializar externamente el avión.

El Pucará es el único avión producido por la Fábrica Militar de Aviones que recibió su bautismo de fuego en un conflicto internacional, aunque ya había participado anteriormente en la Operación Independencia entre 1975 y 1976, atacando posiciones de las fuerzas guerrilleras del Ejército Revolucionario del Pueblo en los montes tucumanos.

Historia operacional

Argentina

Casco de piloto de Pucará usado en la guerra de las Malvinas.

Entre mayo y junio de 1982, fue utilizado durante la guerra de Malvinas en misiones de apoyo a superficie, exploración y caza-helicópteros. En este papel logró el derribo confirmado de un helicóptero Westland Scout británico y se destacó en la Batalla de Pradera del Ganso.

Sin embargo, muchos Pucarás fueron destruidos en suelo por la fuerza británica, en especial en el Ataque al Aeródromo Auxiliar Calderón,[4]​de los cuales uno se encuentra en el Museo Imperial de la Guerra de Duxford. Seis Pucarás fueron destruidos simultáneamente, por el Servicio Aéreo Especial (SAS) británico en el Ataque británico a la isla Borbón.

De todos los aviones capturados en Puerto Argentino/Stanley, los cinco que estaban en condiciones de vuelo o casi, fueron llevados a Inglaterra para su evaluación. Después de evaluar todas las células se decidió que el A-515 sería el elegido para volverlo a condición de vuelo y ser evaluado, sirviendo los demás como fuente de repuestos. Así, en abril de 1983 el ZD485 (ex A-515) voló por primera vez. Los ensayos concluyeron en septiembre del mismo año. Por lo tanto, el A-515 volvió al museo de la RAF en Cosford con un esquema distinto al que tenía cuando volaba para la FAA.

El ZD485 o A-515 restaurado en el Museo de la Real Fuerza Aérea Británica de Cosford.

En las islas Malvinas, 24 Pucarás fueron capturados por los ingleses en el campo de batalla o en las bases aéreas desde las cuales habían operado con el Escuadrón Aeromóvil Pucará Malvinas. Seis ejemplares cayeron en manos británicas en la Estación Aeronaval Calderón ( Aeródromo de Puerto Calderón), otros once fueron capturados en la Base Aérea Militar Malvinas ( Aeropuerto de Puerto Argentino/Stanley), tres en Base Aérea Militar Cóndor ( Aeródromo de Pradera del Ganso) y los cuatro restantes yacían destruidos en el campo de batalla donde habían sido derribados o se habían accidentado. Los niveles de daños que registraban los aviones capturados variaban notablemente, desde algunos que estaban casi completamente destruidos hasta unos pocos que supuestamente se mantenían en condición de vuelo o casi. La acción de saqueadores y cazadores de recuerdos llevó a que la mayoría de los IA-58 quedaran efectivamente fuera de servicio tras la rotura de sus superficies de control, disparo de asientos eyectables o el robo de partes y piezas (las puertas de inspección y las escarapelas, banderas y matrículas parecen haber sido especialmente buscadas por estos coleccionistas).[5]

A comienzos de 1982, el Grupo 3 de Ataque estaba conformado por dos escuadrones con un total de 34 IA-58 operativos. El 1 de abril, el Comando de Operaciones Aéreas le ordenó al Grupo 3 de Ataque desplegar la escuadrilla Nahuel, con 4 IA-58, hacia las islas Malvinas antes de las 7:00 del día siguiente. Se les unió el 8 de abril una sección de 8 Pucarás. Desde un principio quedó claro que la pista de Puerto Argentino quedaría rápidamente congestionada y que sería el principal objetivo a atacar por las fuerzas enemigas. Por ello se empezó la búsqueda de campos de aterrizaje para uso de los Pucarás. Durante la primera incursión inglesa sobre Puerto Argentino, tres Sea Harrier lanzaron bombas de 453.6 kg de fragmentación Beluga. El Pucará A-527 (Tigre 4) recibió un impacto directo de una bomba de racimo, lo que provocó su destrucción total. El Pucará A-502 sufrió numerosos impactos de esquirlas y daños en la carlinga. El Escuadrón D del 22 SAS ejecutó un audaz golpe de mano el 15 de mayo en el aeródromo de Isla Peeble. Como resultado de ello, fueron destruidos los Pucarás A-502 y A-520 quedando dañados además los aviones A-523, A-529, A-552 y A-556. Entre el 16 al 20 de mayo se cumplieron 19 salidas de reconocimiento ofensivo las que culminaron en ataques contra objetivos terrestres en la zona de Bahía Howard, el 21 de mayo. En el transcurso de la acción del 21 de mayo el Capitán Benítez fue derribado sobre Flat Shanty, tras un impacto de misil FIM-92 Stinger. Mientras tanto, una sección de tres Sea Harrier fue guiada por la HMS Brillant contra otros Pucará que batían el blanco asignado. En el enfrentamiento el Sea Harrier XZ451 derribó al A-511, que cayó a tierra próximo a Drone Hill.

El 24 de mayo, a causa de un impacto de bomba, el A-509 quedó fuera de servicio. La jornada del 28 de mayo caracterizada por una pésima meteorología con techos de vuelo reducidos a tan solo cincuenta metros, aun así no impidió que participaran en el combate en Darwin. La primera misión atacó con tres aviones, de los cuales el A-537 retornó con múltiples impactos. En la siguiente ola de ataque el A-533 quedó fuera de servicio tras recibir cincuenta y ocho impactos en el fuselaje y cuatro en el motor izquierdo. La tercera sección de Pucaras debía atacar objetivos en la zona de Camilla Creek. Sin embargo interceptaron dos Scout MK.1 del 3.º CBAS /B FLIGHT de los Royal Marines. El A-537 consiguió derribar al helicóptero Scout XT 629/DR; pero, debido al reducido techo de vuelo del aparato, el avión chocó con el Cerro Azul entre Darwin y Puerto Argentino/Stanley. En el transcurso de la misión el A-555 tras recibir numerosos impactos cayó a tierra en Peter's Park.

Las últimas operaciones realizadas por el Escuadrón el 10 de junio incluyeron misiones de reconocimiento, exploración marítima y un ataque contra posiciones de artillería terrestre en el Monte Kent. Durante el 13 de junio y ante la inminencia del desenlace de la batalla, se decidió alistar a los últimos cuatro Pucarás para una misión de ataque con posterior repliegue hacia el continente. Cada avión fue equipado con dos tanques subalares de 318 litros y tres lanzacohetes LAU-61/A en el soporte ventral. Esta misión, planificada para las primeras horas del 14 de junio, fue cancelada debido al cese de las hostilidades.

Durante el mes de mayo se realizaron experiencias conjuntamente con el Arsenal Naval Puerto Belgrano, con vistas a adaptar al Pucará como avión torpedero; desde la Base Aeronaval Comandante Espora se efectuaron algunos vuelos con el AX-04 equipado con un torpedo inerte Mk. 45.

Sri Lanka

Cuatro unidades fueron adquiridas en 1993. La instrucción tanto de mecánicos como de pilotos se llevó a cabo en Córdoba. Posteriormente, fueron desarmados y transportados en C-130 Hercules argentinos. La utilización fue intensa, apenas estuvieron en condiciones operativas fueron puestos en misiones de apoyo contra la guerrilla de los Tigres Tamiles, que dominaba una parte de la isla. El intenso calor y elevada humedad, sumados a la excesiva utilización, fueron degradando a los Pucarás. Durante las acciones de combate, el Pucará CA-601 fue derribado el 14 de junio de 1994, en proximidades de Sandilippai, durante el transcurso de la Operación Leap Forward. El 27 de marzo de 1997 el Pucará CA-604 resultó destruido por el transcurso de combates contra el Frente Tamil. Así, hacia 1998 fueron retirados de servicio cuando solamente quedaban dos de los cuatro originales.

Other Languages