Félix Azzati

Félix Azzati
1911-11-19, Gedeón, La Gran Vía en Valencia, Gascón (cropped), Félix Azzati.jpg
Información personal
Nombre en españolFélix Azzati Descalci Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimientonoviembre de 1874
Cádiz
Fallecimiento20 de junio de 1929
Valencia
Lugar de sepulturaCementerio General de Valencia Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido políticoPartido de Unión Republicana Autonomista
Información profesional
OcupaciónPeriodista, político y jefe de empresa Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
MovimientoBlasquismo Ver y modificar los datos en Wikidata

Félix Azzati Descalci (Cádiz, noviembre de 1874-Valencia, 20 de junio de 1929) fue un periodista y político español. De pensamiento republicano y anticlerical, llegó a ser director del diario El Pueblo,[1]​ además de varias veces diputado a Cortes por Valencia. Ha sido considerado el heredero político de Vicente Blasco Ibáñez.

Biografía

Nació en noviembre de 1874 en Cádiz,[3]​ en el seno de una familia de emigrantes italianos. Era hijo del italiano Giovanni Azzati (en Valencia siempre se le conoció por Juan Azzati), un garibaldino exiliado que había sido director de orquesta y se ganaba la vida como paragüero y lañador de cacharros. La familia se acabaría estableciendo en Valencia.

Después de una escolarización primaria básica, Azzati fue aprendiz de obrero forjador. Pero también recibió de su padre una tradición artística en música y literatura. Tradujo al castellano a Pirandello. Su formación caótica le llevó estudiar y concluir los estudios de Derecho cuando ya pasaba los cincuenta años.

Amigo y estrecho colaborador de Vicente Blasco Ibáñez,[5]​ Fue procesado por algunas de sus campañas, tanto en prensa —participó en algaradas anticlericales y llegó a declarar la guerra a Dios— como en el Parlamento.

En Valencia gozaba de simpatías pues se le consideraba un defensor de los intereses de la ciudad. Tuvo el apoyo electoral de los anarcosindicalistas, una fuerza relevante en Valencia en la época. Mantuvo al republicanismo valenciano distanciado del lerrouxismo. Su papel en la huelga ferroviaria de 1917 es controvertido, ya que tanto entonces como hoy en día se considera que pudo ser un agente provocador trabajando para el gobierno, si bien esta opinión no es unánime.

Aquejado por una penosa enfermedad, en 1929 vendió El Pueblo a Sigfrido Blasco-Ibáñez.[6]

Fallecido el 20 de julio de 1929 en Valencia, sus restos reposan en el cementerio civil de la esta ciudad.

Other Languages