Eusebio García Luengo

Eusebio García Luengo ( Puebla de Alcocer ( Badajoz), España 1909 - 2003), escritor.

Eusebio García Luengo fue un relevante escritor español enclavado en la generación del 36.

Biografía

Pronto, hacia 1923, llega a Madrid terminando el bachillerato en los salesianos. Luego se matricula en lo que entonces se llamaba Universidad Central (en San Bernardo) en Derecho y Filosofía y Letras que no terminó, pues como él decía "fui un desastre".

Su afición por el teatro le llevó a hacer algunas pruebas que no cuajaron en nada. Joven inteligente e inquieto creó, por los 32 o 33, la revista Letra con los amigos Carmona Nenclares y Manuel Villegas López quien luego llegaría a ser un hombre eminente en la historia y crítica cinematográfica, siendo el autor, entre otras obras, de una biografía de Charlot. Esta revista Letra tuvo una vida efímera. Y luego la dejaron.

En 1934 casó con la actriz Amparo Reyes que luego llegaría a ser directora del Centro de Arte Dramático Nacional.

Por esos años comienza una amistad con César M. Arconada que duraría hasta que los azares de la guerra del 36-39, aún estando en el mismo bando republicano, los separó. Luego, tras la derrota no lo volvería a ver: él se quedó en España y Arconada marchó al exilio y allí murió. Pero tuvo una gran influencia en Eusebio García Luengo. De su mano conoció a diferentes escritores y acudió a tertulias, como en la Granja del Henar donde acudían Federico García Lorca, Ramón J. Sender y otros. También visitó en la Calle de las Flores a Pablo Neruda.

La guerra le sorprendió "como a todos, incluso a los ministros de la República". Pasó a Valencia y entre los frentes que visitaba, para luego escribir las crónicas de guerra a algunos medios de información, y la vida urbana, conoció a León Felipe, Antonio Machado, Vicente Gaos... Su jefe en el ejército republicano fue Manuel García Pelayo (primer presidente del Tribunal Constitucional en la reciente democracia) que luego sería su amigo. De este tiempo son sus crónicas del frente, artículos en Nueva Cultura revista importantísima que dirigía José Renau y un ensayo sobre el hombre y su entorno social.

Tras la derrota vuelve a Madrid. Recibe la visita de un policía secreta que le hizo algunas preguntas y, curiosamente, no volvió a molestarlo. Luego, como todos, las pasó canutas hasta que Juan Aparicio, de la jefatura de prensa del franquismo, que había estudiado con él, le abre las puertas del semanario El Español del que era director y publica la novela El Malogrado por entregas. Conoce a un joven, Juan Fernández Figueroa, extremeño como él, alférez provisional, es decir, había hecho al guerra con Franco. Se hacen amigos y lo coloca en una revista, Índice, (que acababa de comprar) en la que Eusebio García Luengo tuvo una contribución capital.

Aunque tras de la guerra del 36-39 había poco trabajo él se las ingenió para escribir en numerosas revistas además de Índice o El español.

Estuvo separado un tiempo de su mujer, la actriz Amparo Reyes que ya se ha nombrado, con la que de vez en cuando "iba a echar barrocos polvos" según el escritor Jesús Pardo en su libro Retrato sin retoques.

Asiduo contertulio del Café Gijón era un personaje al que todos escuchaban y tenía fama de ser muy buen escritor de teatro; de tal manera que decían, según Antonio Buero Vallejo, que estaba destinado a revolucionar el teatro español. Ambos se presentaron al premio Lope de Vega, ganando Buero Vallejo con "Historia de una escalera". Él, sin embargo, no logró ver representadas ninguna de sus obras excepto una en teatro de ensayo universitario que dirigía José Gordón.

Muy crítico de los hermanos Quintero, también lo fue de García Lorca del que escribió un ensayo crítico Revisión del teatro de García Lorca.

Sin embargo no todo fueron amarguras ya que ganó el primer premio de novela Café Gijón recién instituido por Fernando Fernán Gómez, con la obra La primera actriz. La revista Índice le editó Las Supervivientes. Una editorial valenciana le publicaría la novela No sé que unas inundaciones le llevaron al fondo del mar los miles de ejemplares. Luego la reeditaría la editorial Anthropos. La editorial Destino le publicó una semblanza de Extremadura con este mismo título. Él, en una entrevista dice que la revista Garcilaso le publicó una obrita titulada ¿Por qué?. Amén de varios ensayos (y miles de artículos) escribió algunas obras de teatro que es lo que más le gustó: El retrato, Entre estas cuatro paredes, El celoso por infiel, Los hijos, El pozo y la angustia, Por primera vez en la vida. Murió en Madrid en diciembre de 2004, y dos años antes, en Las Navas del Marqués, le habían rendido un homenaje nacional al que se adhirieron importantes personalidades. Y al poco tiempo de su muerte, en otro homenaje, representaron "Las Supervivientes" que había sido la niña de sus ojos en cuanto a sus creaciones.

Historias de la literatura recogen su labor: Manuel Rico en ed. Crítica; José Domingo en ed. Labor; Torrente Ballester en ed. Guadarrama... Francisco Umbral lo retrata en La noche que llegué al Café Gijón, Las señoritas de Aviñón, Cuaderno; Jesús Pardo en Retrato sin retoques; García Castañar en el ensayo El compromiso de la novela en la Segunda República de ed. siglo XXI y más recientemente en el Diccionario de las Vanguardias.

Other Languages