Evolución biológica

Parte de la serie de
Evolución biológica
Árbol de la vida simplificado
Portal de biología
Categoría

La evolución biológica es el cambio en herencia genética fenotípica y genotípica de las poblaciones biológicas a través de las generaciones y que ha originado la diversidad de formas de vida que existen sobre la Tierra a partir de un antepasado común.[5]

La palabra evolución para describir tales cambios fue aplicada por primera vez en el siglo XVIII por el biólogo suizo Charles Bonnet en su obra Consideration sur les corps organisés.[2]

La evolución como una propiedad inherente a los seres vivos, actualmente no es materia de debate entre la comunidad científica relacionada con su estudio.[15]

La evolución como un hecho documentado

Evidencias del proceso evolutivo

Las evidencias del proceso evolutivo son el conjunto de pruebas que los científicos han reunido para demostrar que la evolución es un proceso característico de la materia viva y que todos los organismos que viven en la Tierra descienden de un último antepasado común universal.[17]

La existencia de un ancestro común puede deducirse a partir de características simples de los organismos. Primero, existe evidencia proveniente de la biogeografía. El estudio de las áreas de distribución de las especies muestra que cuanto más alejadas o aisladas están dos áreas geográficas más diferentes son las especies que las ocupan, aunque ambas áreas tengan condiciones ecológicas similares (como la región ártica y la Antártida, o la región mediterránea y California). Segundo, la diversidad de la vida sobre la Tierra no se resuelve en un conjunto de organismos completamente únicos, sino que los mismos comparten una gran cantidad de similitudes morfológicas. Así, cuando se comparan los órganos de los distintos seres vivos, se encuentran semejanzas en su constitución que señalan el parentesco que existe entre las especies. Estas semejanzas y su origen permiten clasificar a los órganos en homólogos, si tienen un mismo origen embrionario y evolutivo, y análogos, si tienen diferente origen embrionario y evolutivo pero la misma función. Tercero, los estudios anatómicos también permiten reconocer en muchos organismos la presencia de órganos vestigiales, que están reducidos y no tienen función aparente, pero que muestran claramente que derivan de órganos funcionales presentes en otras especies, tales como los huesos rudimentarios de las patas posteriores presentes en algunas serpientes.[2]

La embriología, a través de los estudios comparativos de las etapas embrionarias de distintas clases de animales, ofrece el cuarto conjunto de evidencias del proceso evolutivo. Se ha encontrado que en estas primeras etapas del desarrollo, muchos organismos muestran características comunes que sugieren la existencia de un patrón de desarrollo compartido entre ellas, lo que, a su vez, demuestra la existencia de un antepasado común. El sorprendente hecho de que los embriones tempranos de mamíferos posean hendiduras branquiales, que luego desaparecen conforme avanza el desarrollo, demuestra que los mamíferos se hallan emparentados con los peces.[2]

El quinto grupo de evidencias proviene del campo de la sistemática. Los organismos pueden ser clasificados usando las similitudes mencionadas en grupos anidados jerárquicamente, muy similares a un árbol genealógico.[20]

Las especies que han vivido en épocas remotas han dejado registros de su historia evolutiva. Los fósiles, conjuntamente con la anatomía comparada de los organismos actuales, constituyen la evidencia paleontológica del proceso evolutivo. Mediante la comparación de las anatomías de las especies modernas con las ya extintas, los paleontólogos pueden inferir los linajes a los que unas y otras pertenecen. Sin embargo, la aproximación paleontológica para buscar evidencia evolutiva tiene ciertas limitaciones. De hecho, es particularmente útil solo en aquellos organismos que presentan partes del cuerpo duras, tales como caparazones, dientes o huesos. Más aún, ciertos otros organismos, como los procariotas ―las bacterias y arqueas― presentan una cantidad limitada de características comunes, por lo que sus fósiles no proveen información sobre sus ancestros.[21]

Una aproximación más reciente para hallar evidencia que respalde el proceso evolutivo es el estudio de las similitudes bioquímicas entre los organismos. Por ejemplo, todas las células utilizan el mismo conjunto básico de nucleótidos y aminoácidos.[24]

El origen de la vida

El origen de la vida, aunque atañe al estudio de los seres vivos, es un tema que no es abordado por la teoría de la evolución; pues esta última sólo se ocupa del cambio en los seres vivos, y no del origen, cambios e interacciones de las moléculas orgánicas de las que éstos proceden.[31]

La razón biológica por la que todos los organismos vivos en la Tierra deben compartir un único y último antepasado común universal, es porque sería prácticamente imposible que dos o más linajes separados pudieran haber desarrollado de manera independiente los muchos complejos mecanismos bioquímicos comunes a todos los organismos vivos.[33] La falta de evidencia geoquímica o fósil de organismos anteriores ha dejado un amplio campo libre para las hipótesis, que se dividen en dos ideas principales: 1) Que la vida surgió espontáneamente en la Tierra. 2) Que esta fue «sembrada» de otras partes del universo.

La evolución de la vida en la Tierra

Animalia Fungi Firmicutes Chlamydiae Chlorobi Bacteroidetes Actinobacteria Planctomycetes Spirochaetes Fusobacteria Aquificae Thermotogae Cyanobacteria Chloroflexi Deinococcus-Thermus Acidobacteria Proteobacteria Euryarchaeota Nanoarchaeota Crenarchaeota Protozoo Rhodophyta Viridiplantae Myxomycota
Árbol filogenético mostrando la divergencia de las especies modernas de su ancestro común en el centro.[34] Los tres dominios están coloreados de la siguiente forma; las bacterias en azul, las arqueas en verde y las eucariotas de color rojo.

Detallados estudios químicos basados en isótopos de carbono de rocas del eón Arcaico sugieren que las primeras formas de vida emergieron en la Tierra probablemente hace más de 3800 millones de años, en la era Eoarcaica, y hay claras evidencias geoquímicas ―tales como la reducción microbiana de sulfatos― que la atestiguan en la era Paleoarcaica, hace 3470 millones de años.[38]

Asimismo, los fósiles moleculares derivados de los lípidos de la membrana plasmática y del resto de la célula ―denominados «biomarcadores»― confirman que ciertos organismos similares a cianobacterias habitaron los océanos arcaicos hace más de 2700 millones de años. Estos microbios fotoautótrofos liberaron oxígeno a la atmósfera, el que comenzó a acumularse hace aproximadamente 2200 millones de años y subsecuentemente transformó definitivamente la atmósfera terrestre.[40]

Los procariotas, entonces, habitaron la Tierra desde hace 3000 a 4000 millones de años.[43]

El siguiente cambio sustancial en la estructura celular lo constituyen los eucariotas, los cuales surgieron a partir de bacterias antiguas envueltas, incluidas, en la estructura de los ancestros de las células eucariotas, formando una asociación cooperativa denominada endosimbiosis.[47]

La historia de la vida sobre la Tierra fue la de los eucariotas unicelulares, procariotas y arqueas hasta hace aproximadamente 610 millones de años, momento en el que los primeros organismos multicelulares aparecieron en los océanos en el período denominado Ediacárico.[51]

Poco después de la aparición de estos primeros organismos multicelulares, una gran diversidad biológica apareció en un período de diez millones de años, en un evento denominado explosión cámbrica, un lapso breve en términos geológicos pero que implicó una diversificación animal sin paralelo y el cual está documentado en los fósiles encontrados en los sedimentos de Burgess Shale, Canadá. Durante este período, la mayoría de los filos animales aparecieron en los registros fósiles, como así también una gran cantidad de linajes únicos que ulteriormente se extinguieron. La mayoría de los planes corporales de los animales modernos se originaron durante este período.[37]

Other Languages
Afrikaans: Evolusie
Alemannisch: Evolution
aragonés: Evolución
العربية: تطور
مصرى: تطور
অসমীয়া: ক্ৰমবিকাশ
azərbaycanca: Təkamül
башҡортса: Эволюция
žemaitėška: Evuoliocėjė
беларуская: Эвалюцыя
беларуская (тарашкевіца)‎: Эвалюцыя
български: Еволюция
বাংলা: বিবর্তন
bosanski: Evolucija
буряад: Эволюци
català: Evolució
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Céng-huá
کوردیی ناوەندی: توخمەگەشە
čeština: Evoluce
Cymraeg: Esblygiad
Deutsch: Evolution
Zazaki: Evolusyon
Ελληνικά: Εξέλιξη
emiliàn e rumagnòl: Evoluziòun
English: Evolution
Esperanto: Evoluismo
euskara: Eboluzio
فارسی: فرگشت
suomi: Evoluutio
føroyskt: Menningarlæran
Frysk: Evolúsje
Gaeilge: Éabhlóid
Gàidhlig: Gnè-fhàs
galego: Evolución
Avañe'ẽ: Tekove ñemoambue
ગુજરાતી: ઉત્ક્રાંતિ
עברית: אבולוציה
हिन्दी: क्रम-विकास
Fiji Hindi: Evolution
hrvatski: Evolucija
Kreyòl ayisyen: Evolisyon
magyar: Evolúció
Հայերեն: Էվոլյուցիա
interlingua: Evolution
Bahasa Indonesia: Evolusi
Ilokano: Ebolusion
italiano: Evoluzione
日本語: 進化
Basa Jawa: Évolusi
ქართული: ევოლუცია
қазақша: Эволюция
한국어: 진화
къарачай-малкъар: Эволюция
Kurdî: Peresan
Latina: Evolutio
Lëtzebuergesch: Evolutioun (Biologie)
лезги: Эволюция
lietuvių: Evoliucija
latviešu: Evolūcija
Malagasy: Fivoarana
македонски: Еволуција
മലയാളം: ജീവപരിണാമം
монгол: Эволюци
Bahasa Melayu: Evolusi
Mirandés: Eiboluçon
Plattdüütsch: Evolutschoon
नेपाली: क्रम-विकास
नेपाल भाषा: विकासक्रम
norsk nynorsk: Evolusjon
norsk bokmål: Evolusjon
occitan: Evolucion
ਪੰਜਾਬੀ: ਵਿਕਾਸਵਾਦ
Kapampangan: Ebolusyon
Papiamentu: Evolushon
Piemontèis: Evolussion
پنجابی: ایولوشن
português: Evolução
Runa Simi: Rikch'aqyay
rumantsch: Evoluziun
română: Evoluție
русский: Эволюция
русиньскый: Еволуція
саха тыла: Эволюция
Scots: Evolution
سنڌي: ارتقاءُ
srpskohrvatski / српскохрватски: Evolucija
සිංහල: පරිණාමය
Simple English: Evolution
slovenščina: Evolucija
shqip: Evolucioni
Basa Sunda: Évolusi
svenska: Evolution
తెలుగు: పరిణామం
Tagalog: Ebolusyon
Türkçe: Evrim
татарча/tatarça: Эволюция
українська: Еволюція
oʻzbekcha/ўзбекча: Evolutsiya
Tiếng Việt: Tiến hóa
Winaray: Ebolusyon
ייִדיש: עוואלוציע
中文: 演化
文言: 天演
Bân-lâm-gú: Chìn-hòa
粵語: 天演