Fútbol en Argentina

El fútbol es el deporte más popular en Argentina, el que tiene más jugadores federados (540 000 en 2002, equivalente al 1,4% de la población), y el más practicado por la población masculina y femenina en forma recreativa o no federada, desde la niñez, en la que alcanza a la casi totalidad, hasta los sesenta años.[5]​Asimismo, resulta muy común utilizar la expresión «jugar a la pelota», en referencia a la práctica del fútbol.[9]

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se creó en 1893. Es la octava federación futbolística más antigua del mundo. El torneo de liga, jugado anualmente de manera ininterrumpida desde ese año —aunque en 1891 ya se había disputado el primer torneo de liga en el país—, es uno de los más antiguos del mundo, detrás de las ligas británica y neerlandesa.[n 1]Argentina es uno de los ocho países que obtuvieron la Copa Mundial de Fútbol, habiéndola ganado en Argentina 1978 y México 1986, además de haber alcanzado el subcampeonato en Uruguay 1930, Italia 1990 y Brasil 2014. Obtuvo también dos medallas de oro olímpicas, Atenas 2004 y Beijing 2008, y dos de plata (Ámsterdam 1928 y Atlanta 1996). Obtuvo catorce veces la Copa América, en la que salió catorce veces subcampeón; ganó una vez la Copa Confederaciones, de la cual obtuvo dos veces el subcampeonato.

Además, a nivel de selecciones mayores es una de las tres selecciones con más copas oficiales de la historia, con diecinueve títulos,[n 2]​ contándose las dos Copas Mundiales, las catorce Copas América y la Copa Confederaciones, a las que se deben sumar dos competencias interconfederativas: el Campeonato Panamericano de Fútbol de 1960 y la Copa Artemio Franchi de 1993.

A nivel juveniles, consiguió seis veces la Copa Mundial de Fútbol Sub-20, en la que salió subcampeón en una ocasión; y ganó el Campeonato sudamericano de la categoría en cuatro oportunidades y fue seis veces subcampeón. Además obtuvo el Campeonato Sudamericano Sub-17 en tres ediciones. También lidera el torneo de fútbol en los Juegos Panamericanos, con seis medallas de oro y dos de plata.

Los clubes de fútbol argentinos son los que han logrado mayor cantidad de títulos internacionales en el mundo (69), siendo los que más veces obtuvieron la Copa Intercontinental (9) y la Libertadores (24). Sumando los éxitos deportivos de los representativos nacionales y los logros oficiales de los clubes a nivel internacional, el fútbol argentino masculino, con 117 torneos oficiales, es el segundo más laureado del mundo, detrás de Brasil que posee 123.[11]

El fútbol femenino organiza la Primera División Femenina desde 1991. El seleccionado argentino de fútbol femenino obtuvo su mejor resultado al coronarse campeón en el Campeonato Sudamericano Femenino de 2006.[12]

En la Argentina también se practica de modo muy difundido el futsal. Los logros más importantes de la selección argentina de futsal fueron: en la AMF, el campeonato mundial de 1994 y el subcampeonato de 2007;[16]​ y dos veces la medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de 2008 y Juegos Paralímpicos de 2016.

Finalmente, en el país se practica también el fútbol de playa. La Argentina fue una de las cuatro participantes, con Brasil, Estados Unidos e Italia, que organizaron la primera competencia internacional en Miami en 1993. Participó en todos los campeonatos mundiales no oficiales organizados desde 1995, obteniendo su mejor posición en 2001, cuando salió tercero.[17]

Desde el punto de vista de los elementos de juego, en Argentina se inventó en 1931, en la ciudad de Bell Ville, la pelota de fútbol moderna, sin tiento, conocida originalmente con el nombre de superball.[18]

Historia

Los inicios

El primer partido de fútbol en la Argentina se jugó en el campo del Buenos Aires Cricket Club el 20 de junio de 1867, donde hoy se encuentra el Planetario.

El fútbol se radicó en Argentina a mediados del siglo XIX, de la mano de inmigrantes británicos que llegaban a establecerse en el país, principalmente por la construcción del ferrocarril.[19]

En mayo de 1867, los hermanos Thomas y James Hogg invitaron, a través de un aviso en el diario The Standard, a una reunión para intentar propulsar la práctica del fútbol. El 9 de mayo se fundó el Buenos Aires Football Club,[24]​ Este primer partido se jugó desde la 12:30 hasta las 14:30, y sólo contó con ocho jugadores por equipo. Los equipos tenían la siguiente formación (recordada por el diario The Standard):

Equipo Blanco: Thomas Hogg, James Hogg, W. Forrester, T.B. Smith, J.W. Bond, E.S. Smith, J. Rabsbottom y N.B. Smith.

Equipo Colorado: William Heald, T.R. Best, U. Smith, H.J. Barge, H. Willmont, R.M. Ramsay, J. Simpson y W. Boschetti.

Crónica del diario The Standard de Buenos Aires detallando el primer partido de fútbol disputado en Argentina. 23 de junio de 1867.

Pero el fútbol no era todavía una disciplina popular, ya que solía jugarse generalmente en clubes ingleses. En 1869, el inglés Isaac Newell llegó a la ciudad de Rosario, trayendo entre sus pertenencias una pelota de fútbol y un reglamento. En 1884 fundó el Colegio Comercial Anglicano Argentino, y sus estudiantes comenzaron a practicar el deporte de "los ingleses locos". Si bien Alexander Watson Hutton (un inmigrante proveniente de Escocia que llegó al país en 1882) es considerado el padre del fútbol argentino, dicha paternidad podría ser discutible, dado que los historiadores que le atribuyeron ese rótulo al escocés, posiblemente desestimaron los acontecimientos sucedidos fuera de los límites de Buenos Aires.

Watson Hutton llegó para hacerse cargo del Colegio Saint Andrew. Allí desarrolló la práctica del fútbol hasta que problemas con las autoridades de la institución causaron su alejamiento para fundar la English High School, que sería la base de Alumni, una institución que ganó diez torneos amateur (incluyendo el ganado por English High School) hasta que se disolvió en 1912.

El fútbol solía ser practicado en escuelas o dentro de algunos clubes que no se dedicaban exclusivamente a ello. También en lugares con fuerte presencia de ciudadanos ingleses, como las empresas ferroviarias.

Es en ese contexto que en 1886 comienza la práctica del fútbol en los talleres ferroviarios de Junín. Los jugadores pertenecían a la numerosa colectividad británica que se había radicado en la ciudad. El 23 de diciembre de 1892 fundan el Club Atlético Buenos Aires al Pacífico, nombre de la empresa ferroviaria. Además del fútbol, fue iniciador de otros deportes como críquet, boxeo, golf, hockey y baloncesto. El club aún existe con el mismo nombre, y juega en la Liga Deportiva del Oeste, asociación de fútbol amateur de Junín.

El 3 de junio de 1887 se funda el Club de Gimnasia y Esgrima La Plata, el más antiguo de los que actualmente están afiliados a la AFA, dedicado inicialmente a los deportes incluidos en su nombre, que incluyó la práctica de fútbol en 1893. El Quilmes Rovers Club se funda el 27 de noviembre de 1887. Aunque no está claro que se trate del mismo que actualmente se denomina Quilmes Atlético Club, participa en los torneos de la AFA, siendo considerado oficialmente como el decano del fútbol argentino.[26]​ El 24 de diciembre de 1889 se funda el Central Argentine Railway Athletic en la ciudad de Rosario, que actualmente compite en los torneos de la AFA con el nombre de Rosario Central. El 3 de julio de 1892 se funda el Lobos Athletic Club en la estancia "La Morada", cerca del pueblo de Lobos. El 21 de enero de 1896 se funda el Club Atlético Banfield, en 1898 el Club Atlético Estudiantes de Buenos Aires y en 1899 el Club Atlético Argentino de Quilmes.

En 1891 se creó la primera asociación de fútbol en Argentina: The Argentine Association Football League. La misma tuvo una existencia fugaz, pero organizó el primer campeonato oficial, en el que compartieron el primer puesto los equipos de Old Caledonians y Saint Andrew's. Dos años después, el 21 de febrero de 1893, Hutton fundó la liga definitiva, The Argentine Association Football League (homónima de la asociación fundada en 1891), que con sucesivos cambios de nombre adoptaría finalmente la denominación de Asociación del Fútbol Argentino, la octava asociación de fútbol en crearse en el mundo.

Al mismo tiempo, en otras ciudades del interior del país, se desarrollaron las ligas locales.

Fechas de fundación de los clubes del fútbol argentino

La práctica organizada del fútbol en la Argentina es de las más antiguas y de mayor tradición del mundo; es así que la gran mayoría de los clubes que compiten en los torneos de todas las divisiones superan largamente los 100 años de vida.

Las fechas de fundación de algunos de los clubes más antiguos que perduran hasta el presente son:

Clubes

La era amateur

Lomas Athletic, equipo campeón en 1893.

En las primeras dos décadas de existencia de la liga, las competiciones se organizaron básicamente en derredor de las escuelas y clubes de inmigrantes británicos, íntimamente relacionado con las nociones del juego limpio y la caballerosidad deportiva, que constituían el eje de la concepción británica del deporte.[28]​ En esos años se destacó Alumni, el club de los alumnos del Buenos Aires English High School, fundado por Alejandro Watson Hutton, que obtuvo diez campeonatos antes de disolverse en 1911.

Alumni fue el club más destacado del amateurismo. Fundado por el padre del fútbol argentino, el escocés Alejandro Watson Hutton. Participó en trece campeonatos argentinos y ganó 10. En 1911 dejó de competir.

En la primera década del siglo XX comenzó un proceso de popularización del fútbol, mediante la creación explosiva de cientos de clubes, que canalizaron el ingreso masivo al deporte de los sectores populares, muchos de ellos trabajadores y descendientes de inmigrantes, o ellos mismos.[30]

En ese momento aparecieron muchos de los equipos que habrían de destacarse en el fútbol argentino. Si bien los primeros clubes de fútbol fueron fundados a fines del siglo XIX: el Club Mercedes en 1875, Gimnasia y Esgrima La Plata y Quilmes, en 1887;[31]Rosario Central, en 1889; Banfield, en 1896; y el Estudiantes (BA) en 1898, fue recién a partir de principios del siglo XX que se produjo una creación masiva de clubes, superando los 300 entre 1900 y 1910, entre ellos, Argentinos Juniors, Atlanta, Atlético Tucumán, Belgrano (C), Boca Juniors, Estudiantes de La Plata, Ferro Carril Oeste, Gimnasia y Tiro de Salta, Huracán, Independiente, Newell's Old Boys, Platense, Racing, River Plate, San Lorenzo de Almagro, Tigre, San Martín de Tucumán Vélez Sarsfield. También se crearon en otras ciudades las llamadas ligas de fútbol del interior, como las ligas rosarina (1905), cordobesa (1912), santafesina (1913), tucumana (1919), puntana (1920), salteña (1921), paranaense, santiagueña, entre muchas otras, que más adelante conformarían el Consejo Federal del fútbol argentino (CFFA), uno de los órganos de conducción de la AFA.

Durante todo este período y los primeros años del profesionalismo, el campeonato de Liga de la Primera División Argentina estuvo siempre integrado exclusivamente por clubes de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y la ciudad de La Plata. Las únicas excepciones fueron los casos de Rosario Athletic en 1894; Lobos Athletic Club, en 1894, 1898 y 1899; y Reformer, de Campana, de 1905 a 1909. Esto se daba porque los equipos del interior del país no estaban afiliados de manera directa a las antecesores de la AFA —igual que en la actualidad—, por ende, competían en los campeonatos oficiales de sus Ligas regionales que si estaban adheridos al ente rector. Así —por citar algunos ejemplos— durante todo ese tiempo, Central y Newell´s disputaban los campeonatos oficiales organizados por la Liga Rosarina, Belgrano y Talleres lo hacían en los torneos oficiales de la Liga Cordobesa, mientras que Colón y Unión participaban en los certámenes desarrollados por la Liga Santafesina, y así sucesivamente según su afiliación.

Además de la Liga, el ente rector durante esos años, organizó varios concursos con el formato de copa. A dichas competencias eran invitados permanentemente los clubes de la Liga Rosarina de Fútbol dado que, por el nivel de sus jugadores y su importante infraestructura, sus equipos tenían un poderío similar a los de la liga Porteña —considerada de carácter nacional—. Así, durante todo el amateurismo, los conjuntos de la ciudad de Rosario pudieron medirse con los «Porteños», e incluso, ganar varias ediciones de dichos trofeos.

Durante las primeras tres décadas del siglo XX se mantuvo un sordo conflicto entre los partidarios del amateurismo y los del profesionalismo: en general los futbolistas y una minoría de dirigentes sostenían la necesidad de organizar una liga de fútbol profesional, pero la mayoría de los clubes y sus autoridades se oponían, con la evidente intención de retener la totalidad de las ganancias obtenidas en los espectáculos. Este y otros conflictos, derivados del manejo de esas ganancias, y disputas de poder con trasfondo en la política, llevaron, en tres oportunidades, a la creación de ligas paralelas. Fueron creadas la Federación Argentina de Football (que estuvo vigente entre el 14 de junio de 1912 y el 23 de diciembre de 1914), la Asociación Amateurs de Football (del 22 de septiembre de 1919 al 28 de noviembre de 1926) y finalmente la Liga Argentina de Football (desde el 18 de mayo de 1931 hasta el 3 de noviembre de 1934) que fundó la rama profesional del deporte en el país.[32]

Es por ello que durante las décadas del 10 y del 20 predominó el llamado "amateurismo marrón", por el cual los clubes abonaban sumas de dinero a sus jugadores de manera informal y antirreglamentaria. Paralelamente, la práctica masiva se canalizó de modo casi exclusivo a través del llamado "fútbol de potrero", sin institucionalidad ni supervisión alguna, porque los clubes nunca organizaron la práctica recreativa del fútbol de la población, como tampoco lo hizo el sistema escolar. Este hecho sería decisivo para la creación de un estilo propio y original, denominado "criollo" o "rioplatense" y que será percibido como opuesto al estilo "inglés".[34]​ Retirado Alumni de la liga, se destacó especialmente Racing, que obtuvo siete campeonatos consecutivos (1913 a 1919), único caso del fútbol argentino.

En el ámbito internacional, los clubes disputaban de manera regular con sus pares Uruguayos una serie de campeonatos que son considerados antecesores de los torneos internacionales. Además, en 1925, Boca Juniors realizó la primera gira de un equipo argentino por Europa, ganando 15 de los 18 partidos jugados, entre ellos al Real Madrid y al Atlético de Madrid, así como al combinado de Francia, recibiendo por ello la Copa de Honor de la AFA.

Por su parte, la Asociación Argentina de Football se asoció a la FIFA en 1912 y fue miembro fundador de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) en 1916. El primer partido oficial de una selección argentina de fútbol fue el 16 de mayo de 1901 contra Uruguay, triunfando Argentina 3-2.[35]​ La primera copa fue la Copa Lipton (Argentina-Uruguay) de 1905 y el primer torneo ganado fue la Copa Centenario de la Revolución de Mayo de 1910, disputado entre Argentina, Chile y Uruguay. El primer torneo mayor obtenido fue la Copa América de 1921, la primera de las 14 que obtendría hasta el día de hoy.

En 1928, en su primera participación olímpica, Argentina obtuvo la medalla de plata, perdiendo 1-2 en un partido de desempate ante Uruguay, que se consagró bicampeón.[37]​A su vez, Argentina en 1930 salió subcampeón de la primera edición de la Copa Mundial, detrás de Uruguay, país organizador.

El profesionalismo

Público durante un partido de fútbol en 1936.

En 1931, tras un largo proceso que culminó con una huelga de futbolistas, se produjo una fractura, y el 18 de mayo de ese año, 18 clubes, entre ellos los de mayor convocatoria, decidieron retirarse de esa Asociación, que era la entidad oficial, y formaron la Liga Argentina de Football, entidad disidente de la FIFA, dando comienzo al profesionalismo. Dicha liga convivió cuatro años con los torneos organizados por la Asociación, que seguían siendo amateurs, y que a pesar de ser "oficiales", estaban devaluados. Lo mismo ocurrió en las ligas de Rosario y Santa Fe.

El mal desempeño del seleccionado en el Mundial de 1934, al que se concurrió con jugadores de segundo orden, dado que los mejores disputaban los torneos organizados por las ligas disidentes; sumado a la poca convocatoria que tenían los torneos que organizaba la Asociación, provocó que el 3 de noviembre de 1934 se fusionaran ambas entidades, dando forma definitiva a la AFA. Con la unión se estableció que los conjuntos que participaban en los campeonatos de la otrora disidente liga disputen los concursos de primera división y que los equipos de la Asociación compitan en las ligas inferiores. A su vez se convalidaron retroactivamente como oficiales los torneos que organizó la Liga Argentina entre 1931 y 1934.

Pese a que los torneos organizados por la AFA, eran considerados de carácter nacional, solamente competían los equipos de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y dos de la ciudad de La Plata, como en la era anterior. Esto hizo que clubes de otras regiones desearan disputar dichos campeionatos, especialmente de la Provincia de Buenos Aires y la Provincia de Santa Fe. Y aunque, como en el amateurismo, a los equipos de Rosario se les permitió competir en las copas nacionales oficiales organizadas por la AFA y sus antecesotas, fue recién a partir de 1939 que, con la incorporación a la primera división de Newell's y Rosario Central, se fueron sumando de manera lenta y progresiva a las distintas categorías de ascenso equipos de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, pero esto no llegó a generalizarse al resto del país.

En 1966, el interventor de AFA, Valentín Suárez, determinó un cambio en la organización de los torneos, dicho cambio estaba destinado a permitir que los equipos del interior del país compitieran en un campeonato de primera federal. El campeonato regular, a partir de 1967 denominado Metropolitano, fue categorizado al mismo nivel que los organizados por las asociaciones y ligas del resto del país, jugándose en la primera parte del año y clasificando equipos, al igual que los demás campeonatos, al Nacional, estructurado por puntos a una sola rueda, en sus primeras 3 ediciones, y luego como una copa, con grupos e instancias finales.

A partir de entonces, el fútbol se revolucionó, saliendo de cierta apatía que tenía en años anteriores. El cambio se evidenció en que equipos no acostumbrados al éxito pudieron salir campeones, puesto que en las primeras décadas el torneo sería dominado por los llamados Cinco grandes (Boca Juniors, Independiente, Racing, River Plate y San Lorenzo de Almagro), que ganaron todos los torneos hasta 1966, y principalmente Boca Juniors y River Plate, que juntos llegan actualmente a concentrar más del 70% de todos los simpatizantes del país.[38]​ A partir de ese año el fútbol argentino se hizo más variado, con mayor cantidad de equipos reclamando un lugar entre los más destacados, como Estudiantes (La Plata), Vélez (Buenos Aires), Newell's y Central (Rosario), entre otros.

La resolución 1309, promulgada el 15 de agosto de 1979,[39]​ permitió una participación limitada en los torneos Metropolitanos, a partir de 1980, a aquellos clubes indirectamente afiliados a la AFA que clasificaran o hubieran clasificado a la ronda final en dos de tres Torneos Nacionales consecutivos. Finalmente, a partir de la temporada 1985/86, se eliminó el Torneo Nacional y se estableció un sistema de ascensos y descensos para que los clubes indirectamente afiliados llegaran a la máxima categoría, a través de la nueva segunda división, volviéndose al torneo anual único pero esta vez en correspondencia con el calendario europeo, es decir en dos semestres de años sucesivos. A partir del torneo 1991/92, las dos ruedas del certamen pasaron a ser torneos independientes y cada uno consagró a su propio campeón.

En materia de triunfos internacionales, Independiente ganó en 1964 la primera Copa Libertadores de América para el país, siendo los equipos argentinos los que más torneos han ganado hasta comienzos de 2017, con 24, seguidos de Brasil con 17. Racing en 1967 fue el primer equipo argentino en obtener una Copa Intercontinental, certamen en el que Argentina también posee la mayor cantidad de triunfos con 9, seguida de Italia, con 7.

En la Copa Mundial de Fútbol, al ya mencionado subcampeonato de 1930. Luego del mundial de 1934, realizado en Italia, y hasta 1958, se mantuvo apartada de las competencias mundiales, en protesta por la utilización de jugadores argentinos por parte de los seleccionados europeos, como la selección italiana de fútbol campeona de 1934 que incluyó a cuatro de los mejores futbolistas de la selección argentina.[40]

En 1945, 1946 y 1947 Argentina obtuvo el tricampeonato en la Copa América, único en la historia de este torneo. En 1957 volvió a obtener la Copa América, goleando en todos los encuentros (8-2 a Colombia, 3-0 a Ecuador, 4-0 a Uruguay, 6-2 a Chile) y derrotando 3-0 a Brasil en la final, con un equipo denominado "los carasucias", considerado entre los mejores de su historia.[42]

En 1978 se consagró campeón del mundo por primera vez (ganando también la Copa Juego Limpio), repitiendo el campeonato en 1986. Además fue finalista en 1990 y 2014.

En 1979 Argentina ganó el primer campeonato mundial juvenil sub 20, obteniendo seis hasta principios de 2008, superando por dos a Brasil. En 2004 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, el único título mayor que no había obtenido hasta entonces, logro que repitió en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

En total la Selección Argentina obtuvo 169 copas oficiales y los clubes argentinos 62 copas continentales y mundiales. Sumadas ambas, es el país con más éxitos futbolísticos del mundo.[11]

Jugadores destacados en su historia

Entre los jugadores que se han destacado internacionalmente se encuentran Diego Armando Maradona, Lionel Messi, Alfredo Di Stéfano, José Manuel Moreno, Omar Sívori, Fernando Redondo, Raimundo Orsi, Claudio Caniggia, Carlos Tévez, Renato Cesarini, Luis Monti, Tucho Méndez, Sergio Agüero, Adolfo Pedernera, Humberto Maschio, Héctor Yazalde, Osvaldo Ardiles, Daniel Bertoni, Gabriel Batistuta, Roberto Ayala, Jorge Valdano, Mario Kempes, Javier Zanetti, Juan Sebastián Verón, Ángel Labruna, Ariel Ortega, Pablo Aimar, Hernán Crespo, Juan Román Riquelme, Daniel Passarella, Américo Tesoriere, Ubaldo Matildo Fillol, Amadeo Carrizo, Javier Saviola, Diego Simeone, Estefanía Banini.[43]

Algunos de los jugadores argentinos que han sido consagrados como estrellas por el público argentino, son José Manuel Moreno , Jorge Gibson Brown , Norberto Alonso, Ricardo Bochini, Orestes Omar Corbatta, Herminio Masantonio, René Houseman, Ángel Clemente Rojas, Ernesto Grillo, Guillermo Stábile, Roberto Perfumo, José Sanfilippo, Ariel Ortega, Francisco Varallo, Bernabé Ferreyra, José Omar Pastoriza, Martín Palermo, René Pontoni, Silvio Marzolini, Claudio Borghi, Sergio Batista, Aldo Pedro Poy, Gerardo Martino, Juan Ramón "La Bruja" Verón, Daniel Willington, Omar Palma, Luis Artime, Hugo Gatti, Héctor Guidi, entre muchos otros.[43]

Algunos de los jugadores extranjeros que han sido consagrados como estrellas por el público argentino son los uruguayos Walter Gómez, Severino Varela, Ricardo Pavoni, José Jorge González, Rubén Paz, Enzo Francescoli, Luis Cubilla, Antonio Alzamendi y Rubén Da Silva; los colombianos Teófilo Gutiérrez, Radamel Falcao García, Mario Yepes, Óscar Córdoba, Jorge Bermúdez, Mauricio Serna y Juan Pablo Ángel; los paraguayos Arsenio Erico, José Luis Chilavert, Roberto Cabañas, Adolfino Cañete y Celso Ayala; los chilenos Marcelo Salas , Sergio Livingstone , Alexis Sanchez y Gary Medel ; los españoles Isidro Lángara y Ángel Zubieta; el peruano Julio Meléndez Calderón y los brasileños Delém y Paulo Silas entre otros.[43]

Pelota moderna

En Argentina, además, se inventó la pelota moderna o sin tiento, llamada originalmente superball, un balón de costura invisible y sin pico.[18]​Hasta 1930, la pelota con que se jugaba al fútbol representaba un riesgo para los futbolistas, ya que los primitivos balones confeccionados en cuero vacuno o de potro, tenían un pico metálico, mediante el que se inflaban, que se replegaba sobre la superficie del esférico, donde era sostenido por un tiento -un cordón confeccionado con el mismo cuero-, lo que significaba una irregularidad que frecuentemente provocaba lesiones en los jugadores.

Fue en Bell Ville, provincia de Córdoba y La idea fue patentada por Romano Polo, Antonio Tossolini y Juan Valbonesi el 20 de abril de 1931.[46]