Eterio de Osma

Eterio, obispo de Osma (siglos VIII-IX), tuvo que refugiarse en el monasterio lebaniego de San Martín Turieno, a causa de la ocupación árabe de su diócesis.

Allí conoció a Beato de Liébana, quien le dedicó su Comentario al Apocalipsis (Commentarium in Apocalypsin), lo que le ha permitido pasar a la Historia. Eterio fue coautor con Beato del Apologeticum, un tratado escrito para edificación de los hermanos de su comunidad monástica, como respuesta airada a la creencia adopcionista y contra los obispos Félix de Urgel y Elipando de Toledo, principales defensores en la Península Ibérica de la idea de que Jesucristo, como hombre, sólo era hijo adoptivo de Dios.

En su dedicatoria, Beato dice: Haec ergo sancte pater Etheri te petente ob aedificationem studii fratrum tibi dicavi, ut quo consorte perfruor religionis, coheredem faciam et mei laboris. Todo esto, por tanto, Santo Padre Eterio, a petición tuya, para la edificación de la instrucción de los hermanos, te lo he dedicado a ti, de forma que, a aquél de cuya compañía gozo como religioso, le haré coheredero también de mi trabajo.

Eterio es el personaje de unos diálogos de ficción histórica sobre la figura de Beato, el adopcionismo y la producción de manuscritos en la Alta Edad Media. El viejo monje habla, a principios del siglo IX, con un novicio (Ramiro) sobre estos temas, recordando la figura de su admirado Beato.

  • enlaces externos

Enlaces externos

  • [1] Conversación sobre la copia de manuscritos
  • [2] Conversación sobre el significado del Apocalipsis.
  • [3] Conversación sobre Beato de Liébana y el adopcionismo.
  • [4] Datos sobre este trabajo de recreación histórica.
Other Languages