Expedición del Norte

La Expedición del Norte (1926-1927) fue una campaña militar del Ejército Nacionalista Chino, dirigida por Chiang Kai-shek,[nota 2]​ enfrentándose a los poderosos caciques militares del norte de China. La expedición logró su objetivo de reunir nuevamente todo el país bajo un mismo gobierno, aunque solo de forma teórica y precaria: muchos de los caudillos militares simplemente se unieron al Kuomintang conservando sus tropas y el control sobre sus territorios.

En la Expedición del Norte participaron consejeros soviéticos y la URSS envió armamento a las fuerzas nacionalistas. Después de haber derrotado a los caudillos militares del norte, el ejército nacionalista protestó al Reino Unido por ser una potencia imperialista y lo convirtió en su principal enemigo. En respuesta, los británicos devolvieron sus concesiones en Hankou y Jiujiang, pero se prepararon para defender Shanghái, que se negaban a entregar al nuevo gobierno de Chiang.

La alianza entre los comunistas y los nacionalistas se desintegró durante la campaña, cuando los sindicatos comunistas capturaron Shanghái y Chiang los atacó y reprimió. Más tarde, cuando instauró su nuevo Gobierno en Nankín, expulsó a los comunistas del mismo, acabándose así dicha coalición, que había comenzado en 1923.

Antecedentes

Desde la fundación del gobierno de Cantón por Sun Yatsen en 1917 tras la disolución del parlamento de Pekín sus partidarios habían sopesado la posibilidad de realizar una campaña contra los militares que controlaban la política del Gobierno reconocido internacionalmente, el de Pekín. En mayo de 1922 Sun Yatsen se disponía a lanzar la ofensiva contra el norte cuando Wu Peifu logró convencer a su subordinado Chen Jiongming para rebelarse contra Sun, que hubo de abandonar Cantón y sus esperanzas de campaña.[2]

Solamente con el regreso de Sun a Cantón y la alianza entre el Guomindang y los comunistas, y la creación con la ayuda soviética de la nueva Academia Militar de Whampoa, revivió el proyecto, ahora comandado por Chiang Kai-shek.

Tras la muerte de Sun, el julio de 1925, el Kuomintang proclamó un Gobierno nacional, a pesar de que aún no había resuelto quién dentro del partido sucedería al fundador fallecido.[3]

Los asesores soviéticos presentaron los primeros borradores de campaña en la primavera de 1925, y el proceso de planificación continuó a lo largo de ese año y de principios del siguiente.[4]