Félix Yusúpov

Félix Félixovich Yusúpov
Фе́ликс Фе́ликсович Юсу́пов
Príncipe Yusúpov
Prince Felix Yusupov.jpg
Información personal
Nombre secular Félix Félixovich Yusúpov (en ruso: Фе́ликс Фе́ликсович Юсу́пов)
Otros títulos Conde Sumarókov-Elston
Nacimiento 23 de marzo de 1887
Palacio Moika, Gubérniya de San Petersburgo, Bandera de Rusia  Imperio ruso
Fallecimiento 27 de septiembre de 1967
(80 años)
París, Flag of France.svg  Francia
Entierro Cementerio ruso de Sainte-Geneviève-des-Bois
Religión Iglesia ortodoxa rusa
Profesión Escritor
Familia
Dinastía Casa de Yusúpov
Padre Félix Félixovich Sumarókov-Elston
Madre Zinaída Nikoláyevna Yusúpova
Consorte Irina Aleksándrovna de Rusia
( 1914 - 1967)
Descendencia Princesa Irina Félixovna Yusúpova

Armoiries de la famille Iousoupov (1799).jpg
Escudo de Félix Félixovich Yusúpov
Фе́ликс Фе́ликсович Юсу́пов

[ editar datos en Wikidata]

El príncipe Félix Félixovich Yusúpov, conde Sumarókov-Elston (en ruso Фéликс Фéликсович Юсýпов; San Petersburgo, 11 de marzo jul./ 23 de marzo de  1887 greg.- París, 27 de septiembre de 1967) fue un noble ruso célebre por su participación en el asesinato de Grigori Rasputín. Miembro de la familia imperial por matrimonio, se exilió a París tras la caída de los Románov con la Revolución de 1917.

Biografía

El príncipe Félix Yusúpov sentado junto a su madre, padre y hermano mayor Nikolái.

Hijo del conde Félix Félixovich Sumarókov-Elston, gobernador de Moscú y de la princesa Zinaída Nikoláievna Yusúpova (que pertenecía a la familia Yusúpov), una de las mujeres más ricas del mundo. La muerte de su hermano mayor Nicolás en un duelo lo convirtió en potencial heredero de un patrimonio inconmensurable en dinero, propiedades, joyas, objetos de artes y otros bienes. Durante su juventud llevó una vida disipada, alternada con períodos de misticismo.

De 1909 a 1912 estudió en la Universidad de Oxford, en donde fue miembro del Bullingdon Club y estableció la Sociedad Rusa de Oxford.

En 1914 contrajo nupcias con la Princesa Irina Alexándrovna Románova, sobrina del Zar Nicolás II, con la que tuvo una hija, la Princesa Irina Félixovna Yusúpova. Durante su luna de miel estalló la Primera Guerra Mundial y los príncipes fueron detenidos en Berlín por lo que Irina tuvo que pedirle a su prima, la princesa Cecilia de Prusia, que intercediera por ellos ante su suegro, el emperador Guillermo II de Alemania. El emperador negó la petición. Ante esto, el padre de Félix apeló al embajador español en Alemania y consiguió que los príncipes volvieran a Rusia a través de Dinamarca y Finlandia.

A su regreso a Rusia, Félix convirtió una de las alas del Palacio Moika en un hospital para heridos de guerra. Sin embargo, a pesar de sus preocupaciones, evitó entrar al servicio militar aprovechando la ley que eximía servir a los hijos únicos.

En 1915 nació su única hija, la princesa Irina Félixovna Yusúpova, quien tras la Revolución se casaría en el exilio francés con el conde Nikolái Dmítrievich Sheremétiev.

El asesinato de Rasputin

Se convirtió en un personaje célebre por su participación en el asesinato de Rasputin en diciembre de 1916, junto con el Diputado Vladímir Purishkévich, el gran duque Dmitri Pávlovich Románov y otros conspiradores. A pesar de su bien avenido matrimonio con la princesa Irina, se creía ampliamente que Yusúpov era homosexual, al igual que el gran duque Dmitri, y Rasputin, que intentaba seducir tanto a hombres como a mujeres, tenía múltiples contactos con este círculo de aristócratas homosexuales. Yusúpov se acercó a Rasputin con la esperanza de que este lo «curara de su enfermedad», pero este intentó seducirlo. Ofendido por ello e influido por el diputado de la Duma Vladímir Purishkévich, que temía los peligros que la nefasta influencia del monje tenía en el gobierno de Nicolás II (se rumoreaba la posibilidad de una paz por separado con Alemania), se decidió a planear el asesinato en su palacio.[1]

Rasputin fue asesinado en el palacio Moika de los Yusúpov atado y arrojado al río Neva después de que se negara a morir, a pesar de que había sido envenenado, cuatro veces disparado y golpeado con una barra de hierro.

Exilio

Félix Yusúpov e Irina Aleksándrovna, 1915.

Confinado en su finca de Kursk por el asesinato, pudo regresar a Petrogrado en 1917, al producirse la Revolución rusa, pero la persecución desatada en 1918 contra los Románov lo obligó a abandonar Rusia con su esposa y su hija.

Cuando se produjo el asesinato del zar los Yusúpov regresaron al palacio Moika antes de partir a Crimea. Sin embargo, tiempo después regresaron a recuperar un millón de dólares en joyas y dos pinturas de Rembrandt, lo único que conservaron de su inmensa fortuna y que les ayudó a subsistir en el exilio.

Al llegar a Crimea, la familia abordó el buque de guerra británico HMS Marlborough, que tomaron de Yalta a Malta. De Malta partieron a Italia (en donde Félix tuvo que sobornar con diamantes por los pasaportes) y luego a París. Se establecieron un tiempo en Londres, pero luego regresaron a París, donde compraron una casa en Boulogne-sur-Seine.

En París su generosidad para con los exiliados rusos se hizo legendaria. Escribió una autobiografía, titulada Esplendor perdido.

En 1934 Félix y su esposa obtuvieron 25 000 £ por daños y perjuicios después ganar una demanda a la Metro-Goldwyn-Mayer ante los tribunales británicos por invasión de la privacidad y difamación. La demanda fue por la película de la MGM Rasputin y la zarina, de 1932. Años después, en 1965, Yusúpov demandó a la Columbia Broadcasting System ante los tribunales de Nueva York, pero esta vez perdió el pleito.

Después de que, en 1953, Yusúpov publicara sus Memorias (en las que detallaba la muerte de Rasputin), fue demandado junto al gran duque Dmitri Pávlovich por la hija de Rasputin, María, ante un tribunal de París por 800.000 $. Ella acusó a los príncipes de asesinos, pero el tribunal francés desestimó su demanda aduciendo que no tenía jurisdicción sobre un asesinato político que tuvo lugar en Rusia.

Félix Yusupov falleció en la ciudad de París, Francia el 27 de septiembre de 1967, a los 80 años de edad y fue enterrado en el cementerio ruso de Sainte-Geneviève-des-Bois.

Escribió El final de Rasputin ( 1927) [2] y Memorias ( 1953).

Other Languages