Féretro

Féretro, considerado sinónimo de ataúd, es un recipiente, rectangular u oblongo, usado para recibir a los difuntos y transportarlos.[1] En la Antigëdad, féretro era el nombre que los antiguos daban a la " léctica" y la " sandápila", especie de andas o camilla de que se servían para conducir a los muertos al lugar de sepultura. También se llamaba así a otro tipo de camilla destinada en las pompas triunfales a contener y llevar todo aquello que podía comunicar mayor realce a la ceremonia, como vasos de oro y plata, imágenes de reyes, etcétera.

Etimología

Proviene del vocablo latino pheretrum, derivado del griego pheretron. Ambas palabras procedían del verbo griego pherein, y servían para designar cualquier ingenio usado para transportar personas o imágenes religiosas como, por ejemplo, camillas, andas, literas o incluso el ataúd o caja en que se transporta un cadáver. Al llegar al castellano, el vocablo adoptó la forma féretro, y limitó su significado al cajón en que se transportan los cadáveres, como puede verse en el texto de 1507 de Antonio Pigafetta, Primer viaje alrededor del mundo.

Other Languages
italiano: Cataletto
sicilianu: Catalettu