Etapa Lítica en México

En la historia de México, se le conoce a la Etapa Lítica, como los siglos transcurridos entre los más antiguos indicios de actividad humana en México ( llegada del hombre a América) y el desarrollo de las culturas sedentarias. Este período abarca aproximadamente desde el 33 000 a. C. (que es la datación estimada de los restos de Chimalhuacan, en el Estado de México) y el 2500 a. C. (que es la datación de las muestras más antiguas de producción cerámica, recuperadas en Puerto Ángel (en el estado de Guerrero) y al desarrollo de las aldeas que produjeron los petroglifos de Altavista ( Nayarit). Estos últimos acontecimientos históricos son considerados por varios investigadores de la historia precolombina de México como el hito que atestigua la separación entre las culturas agrícolas de Mesoamérica y las nómadas de Aridoamérica.[6]

Other Languages