Expedición Fram

A three-masted ship, under steam power, moves across a stretch of water attended by several rowing boats. In the background is a line of hills, with buildings faintly visible at the water's edge.
El Fram zarpó de Bergen el 2 de julio de 1893, con destino al océano Ártico (Grabado del libro Farthest North, Archibald Constable & Co., Londres 1897)

La expedición Fram (1893–96), fue un intento del explorador noruego Fridtjof Nansen de llegar al Polo Norte geográfico aprovechando la deriva del hielo de la corriente natural este-oeste del océano Ártico. Al contrario que muchos otros exploradores polares que se desalentaban cuando sus barcos era atrapadon por el hielo, Nansen navegó con su barco Fram (que en noruego, significa Adelante) a las islas de Nueva Siberia, en el este del océano Ártico, hasta que quedó atrapado en la banquisa, esperando que la deriva le llevase hacia el Polo. Impaciente con la lentitud y el carácter errático de la deriva, después de 18 meses, Nansen y uno de sus acompañantes, Hjalmar Johansen, dejaron la nave con un equipo de perros y trineos y se dirigieron hacia el polo. No lo lograron, pero alcanzaron un récord de latitud más al norte de 86°13,6 'N, antes de emprender una larga retirada a través del hielo y las aguas abiertas para alcanzar la seguridad en la Tierra de Francisco José. Mientras tanto, el Fram continuó a la deriva hacia el oeste, saliendo finalmente en el océano Atlántico Norte casi en las mismas fechas, tras haber estado casi tres años inmovilizado.

La idea de la expedición surgió después de que algunos restos de la nave estadounidense USS Jeannette, que se había hundido en la costa norte de Siberia en 1881, se descubrieran tres años más tarde frente a la costa suroccidental de Groenlandia. Los restos habían sido, obviamente, llevados a través del océano Ártico, quizá a través del mismo Polo. Sobre la base de este y otros restos recuperados en la costa de Groenlandia, el meteorólogo Henrik Mohn desarrolló una teoría de la deriva transpolar, lo que llevó Nansen a creer que un barco especialmente diseñado podría quedar atrapado en el hielo y seguir el mismo camino que los restos de la USS Jeannette, llegando por lo tanto a las cercanías del Polo.

Nansen supervisó la construcción de un buque con un casco redondeado y otras características especialmente diseñadas para resistir una presión prolongada del hielo. El barco apenas estuvo en peligro durante su largo aprisionamiento y salió ileso después de tres años. Las observaciones científicas realizadas durante ese período contribuyeron significativamente a la nueva disciplina de la oceanografía, que posteriormente se convirtió en el foco principal de la labor científica de Nansen. El viaje a la deriva del Fram y el viaje en trineo de Nansen y Johansen demostraron de manera concluyente que no había una masa de tierra significativa entre los continentes euroasiático y el Polo Norte, y confirmaron el carácter general de la región polar norte como un mar profundo, cubierto de hielo. Aunque Nansen abandonó la exploración después de esta expedición, sus métodos de viaje y supervivencia, que desarrolló con Johansen, influyeron en todas las expediciones polares que les siguieron en las próximas tres décadas, al norte y al sur.

Antecedentes

El USS Jeannette, el barco con el que DeLong quiso alcanzar el Polo Norte y que se hundió en las islas de Nueva Siberia el 13 de junio de 1881. Sus restos aparecieron tres años después al otro lado del mundo, en las costas de Groenlandia e inspiraron a Nansen la idea de dejar que la deriva condujese el Fram hasta el Polo Norte.
Retrato de Fridtjof Nansen en el momento de su travesía de Groenlandia. (Cabeza y hombros de un hombre joven, de cabellos rubios con un bigote rubio, mirando hacia la derecha. Lleva una chaqueta abotonada hasta el cuello.)

En septiembre de 1879 la cañonera de los Estados unidos USS Jeannette, acondicionada para la exploración del Ártico y al mando de George Washington DeLong, entró en la capa de hielo al norte del estrecho de Bering. Permaneció atrapada en el hielo durante casi dos años, a la deriva en el área de las islas de Nueva Siberia, antes de ser aplastada y hundida el 13 de junio de 1881.[3]

En una conferencia pronunciada en 1884 en la Academia Noruega de Ciencias y Letras el doctor Henrik Mohn, uno de los fundadores de la meteorología moderna, arguyó que el hallazgo de los restos del USS Jeannette indicaban la existencia de una corriente marina que fluía de este a oeste en todo el océano Ártico. El gobernador danés de Julianehab, escribiendo del hallazgo, supuso que una expedición atrapada en el mar congelado de Siberia podría, si su barco hubiese sido lo suficientemente fuerte, haber cruzado el océano Ártico y llegar a tierra al sur de Groenlandia.[7]

Other Languages