Eureka Stockade

La bandera de Eureka

La Eureka Stockade fue una revuelta de mineros ocurrida en Ballarat, Victoria, Australia, en 1854. La insurrección estalló debido al descontento por los precios de las mercancías y al trato injusto de los oficiales supervisores de las minas de oro. Aunque la revuelta se encontraba circunscrita a Ballarat, el descontento subyacente fue difundida durante tres años gracias a la actividad de mítines públicos, desobediencia civil y delegaciones en varias minas de oro victorianas. Las demandas de los mineros incluían el derecho al voto, el acceso a la propiedad de la tierra y la disminución de los impuestos. El desasosiego de dichas solicitudes comezaron con el Forest Creek Monster Meeting de diciembre de 1851 y cuajaron en la formación de la Asociación de la libertad contra el oro (Anti-Gold Licence Association, en inglés) en Bendigo, Victoria, en 1853.

Aunque la rebelión fue acallada rápida y violentamente, supuso un hito en la política de Australia. Los tres años de agitación por parte de los mineros y el soporte mediático en Melbourne favorecieron la introducción completa del sufragio femenino para mujeres blancas en las elecciones a la Cámara Baja del Parlamento victoriano.[4]

Coyuntura

La colonia de Victoria, una región poco poblada de granjeros, fue delimitada y separada de Nueva Gales del Sur el 1 de julio de 1851. Su tranquilidad fue bruscamente interrumpida con el descubrimiento de oro, que atrajo a un buen número de inmigrantes cazafortunas.

La semilla del Eureka Stockade fue la incapacidad de gestionar la demografía reciente por parte del gobierno colonial. Para copar el cuerpo gubernativo, la población dirigente compuesta por inmigrantes asentados (squattocracy), se enfrentó políticamente a la población de itinerantes. Su respuesta fue la imposición de una ley marcial no oficial, respaldada por la "Comisión del oro", una organización casi militar. Por ello, algunos de los inmigrantes recientes observaban a las autoridades victorianas con suspicacia, asociándolas a las inglesas.

En poco tiempo, la fácil prospección aurífera del oro de superficie fue agotada, y se requirió la extracción a gran profundidad, bajo metros de roca y arcilla. En 1854, los campos de Ballarat fueron ocupados por 25.000 o más mineros (datos de febrero de 2007), mayormente procedentes de Irlanda, pero también de Reino Unido, otras partes de Europa, China y Norteamérica, algunos de estos últimos procedentes de la fiebre del oro californiana. Los bosques adyacentes a las zonas mineras fueron desprovistos de toda cobertura arbórea para proporcionar la madera requerida para la extracción.

La máxima autoridad en los campos correspondía al Comisionado Residente para el Oro, Robert Rede, reforzado con una guarnición militar. El origen de los ingresos del gobierno eran las licencias de minería, correspondiente a una superficie de explotación de 3.6 m². El montante mensual de dicho impuesto era de 30 shillings, una enorme cantidad por aquel entonces, que había de pagarse se encontrara o no oro en el terreno. El avance de la ira de los mineros estuvo relacionada con las "cazas de licencias", en las cuales la policía militar perseguía a aquellos que carecieran de dichas licencias. Una petición en contra de dichas cazas obtuvo más de 5000 firmas recogidas, presentándose en 1853.[5]

El Gobernador de Victoria, Sir Charles Hotham, contribuyó al aumento de la tensión en la zona por imposición de gravosos impuestos y persecución por vía militar de aquéllos que no los pagaran.

En septiembre de 1854, sir Charles Hotham incrementó la frecuencia de recaudación de las licencias a dos por semana. Además de esto, dos incidentes auspiciaron el inicio de la violencia por parte de los mineros:

  • El primero fue el arresto arbitrario de Johannes Gregorious, un armenio no angloparlante, y de su asociado, Stipe Mesich, un gitano romaní nacido en Orahovica. Fueron erróneamente acusados de asaltar a un oficinista. Además, eran sirvientes de dos sacerdotes católicos, el Padre Smyth y el Padre Matthew Krizanac, lo que fue interpretado como una afrenta religiosa por parte de la mayoría católica irlandesa componente de la población minera, aún suspicaces por la opresión económica y religiosa por parte de los británicos en su país de origen.[6]
  • El segundo fue el veredicto de inocencia del tabernero James Bentley, acusado de asesinar al minero James Scobie. En octubre, una multitud descontenta por dicho veredicto incendió el negocio de Bentley y lo destruyó.[7]
Other Languages
Esperanto: Eureka Ribelo
Bahasa Melayu: Pemberontakan Eureka
português: Eureka Stockade
srpskohrvatski / српскохрватски: Pobuna u Eureki
Simple English: Eureka Stockade