FMA IA-58 Pucará

IA-58 Pucará
Argentina Air Force FMA IA-58A Pucara Lofting-1.jpg
IA-58A de la Fuerza Aérea Argentina sobrevolando el Aeropuerto de Mendoza.
Tipo Avión de ataque a tierra / contrainsurgencia
Fabricante Bandera de Argentina Fábrica Militar de Aviones
Primer vuelo 20 de agosto de 1969[1]
Introducido 9 de agosto de 1974
Estado En servicio
Usuario Bandera de Argentina Fuerza Aérea Argentina
Usuarios principales Bandera de Uruguay Fuerza Aérea Uruguaya
Bandera de Sri Lanka Fuerza Aérea de Sri Lanka
Bandera de Colombia Fuerza Aérea Colombiana
N.º construidos 100[1]
[ editar datos en Wikidata]

El IA-58 Pucará (en quechua, «fortaleza») es un avión de ataque a tierra turbohélice construido en Argentina por la ex Fábrica Militar de Aviones (actual Fábrica Argentina de Aviones) en los años 1960 para combatir a la guerrilla.[2]

Combatió en la Guerra de las Malvinas, siendo utilizado por la Fuerza Aérea Argentina para misiones de apoyo aéreo cercano a fuerzas terrestres y ataque de campamentos y helicópteros británicos.[3]​ También fue utilizado en combate contra-insurgente por la Fuerza Aérea Colombiana y por la Fuerza Aérea de Sri Lanka.

El nombre Pucará está relacionado con la gran cantidad de armamento que puede cargar —amén de las fortalezas indígenas del norte argentino, sea así un nombre apropiado para este avión—, entre ametralladoras, cañones, las tres fijaciones para armamento externo (2× en las alas y 1× bajo el fuselaje), misiles aire-tierra, bombas de napalm, depósitos ventrales, etcétera.

Desarrollo

Prototipo AX-01 en su primer vuelo el 20 de agosto de 1969.

La Fuerza Aérea Argentina presentó a principios de 1968 los requerimientos al Área Material Córdoba para la construcción del IA-58 Pucará. El primer prototipo realizó su primer vuelo el 20 de agosto de 1969, equipado con dos turbohélices de estadounidenses Garrett TPE331-U-303 de 904 CV, sin embargo, a los aparatos de serie se los equipó con las turbinas de origen francés Turbomeca Astazou XVI-G, de 1021 CV,[2]​ que accionan sendas hélices tripalas de paso variable. El proyecto estuvo a cargo de los ingenieros aeronáuticos vicecomodoro Héctor Eduardo Ruiz, que era el jefe de ingeniería de la Fábrica ubicada en pabellón 54, y Aníbal Dreidemie. Su concepción se basó en cuatro criterios fundamentales: flexibilidad de empleo, potencia de fuego, seguridad y simplicidad.

El diseño mostró gran durabilidad y resistencia, pero sus motores de origen francés, aunque compatibles con otros en uso en aeronaves argentinas, demostraron dificultades de aceptación a la hora de comercializar externamente el avión.

Other Languages