Extintor

Extintor tipo ABC.

Un extintor, extintor de fuego, o matafuego es un artefacto que sirve para apagar fuegos. Consiste en un recipiente metálico (bombona o cilindro de acero) que contiene un agente extintor de incendios a presión, de modo que al abrir una válvula el agente sale por una boquilla (a veces situada en el extremo de una manguera) que se debe dirigir a la base del fuego. Generalmente tienen un dispositivo para prevención de activado accidental, el cual debe ser deshabilitado antes de emplear el artefacto.

De forma más concreta se podría definir un extintor como un aparato autónomo, diseñado como un cilindro, que puede ser desplazado por una sola persona y que usando un mecanismo de impulsión bajo presión de un gas o presión mecánica, lanza un agente extintor hacia la base del fuego, para lograr extinguirlo.

Los hay de muchos tamaños y tipos, desde los muy pequeños, que suelen llevarse en los automóviles, hasta los grandes que van en un carrito con ruedas. El contenido varía desde 1 a 250 kilogramos de agente extintor.[2]

Historia

El extintor fue un invento de William George Manby, un capitán al que se le ocurrió crear un instrumento que apagase el fuego con una mayor efectividad al observar la incapacidad de un grupo de bomberos de Edimburgo para alcanzar los pisos superiores de un edificio en llamas.

El primer extintor era un aparato con cuatro cilindros, tres con agua y otro con aire comprimido, que servía para que el líquido saliese a presión. Fue patentado en el Reino Unido en 1839. Este dispositivo fue modificado en 1905 cuando se sustituyó el agua por bicarbonato sódico.[3]

Los primeros extintores portátiles auténticos aparecieron a finales de la primera década del siglo XIX; contenían botellas de cristal con ácido que, al romperse, descargaba él ácido con una solución de sosa, generando una mezcla con suficiente presión de gas para expulsar la solución. Los extintores de agua, activados por cartuchos (tipo de inversión), se introdujeron a finales de los años 20, en 1918 se desarrolló una solución anticongelante de metales alcalinos denominadas “corriente cargadas” para empleo de extintores activados por cartuchos. En 1959 aparecieron los extintores de agua acumuladores de presión, que en 10 años reemplazaron gradualmente a los modelos de cartucho. En 1969 se interrumpió en Estados Unidos la fabricación de todos los extintores de inversión, que ya no se certifican o aprueban por los laboratorios de ensayos. El primer extintor de espuma apareció en 1917 y su aspecto y funcionamiento se parecen muchos a los extintores de ácido y sosa. Su empleo se extendió progresivamente a lo largo de los años, hasta que en los 50 los extintores de polvo alcanzaron una amplia aceptación.[4]

Other Languages
العربية: مطفأة حريق
български: Пожарогасител
català: Extintor
dansk: Ildslukker
Deutsch: Feuerlöscher
Ελληνικά: Πυροσβεστήρας
Esperanto: Fajroestingilo
euskara: Su-itzalgailu
français: Extincteur
galego: Extintor
עברית: מטפה
Հայերեն: Կրակմարիչ
Bahasa Indonesia: Pemadam api
italiano: Estintore
日本語: 消火器
한국어: 소화기
Lëtzebuergesch: Feierläscher
lietuvių: Gesintuvas
Nederlands: Brandblusser
norsk bokmål: Brannslokningsapparat
polski: Gaśnica
português: Extintor
Runa Simi: Thasnuna
română: Extinctor
русский: Огнетушитель
srpskohrvatski / српскохрватски: Aparat za gašenje požara
Simple English: Fire extinguisher
slovenčina: Hasiaci prístroj
slovenščina: Gasilnik
Kiswahili: Kizima moto
українська: Вогнегасник
Tiếng Việt: Bình chữa cháy
West-Vlams: Brandblusscher
中文: 滅火器
粵語: 滅火筒